Por Mundoagro.cl el 14 mayo, 2018

De la propuesta al campo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
de la propuesta

Está terminando una  nueva  temporada  para  la  uva  de  mesa  y  comienza  la  etapa  de  evaluación  de  los  manejos,  actividades  y  hechos  importantes  ocurridos  durante  el  año  2017  y  verano  del  2018,  lo  que  obliga  a  proyectar  acciones  destinadas  a  enfrentar  los  complejos  momentos  de  la  industria.

Si  bien  hay  un  gran  número  de  productores  con  resultados  mediocres,  por  no  decir  desastrosos,  la  existencia  de  muchos  otros  con  excelentes  producciones,  calidad  y  comercialización  permiten  mantener  las  esperanzas  de  que  es  posible  mejorar  la  capacidad  competitiva  en  medio  de  la  adversidad.

Uno  de  los  hechos  más  importantes  de  este  año  y  siempre  de  gran  impacto  sobre  el  desarrollo  del  campo  chileno,  el  mundo  rural  y,  por  cierto,  para  la  industria  de  la  uva  de  mesa,  fue  la  Elección  Presidencial.    Tal  como  cuando  cerramos  el  packing,  mandamos  la  última  caja  cosechada,  conocemos  los  rendimientos  y  calidad  de  la  uva,  pero  aún  queda  la  incertidumbre  sobre  si  la  condición  de  llegada  y  el  precio  de  venta  se  condice  con  los  grandes  esfuerzos  realizados  en  el  campo,  la  elección presidencial  se  cerró  y  se  inicia  un  período  de  nuevas  expectativas  frente  a  la  bajada  a  terreno  de  las  propuestas  realizadas  en  la  campaña.

En  este  artículo  y  considerando  las  razones  antes  planteadas,  se  realizarán  comentarios,  aportes  y  proposiciones,  muchas  de  ellas  recogidas  desde  el  campo,  a  la  luz  de  las  propuestas  publicadas  en  esta  revista  y  que  conviene  volver  a  leer  en  el  artículo  “Chile  Elecciones,  del  Campo  a  la  Moneda,  Candidatos”,  número  95,  del  15  de  octubre  2017,  planteadas  por  el  equipo  programático  del  Presidente  Sebastián  Piñera  y  encabezado  por  el  ex  Ministro  de  Agricultura,  Sr.  Luis  Mayol  y  el  reciente  nombrado,  Ministro  Sr.  Antonio  Walker.    En  una  primera  parte  y  en  este  número,  abordaré  las  propuestas  en  torno  al  buen  aprovechamiento  del  agua  de  riego  y  mejor  administración  del  recurso  hídrico,  así  como  el  apoyo  para  la  reconversión  de  variedades  y  de  huertos.  En  una  segunda  parte,  las  preocupaciones  del  equipo  programático  relacionadas  con  la  necesidad  de  incorporar  a  la  agricultura  familiar  campesina  al  mundo  de  las  exportaciones,  la  necesidad  que  la  investigación  de  los  organismos  públicos  solucionen  los  problemas  productivos  reales  y  finalmente,  proposiciones  adicionales  esenciales  para  el  mundo  del  agro.

 

Recursos hídricos

Dice  la  propuesta: “Buen  aprovechamiento  del  agua  de  riego  y  mejor  administración  del  recurso  hídrico”.    La  agricultura  es  esencial  para  la  sobrevivencia  de  la  humanidad  y  sin  agua,  no  hay  agricultura.  Teniendo  presente  que  el  22  de  marzo  se  celebró  el  Día  Mundial  del  Agua,  que  el  Foro  Mundial  del  Agua  se  realizó  por  primera  vez  en  Sudamérica  (Brasilia,  Brasil)  y  que  la  sequía  sigue  fuertemente  presente  en  nuestro  país  producto  del  cambio  climático,  esta  propuesta  planteada  por  el  equipo  programático  es  esencial  para  el  futuro  de  la  uva  de  mesa.  Ciertamente  se  deben  hacer  mayores  esfuerzos  para  que  no  se  pierda  el  80%  del  agua  dulce  en  el  mar,  mejorando  los  acuíferos,  implementando  embalses,  revistiendo  los  canales,  implementando  sistemas  de  control  del  reparto  del  agua,  construyendo  tranques  intraprediales  e  instalando  y  mejorando  el  riego  por  goteo.  Sin  embargo, también  se  debe  tener  presente  que  los  productores,  técnicos  especialistas  y  asesores  pueden  hacer  importantes  aportes  a  través  del  ahorro  de  este  recurso,  implementando  modernas  técnicas  de  control  del  riego  (sondas  y  equipos  complementarios),  evolucionando  del  control  subjetivo,  antiguo  (a  mano)  y  basado  en  “mitos”  a  sistemas  objetivos  y  avanzados.

