Por Mundoagro.cl el 28 noviembre, 2018

2 en la mira

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
2 en la mira 1

Un factor crítico en el programa de control fitosanitario de carozos es el control de plagas, en particular el control de Escama de San José (Diaspidiotus perniciosus) y Polilla Oriental (Cydia molesta). Ambas son plagas clave que, de realizarse un control deficiente, pueden causar serios problemas en el huerto. No debiese sorprender decir que, para conseguir la mayor efectividad en el control químico, son igualmente importantes tanto el producto a usar como el momento en que se lo utiliza, ya que podríamos obtener resultados deficientes con un producto de alta eficacia debido a que este fue usado en el momento equivocado.

2 en la mira 2La mayoría de los pequeños y medianos productores hacen sus aplicaciones guiados por el calendario o según el estado fenológico de sus huertos. Esta manera de aplicar puede ser adecuada para el suministro de fertilizantes, bioestimulantes, etc. así como también para el control de plagas, cuyo comportamiento sí está asociado a estados fenológicos de la planta; sin embargo, para el caso de la Escama de San José y la Polilla Oriental es necesario iniciar las aplicaciones basados en el monitoreo efectivo de ambas, de manera de hacer más eficiente el uso de los distintos agroquímicos que se vayan a utilizar.

El desarrollo de estas dos plagas clave de carozos está estrechamente relacionado a las condiciones climáticas, específicamente a las temperaturas medias diarias, por lo que su observación es fundamental para realizar un seguimiento del estado de desarrollo de estas especies. Idealmente esto debe hacerse con estaciones meteorológicas en el mismo huerto, sin embargo, aun cuando no se disponga de una, se puede tener una aproximación general de la zona en que se ubique el huerto a través de la información disponible de manera pública en páginas como agromet.inia.cl,agromet.cl o agroclima.cl.

La segunda herramienta importante es el monitoreo, para lo cual serán necesarias trampas de feromona, las cuales existen en el mercado para ambas plagas. Será necesario también reconocer al individuo adulto de la plaga atrapado en la trampa, ya que será con este recuento y la estimación de días grado (°D) acumulados (en base a las temperaturas medias diarias) que se preverá el momento adecuado para controlar estas plagas. Para esto recordemos que los umbrales de desarrollo de Escama de San José son entre 10 y 32 °C y que requiere entre 225 y 228 °D entre la observación de captura de machos y el nacimiento de ninfas, siendo este último suceso el momento en que se deben realizar las aplicaciones. La fecha en que estos eventos ocurran variará según la zona geográfica de nuestro huerto. En la zona de Rengo, el primer vuelo de Polilla oriental se registró esta temporada alrededor del 20 de septiembre, mientras que en la temporada 2017-18, se registró alrededor del 14 de septiembre, lo que demuestra que hay variaciones de una temporada a otra y seis días pueden significar el éxito o fracaso de una aplicación fitosanitaria.

Otra consideración es la rotación de ingredientes activos dado que escama de San José generará resistencia si se aplica repetidas veces una misma molécula. No se extrañe si ha usado un mismo producto varias temporadas y empieza a notar que ya no actúa como antes. Para evitar esto, se debe asegurar la rotación de productos de diferentes grupos químicos. Esta información debe ser obtenida de etiqueta del producto.

El mojamiento que se utilice es clave para el control de Escama de San José, debido a que esta plaga vive en ramas y ramillas, debemos asegurarnos de que la aplicación llegue a estos tejidos de la planta para obtener un control efectivo de la misma.

MOMENTO DE CONTROL

El programa de control de Escama de San José debiera incluir una primera aplicación a salida de invierno, durante el mes de agosto, la cual puede realizarse con aceite mineral reforzado con un insecticida o bien con productos cáusticos disponibles en el mercado. Esta aplicación es importante para reducir la presión de escama a la cual nos veremos enfrentados más tarde en la temporada.

La segunda oportunidad de control corresponde a la primera generación de Escama de San José. La bibliografía indica que la emergencia de ninfas de esta generación ocurre desde finales de octubre y puede extenderse incluso hasta inicios del mes de diciembre, pero como ya se dijo antes, esto es altamente influenciado por las temperaturas de la temporada, por lo que vuelvo a recalcar la importancia del monitoreo.

En condiciones normales, estos dos manejos debiesen ser suficientes, pero en condiciones de infestaciones severas, puede requerirse otras aplicaciones. La Escama de San José presenta tres generaciones: la primera, como ya se dijo, durante noviembre; la segunda, en enero; y la tercera, alrededor de mediados de marzo. Todas ellas requieren de monitoreo si se planean realizar aplicaciones en el huerto para lograr resultados satisfactorios.

Para el control de Polilla Oriental, la instalación de trampas debiera iniciarse a fines de agosto para comenzar el monitoreo, con la intención de detectar el aumento en las capturas de machos en vuelo. Una vez observado el inicio del vuelo, se requiere de 110°D, con umbrales entre 7 y 32°C, para que comiencen a eclosar los huevos y es en este momento cuando se realizará la aplicación de insecticidas.

Esta plaga presenta en total cinco generaciones durante la temporada. Por lo tanto, las aplicaciones deberán repetirse a lo largo de toda la temporada. Una segunda alternativa es la instalación de la técnica de confusión sexual, para lo cual los emisores deben estar instalados antes que inicie la temporada y mantenerse hasta el final. Cabe recordar que, si bien la técnica de confusión sexual es una herramienta eficaz, es menos efectiva en zonas ventosas o donde puede haber reinfestaciones procedentes de huertos vecinos.

Debido a que la Polilla Oriental además del fruto ataca a los brotes, en huertos en formación es necesario mantener aplicaciones periódicas de insecticida según su residualidad, de manera de mantener una protección constante de los puntos de crecimiento de la planta.

Monitoreo, oportunidad de control y un buen mojamiento, siempre evitando el desarrollo de resistencia son los aspectos que debemos cuidar para tener un manejo adecuado y sostenible que nos permitirá mantener un huerto libre de Escama de San José y Polilla Oriental.

Escrito por: Giancarlos Frigerio Cortés, Ingeniero Agrónomo del Centro de Evaluación Rosario.

Fotografías: Giancarlo Frigerio Cortés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1