Por Mundoagro.cl el 12 septiembre, 2018

El frío necesario

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
el frio necesario

Los frutales caducifolios  eliminan  sus  hojas  como  estrategia  para  sobrevivir  el  invierno.  A  medida  que  disminuye  la  radiación  solar  y  la  temperatura  ambiental  en  otoño,  el  árbol  cesa  su  actividad  fotosintética,  bota  las  hojas  y  sus  yemas  han  acumulado  inhibidores  de  crecimiento,  de  modo  que  entran  en  un  estado  de  dormancia  profunda,  conocido  como  receso.  Al  transcurrir  el  invierno  la  planta  se  expone  a  bajas  temperaturas,  las  yemas  degradan  los  inhibidores  y  acumulan  promotores  de  crecimiento.  Se  ha  establecido  que  una  vez  que  el  50%  de  las  yemas  son  capaces  de  brotar,  el  receso  ha  sido  superado.  A  partir  de  ese  momento,  la  planta  está  en  una  condición  denominada  ecodormancia,  un  estado  sujeto  a  las  condiciones  ambientales;  luego  comienza  a  brotar  en  respuesta  al  alza  de  temperatura  en  primavera.

El  cumplimiento  del  receso  es  estimado  cuantificando  el  tiempo  en  que  la  planta  ha  estado  expuesta  a  bajas  temperaturas.  Las  más  efectivas  estarían  entre  los  3  y  8  °C  (Couvillon,  1995;  Lakso,  1994).  Existen  métodos  de  cálculo  basados  en  la  temperatura  ambiental,  la  cual  se  puede  registrar  en  forma  continua  por  una  estación  meteorológica  automática.

Se  ha  definido  como  unidad  de  frío  a  la  exposición  de  una  hora  a  cierta  temperatura  umbral.  El  método  de  cuantificación  de  frío  más  básico  asigna  una  unidad  de  frío  a  cada  hora  en  que  la  temperatura  del  aire  estuvo  entre  0  y  7  °C  (suele  usarse  7,2  °C  obedeciendo  a  la  conversión  de  45  grados  Fahrenheit).  Sin  embargo,  el  más  extendido  es  el  método  Richardson  o  Utah  (Anderson  y  Seeley,  1992;  Palmer  et  al.,  2003),  que  entrega  un  valor  diferenciado  de  unidad  frío  de  acuerdo  a  la  temperatura  de  exposición,  restando  unidades  con  alta  temperatura.

Este  método  se  modificó  en  una  curva  de  respuesta  suavizada  a  la  función  original,  de  modo  de  asignar  una  cantidad  de  frío  a  cada  décima  de  grado  y  así  aumentar  su  certeza  (Richardson  modificado).  En  Sudáfrica  se  le  realizó  otro  cambio  para  su  mejor  desempeño  en  zonas  de  inviernos  moderados,  que  consistió  en  descartar  el  efecto  negativo  de  alta  temperatura  en  la  acumulación  de  frío  (Richardson  positivo  o  sin  unidades  negativas).

El  otro  método  utilizado  en  zonas  cálidas  es  el  Dinámico  (desarrollado  en  Israel),  en  el  cual  la  acumulación  de  frío  se  realiza  en  dos  etapas,  a  través  de  un  componente  intermedio,  que  se revierte  o  fija  dependiendo  de  las  temperaturas  sucesivas  (cuantificado  como  porción  de  frío).  Es  un  sistema  complejo  y  de  cálculo  sofisticado,  por  lo  que  es  menos  extendido  que  Richardson  y  sus  modificaciones.  Pese  a  ello,  el  método  Dinámico  está  ganando  atención  en  la  zona  centro  norte  del  país,  en  la  medida  que  los  valores  referenciales  de  nuevos  cultivares  de  ciertas  especies  están  expresados  en  porciones  de  frío.

FACTORES  QUE  INFLUYEN

Debido  a  que  el  receso  es  un  proceso  complejo,  el  cumplimiento  de  éste  variará  de  acuerdo  a  otros  factores,  en  interacción  con  la  cantidad  de  frío,  los  que  pueden  ser  ambientales  o  internos  de  la  planta.  Entre  los  más  determinantes  se  encuentran:

  • Especie  y  cultivar.
  • Caída  de  hojas:  se  establece  un  50%  de  caída  para  el  inicio  de  recuento  de  frío.
  • Estación  precedente:  un  otoño  cálido  retrasaría  la  entrada  en  receso  (retrasaría  caída  de  hojas).
  • Tipo  de  yema:  yemas  frutales  tienen  el  menor  requerimiento  de  frío,  le  siguen  las  laterales  vegetativas  y  las  primarias  de  dardos  son  las  más  exigentes.
  •  Lluvia:  precipitaciones  en  invierno  reducen  la  temperatura  de  yemas  y  lixivian  sus  inhibidores.
  • Reservas:  con  poco  frío  invernal  los  árboles  utilizan  más  reservas  propias  para  completar  el  receso.

Cultivares  de  manzanos  de  cosecha  temprana,  tal  como  Gala,  tienen  alto  requerimiento  de  frío.  Por  el  contrario,  cultivares  muy  tardíos,  como  Cripps  Pink,  tienen  poca  necesidad  de  frío,  lo  que  compensaría  el  menor  tiempo  disponible  para  su  receso  (Yuri  et al.,  2011).  Contrariamente,  en  cerezos,  los  requerimientos  de  frío  del  cultivar  parecen  definir  su  fenología  posterior,  hasta  la  época  de  cosecha.