Esta  temporada  que  termina  ha  permitido  seguir  validando  lo  ya  escrito  en  los  números  anteriores  de  esta  revista,  donde  el  uso  de  estas  modernas  tecnologías,  sumado  a  la  correcta  capacitación  de  los  productores  ha  permitido  ahorros  de  entre  un  30  a  un  50%  en  el  uso  del  recurso  hídrico,  menor  consumo  de  energía  eléctrica,  ahorro  en  fertilizantes,  mejores  raíces  y  lo  más  importante,  mejores  rendimientos  y  calidad  de  la  uva  de  mesa.

Así  como  el  ahorro  del  agua  dulce  en  los  hogares  parte  con  fuertes  campañas  para  comprometer  a  la  gente  con  duchas  más  cortas,  cortar  el  agua  al  lavarse  los  dientes,  usar  inodoros  de  doble  descarga,  detectar  las  fugas  y  cortarlas,  entre  otras  cosas,  intrapredialmente  se debe  promover  el  riego  óptimo  y  eficiente,  de  acuerdo  a  las  reales  necesidades  de  las  vides  y  no  por  decisiones  subjetivas  que  carecen  de  todo  fundamento  racional.  En  este  caso,  ciertamente  se  sigue  demostrando  que  la  frase  de  Ludwig  Mies  van  der  Rohe,  “menos  es  más”  es  real  por  lo  que  debiera  fortalecerse  el  acceso  y  la  capacitación  de  los  productores  a  estas  tecnologías.

Reconversión y variedades y huertos

Señala  la  propuesta: “Apoyo para  la  reconversión  de  variedades  y  de  huertos”.    Enfrentar  la  pérdida  del  potencial  productivo,  independientemente  de  la  edad  del  parrón,  es  una  tarea  fundamental  y  crítica  en  la  industria  de  la  uva  de  mesa.

Los  rendimientos  y  la  calidad  dependen  principalmente  de  la  expresión  del  follaje  y  la  densidad  de  las  raíces  en  el  suelo.    Si  bien  esto  último  es  difícil  de  evaluar  en  la  práctica,  el  follaje  es  factible  de  ser  estudiado  a  través  de  las  imágenes  satelitales,  permitiendo  generar  modelos  y  determinar  puntos  críticos  en  relación  al  potencial  productivo  y  los  manejos,  tales  como:  exceso  de  defoliación  en  la  temporada  (desbrotas  muy  agresivas)  y  sobreexposición de  la  fruta  en  desarrollo  a  la  radiación  solar,  desequilibrio  entre  producción  y  cantidad  de  hojas,  ajustes  del  Kc,  tasa  de  desarrollo  del  follaje  en  primavera,  lugares  de  instalación  de  sondas  para  el  control  del  riego  y  extractometría,  determinación  de  parronales  que  claramente  deben  ser  eliminados,  entre  otras  cosas.

Cuando  la  auditoría  determina  esto  último,  se  debe  implementar  un  plan  de  reconversión  para,  teniendo  un  óptimo  follaje, volver  a  optar  a  altos  rendimientos.  En  la  práctica,  la  superficie  de  parrones  a  nivel  nacional  con  un  paupérrimo  potencial  productivo  es  importante,  generando  rendimientos  promedios  nacionales  por  debajo  de  los  mínimos  requeridos  para  ser  económicamente  viables,  lo  que  se  agrava  en  la  medida  que  el  dólar  baja.

Poder  realizar  la  replantación,  considerando  las  nuevas  técnicas  requeridas,  se  transforma  en  algo  casi  imposible  para  el  productor  debido  a  las  grandes  inversiones  y  las  dificultades  de  encontrar  financiamiento.  Claramente,  como  se  plantea  en  la  propuesta,  la  alternativa  de  crear  y  ofrecer  líneas  de  financiamiento  eficaces,  racionales  y  de  baja  complejidad  para  su  obtención  es  una  propuesta  fundamental  para  impulsar  la  industria  de  la  uva  fresca.

Adicionalmente,  existen  aspectos  comerciales  en  la  uva  de  mesa  que  están  obligando  al  productor  a  pensar  y  buscar  alternativas  para  replantar  y  realizar  un  cambio  varietal.    Está  demás  mencionar  las  variedades  antiguas  que  tienen  problemas,  dado  que  desde  varios  años  venimos  recibiendo  las  advertencias  de  los  informes  comerciales,  pero  independiente  de  cada  una  de  ellas,  claramente  frente  a  este  importante  cambio  a  nivel  nacional  y  en  circunstancias  adversas,  se  requiere  de  una  mirada  integral,  solidaria  y  visionaria  por  parte  del  Estado,  que  debe  fortalecer  los  esfuerzos  privados,  pero  sin  desentenderse  de  los  efectos  colaterales  negativos  que  puede  tener  el  camino  que  elijamos.  En  relación  a  esto,  mencionaré  solamente  dos  aspectos  que  preocupan  a  muchos  productores:

