Por Mundoagro.cl el 27 septiembre, 2018

Asociatividad, la idea fija

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
Foto de Julio Rodiño Durán Director Editorial Mundoagro
Julio Rodiño Durán
DIRECTOR EDITORIAL

Desde  su  asunción  como  ministro  de  Agricultura,  Antonio  Walker  se  encargó  de  dejar  en  claro  que  visualiza  la  asociatividad  como  uno  de  los  pilares  de  su  gestión.  Como  si,  desde  antes  de  hacerse  cargo  de  la  cartera,  ya  hubiera  sabido  cuál  es  legado  que  le  gustaría  dejar  a  su paso  por  el  gobierno.  Para  eso,  no  se  trata  sólo  de  generar  las  políticas  adecuadas,  ya  sean  en  el  terreno  de  lo  legal,  medidas  tributarias  o  con  la  participación  activa  del  Estado,  sino  que  consideran  que  es  fundamental  comunicarlo.  Vale  un  ejercicio:  Si  en  la  web  de  Minagri  uno  escribe  en  el  buscador  de  noticias  la  palabra  “cooperativa”,  sólo  en  los  23  días  laborables  que  tuvo  agosto  aparecen  9  noticias.  Desde  la  visita  a  Capel  por  su  80°  aniversario,  menciones  recurrentes  a  Colun,  encuentros  con  cooperativas  de  pequeños  agricultores  e  incluso  un  seminario  sobre  cooperativismo  organizado  por  el  Senador  de  la  Región  de  Los  Ríos,  Alfonso  De  Urresti  (PS).  Pero,  ¿son  las  cooperativas  un  medio  para  lograr  algo  o  son  un  fin  en  sí  mismo?  ¿Y  para  lograr  qué?  Ante  la  tremenda  presión  que  implica  para  el  agricultor  la  obligación  de  ser  productivo,  sustentable  y  entregar  productos  de  calidad,  lo  cierto  es  que  la  asociatividad  es  mucho  más  que  sumar  actores  para  generar  escala  y  así  bajar  costos  o  ganar  poder  de  negociación  por  volumen  producido.  Se  trata  también  de  aprovechar  las  mejores  cualidades  de  cada  cooperado  y  romper  el  tradicional  individualismo  de  los  agricultores.

Un  buen  síntoma  de  la  época  es  que  hay  determinadas  etiquetas  que,  más  que  obsoletas,  empiezan  a  sonar  a  absurdas.  Durante  la  celebración  de  Capel,  uno  de  los  referentes  del  cooperativismo  a  nivel  mundial,  el  presidente  del  grupo  cooperativo  francés  Vinadeis,  Joel  Castany,  dijo:  “el  cooperativismo  es  la  prueba  de  la  modernidad.  El  sistema  cooperativista  es  a  momentos  muy  criticado;  fue  muy  criticado,  porque  parecía  algo  del  comunista  y  no,  no  somos  comunistas.  No,  no  somos  capitalistas.  Somos  cooperativistas.  Este  es  un  modelo  diferente,  la  tercera  vía  es  la  economía  social,  es  acercar  a  la  gente  al  mercado  del  capital.  Esa  es  la  tercera  vía”.

Es  que  el  cooperativismo  moderno  puede  abordarse  desde  distintas  vías,  ya  sean  alianzas  productivas  o  encadenamientos  productivos.  Así,  como  un  paso  posterior  a  constituir  una  empresa  sólida  de  cooperados,  se  puede  pensar  en  la  integración  vertical,  de  modo  que  puedan  acoplarse  agricultores,  retailers  y  el  mercado.  Si  bien  de  los  300.000  agricultores  que  hay  en  Chile,  285.000  son  pequeños,  la  insistencia  sobre  asociatividad  no  debería  considerar  sólo  a  este  grupo.  Eso  sería  perpetuar  el  prejuicio  de  muchos  medianos  agricultores,  respecto  de  que  se  trata  de  un  sistema  poco  apropiado  para  ellos  y  que  va  a  contramano  de  lo  que  ocurre  en  otros  países  donde  las  cooperativas  tienen  mucho  más  peso  que  aquí.  Como  ejemplo  máximo,  tomemos  a  Francia:  el  50%  de  la  producción  agropecuaria  es  responsabilidad  de  las  cooperativas,  valor  que  crece  hasta  el  85%  en  el  caso  de  los  vinos.  Más  allá  de  las  diferencias  con  Francia  y  de  la  paciencia  que  debe  tenerse  para  que  un  cambio  cultural  se  establezca,  lo  cierto  es  que  los  medianos  agricultores  de  Chile  todavía  deberían  perderle  cierto  miedo  a  juntarse.  Al  margen  de  que  la  asociatividad  haya  figurado  ya  en  los  planes  iniciales  del  ministro,  no  fue  casualidad  que  durante  agosto  tuviera  semejante  protagonismo.  Se  lo  mencionó  como  una  posible  salida  para  los  remolacheros  afectados  en  Linares  por  el  cierre  de  la  planta  de  Iansa,  como  un  modo  de  fortalecerse  ante  la  volatilidad  para  los  productores  lecheros  y  como  un  camino  para  enfrentar  la  tan  necesaria  renovación  de  huertos  en  el  caso  de  los  fruticultores.  No  obstante,  es  necesario  más  que  sólo  sugerir  un  camino  y  es  el  gobierno  quien  deberá,  una  vez  más,  facilitar  las  herramientas  para  que  esto  suceda.  Algunas  de  las  tareas  son  la  capacitación  para  gestionar  estas  nuevas  asociaciones,  apoyar  la  facilitación  de  garantías  que  pueda  entregar  Corfo  y  el  Banco  Estado,  y  favorecer,  en  algunos  casos,  un  mayor  vínculo  entre  ellos  y  los  mercados.

Además  de  los  beneficios  económicos,  todo  esto  tendrá  un  premio  extra.  Romper  el  aislamiento  rural  es  una  excelente  vía  para  mejorar  la  cohesión  social  y,  en  última  instancia,  una  ayuda  para  que  la  gente  de  campo  no  emigre  a  las  ciudades.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1