La  entrada  en  receso  estaría  fuertemente  vinculada  a  las  condiciones  ambientales  durante  el  otoño,  puesto  que  el  frío  sólo  es  efectivo  sobre  la  yema,  una  vez  que  las  hojas  dejen  de  ser  funcionales.  Por  esto,  en  la  práctica,  el  recuento  de  frío  debe  iniciarse  en  el  estado  fenológico  de  50%  de  caída  de  hojas  o  de  hojas  amarillas.  Un  período  de  días  con  baja  temperatura  causaría  un  descenso  de  la  actividad  fotosintética  de  las  hojas  y  su  posterior  caída.  La  acumulación  de  inhibidores  en  la  hoja  aceleraría  la  tasa  de  defoliación  del  árbol.

Está  ampliamente  documentado  que  la  alta  acumulación  de  frío  en  invierno  reduce  las  necesidades  térmicas  post  receso  para  alcanzar  brotación  y  floración  (Couvillon,  1995).  Es  así  que  se  ha  propuesto  una interacción  entre  el  frío  acumulado  en  invierno  y  la  acumulación  térmica  post  receso  para  conseguir  una  floración  adecuada.  Por  ello,  existe  variabilidad  en  los  requerimientos  de  frío  reportados  para  los  diferentes  cultivares,  especialmente  de  cerezos.

FALTA  DE  FRÍO

Por  lo  anterior,  una  alta  cantidad  de  frío  acumulado  en  el  receso  permitiría  sentar  sólidas  bases  para  una  brotación  y  floración  concentradas  y  sincronizadas.  Con  ello  se  garantizaría  un  adecuado  abastecimiento  de  carbohidratos  al  fruto  recién  cuajado,  desde  hojas  tempranamente  funcionales.  Por  el  contrario,  un  inadecuado  receso  (o  falta  de  frío),  promueve  una  serie  de  efectos  nocivos  en  el ciclo  de  la  planta.  Los  principales  son  los  siguientes:

  • Brotación  retrasada  y  errática.
  • Pobre  desarrollo  de  yemas  vegetativas  laterales.
  • Floración  retrasada  y  extensa.
  •  Caída  de  fruta  y  rendimientos  mermados.
  • Disminución  del  potencial de  almacenaje  de  la  fruta.

Para  evitar  los  efectos  negativos  de  zonas  (o  inviernos)  con  insuficiente  acumulación  de  frío  para  una  especie  o  cultivar  determinado,  se  puede  suplir  dicha  falta  de  frío,  o  completar  su  receso,  con  la  aplicación  de  los  llamados  agentes  rompedores  de  dormancia.  Entre  los  más  utilizados  se  cuenta  la  cianamida  hidrogenada,  considerado  el  producto  más  efectivo  y  práctico  para  ello.  Como  estos  agentes  son  un  complemento  al  requerimiento  de  frío,  serán  más  efectivos  una  vez  que  se  ha  superado  la  mayor  parte  de  dicho  requerimiento  (Faust  et  al.,  1997).  En  la  práctica  puede  considerarse  la  fecha  en  que  se  haya  acumulado  sobre  el  60%  del  frío.  Es  así  que  es  posible  recurrir  a  un  agente  rompedor  de  dormancia  en  zonas  o  estaciones  con  acumulación  de  frío  en  el  límite  de  los  requerimientos  del  frutal,  en  orden  de  conseguir  una  brotación  y  posterior  floración  homogénea  y  concentrada.

FRÍO  2018

La  acumulación  de  frío  desde  el  1  de  mayo,  en  distintas  localidades  de  interés  frutícola.  En  general,  el  registro  de  horas  con  temperatura  bajo  7  °C  ha  resultado  menor  al  promedio  histórico  de  cada  localidad,  y  a  la  temporada  anterior.  Hay  que  tener  presente  que  se  trata  de  un  método  que  funciona  bien  en  zonas  frías,  puesto  que  no  valora  horas  con  temperatura  sobre 7  °C,  que  pueden  tener  efectividad  en  la  superación  del  receso.  Así,  los  valores  son  bajos  y  con  poca  relación  a  los  requerimientos  referenciales.

La  acumulación  de  unidades  Richardson  no  ha  mostrado  una  tendencia  general,  con  valores  en  torno  al  promedio  de  temporadas  anteriores  en  O’Higgins  y  bajo  éste  en  El  Maule  norte.  Hacia  el  sur,  la  acumulación  de  frío  ha  sido  mayor  a  la  registrada  habitualmente.  Una  acumulación  menor  según  el  método  bajo  7  °C  y  alta  en  Richardson,  indicaría  la  prevalencia  de  horas  con  temperatura  en  torno  a  los  9  °C.  La  temporada  2017/18  se  puede  considerar  de  referencia  de  alta  acumulación  de  frío  y  precipitaciones  para  un  receso  adecuado,  lo  que  condujo  a  una  abundante  y  compacta  floración.

En  cuanto  al  cumplimiento  de  los  requerimientos  de  frío  de  la  planta,  al  15  de  julio,  en  las  estaciones  monitoreadas  del  Maule  al  sur  han  superado  el  80%  del  referencial  para  Gala  (1.150  unidades).  Así,  considerando  la  ocurrencia  del  50%  de  caída  de  hojas  a  inicios  de  mayo,  se  superarían  los  requerimientos  de  cultivares  exigentes  por  frío  en  el  transcurso  de  julio.  Si  bien  la  acumulación  de  frío  en  El  Maule  ha  sido  relativamente  inferior  al  año  anterior,  se  esperaría  una  uniforme  y  concentrada  brotación  y  floración.  Sin  embargo,  la  evolución  de  la  fenología  (avance  de  la  brotación)  estará  sujeta  a  la  acumulción  térmica  post  receso.

Escrito por: Álvaro Sepulveda y José Antonio Yuri del Centro de Pomáceas – Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Talca

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA105-IX REGION-D