Necesidad  de  información  efectiva  y  oportuna de  las  nuevas  variedades  que  se  promueven.  Es  importante  conocer  el  lado  B  de  éstas  o,  parafraseando  una  conocida  película,  “El  lado  oscuro  de  las  nuevas  variedades”.  Cuando  se  inició  la  reconversión,  adicionalmente  a  los  aspectos  comerciales,  se  planteó  que  frente  a  los  altos  costos  que  tenían  algunas  de  ellas  como  la  Sultanina  o  desórdenes  fisiológicos  como  las  partiduras  en  Flame  o  la  desaparición  de  racimos  en  Superior,  las  nuevas  variedades  serían  la  solución  ideal,  dado  que  se  raleaban  solas,  tendrían  menores  costos,  requerirían  menores  aplicaciones  de  ácido  giberélico,  sin  desórdenes  fisiológicos,  grandes  rendimientos,  etc.

De  acuerdo  a  la  realidad  actual  y  con  una  superficie  importante  y  diversa  en  terreno,  se  estima  necesario  implementar  algún  mecanismo  de  información  fidedigna  que  permita,  adicionalmente  a  las  bondades  de  las  nuevas  variedades  que  se  publicitan  con  mucho  entusiasmo,  saber  sus  debilidades  que  a  la  larga  son  los  puntos  críticos  para  tomar  la  decisión  de  replantar,  tales  como:  sensibilidad  al  oídio  u  otras  enfermedades,  sensibilidad  al  ataque  de  insectos,  presencia  de  microfisuras,  manchas  en  las  bayas,  sensibilidad  a  las  aplicaciones  foliares,  excesiva  presencia  de  zarcillos  que  dificulta  de  sobre  manera  la  poda,  excesiva  presencia  de  pampanitos  que  obliga  a  implementar  descargas  en  períodos  difíciles  de  encontrar  mano  de  obra,  dificultad  para  lograr  el  color  de  cubrimiento,  reales  fechas  de  cosecha,  racimos  de  menor  tamaño  a  lo  esperado,  etc.

En  la  medida  que  exista  un  banco  de  información  robusto  e  independiente,  se  evitarán  grandes  pérdidas  por  parte  de  los  productores  y  el  país  en general,  sobre  todo  en  la  actualidad  donde  el  negocio  no  soporta  equivocaciones.

Vale  preguntarse,  ¿se  está  produciendo  una  segregación  involuntaria  de  productores  y  exportadoras  de  uva  de  mesa  debido  a  las  variedades  Club  y,  si  es  así,  cuáles  serían  las  consecuencias?  Es  una  pregunta  abierta  que  debemos  responder  a  la  brevedad  si  queremos  promover  aceleradamente  la  reconversión  de  variedades,  buscando  fortalecer  la  industria  de  la  uva  de  mesa  chilena.    Quizás  esta  preocupación  se  debe  plantear  de  otra  forma:  ¿Qué  hará  el  país  con  los  productores  de  uva  de  mesa  que  no  puedan  acceder  a  las  variedades  Club  e  inclusive  a  las  generadas en  Chile,  a  pesar  de  ser  buenos  productores?  ¿A  quién  irán  dirigidos  los  fondos  estatales  para  enfrentar  esta  problemática?

En  esta  misma  línea,  otro  punto  importante  tiene  que  ver  con  las  exportadoras.  En  la  literatura  se  menciona  que  una  de  las  ventajas  que  ha  tenido  Chile  como  poder  exportador  ha  sido  la  generación  de  un  sinnúmero  de  exportadoras  medianas  y  pequeñas  que  han  permitido  potenciar  la  venta  de  nuestra  uva  en  el  extranjero  logrando  llegar  a  lugares  nunca  antes  pensados.  La  preocupación  es  si  ellas  se  podrán  mantener  en  el  tiempo,  en  la  medida  que  vayan  desapareciendo  las  variedades  tradicionales  que  no  están  en  clubes.

Quizás  para  muchos  productores  lo  planteado  hasta  el  momento  no  son  preocupaciones  cruciales  para  seguir  exportando  con  éxito,  pero  la  experiencia  de  recorrer  permanentemente  la  zona  productora  de  uva  de  mesa  de  Chile  me  permite  concluir  que  ambos  temas  son  de  interés  de  primera  línea.

En  el  siguiente  número,  analizaremos  otros  temas  complementarios  con  una  mirada  desde  el  campo,  que  forman  parte  del  gran  número  de  tareas  que  tiene  que  abordar  la  nueva  administración.

Escrito por: Rodrigo Callejas, Universidad de Chile – Facultad de Ciencias Agrarias – UCHILECREA

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1