Por Mundoagro.cl el 28 mayo, 2019

El momento de prevenir: 6 labores imprescindibles a realizar en la post cosecha de arándanos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir

Como ya estamos en otoño, son fechas en las que las labores de post cosecha debiesen haberse iniciado o, en zonas más tardías, por partir.

Si bien sabemos que cada huerto tiene características propias y, por lo mismo, problemáticas propias, hay una serie de labores que son atingentes a la mayoría de los huertos y se recomienda realizarlas.

1.    Podas sanitarias: Se realizan para evitar principalmente el ataque del hongo Chondrostereum, que provoca la enfermedad conocida como plateado. Estas podas son recomendadas realizarlas en periodos de alta temperatura y baja humedad, en lo posible en verano, para evitar la esporulación y evitar propagar la enfermedad. Recordemos que la sintomatología en su follaje se hace presente cuando la enfermedad está relativamente avanzada, por lo cual el monitoreo es esencial. En la práctica se sugiere cortar el o los brazos afectados, en lo posible manualmente para evitar contagios a través de alguna herramienta. Evitar dejar tocones o realizar el corte lo más raso posible. Si hay presencia de cuerpos frutales, que pueden distinguirse por su apariencia similar a una oreja de color rosa será necesario hacer control químico.

2.    Remoción de frutos caídos: Hay diferentes formas de realizar esta práctica. La finalidad de la labor es bajar la presión de patógenos para la próxima temporada, básicamente evitar la formación de esclerocios en los frutos que cayeron durante la cosecha. Hay variadas alternativas prácticas, que van desde soplar los frutos hacia la entre hilera con las nebulizadoras hasta una aplicación de fungicida de amplio espectro dirigida al camellón y cuello de la planta.

3.    Limpieza del sistema de riego: Puede parecer algo obvio, pero curiosamente no es una práctica muy habitual. Recordemos que durante la temporada se fertilizó con sales, las cuales precipitan en las líneas y pueden tapar los goteros. No solo están presentes sales, también puede haber algas. El origen de las aguas de riego y sus características, son finalmente lo que nos dará señal de cuáles de éstos posibles problemas pueden estar presentes. También es momento de revisar en qué estado se encuentran los filtros y las bombas.

4.    Aplicaciones de cobres: Esta práctica suele realizarse con un porcentaje “x” de caída de hoja, pero finalmente el momento de aplicación lo dictará el huerto. El objetivo de esta aplicación es la protección de enfermedades de la madera, sin embargo, a medida que nos adentremos en invierno y los fríos se empiezan a notar, la protección debe ser mayor. Los programas de manejo fitosanitarios deben contemplar esta variable como también las repeticiones de las aplicaciones.

5.    Control de malezas: Normalmente durante las cosechas, la combinación de humedad y calor generan un ambiente propicio para la proliferación de malezas de todo tipo. Bien sabemos que las de hoja ancha son las más complejas de erradicar (tanto en huertos orgánicos o convencionales) y las que con mayor énfasis debemos tratar de controlar, ya que son el lugar preferido por los insectos para protegerse e incluso oviponer. Está comprobado que en huertos con menor presencia de malezas de hoja ancha, hay menor incidencia de curculiónidos. La forma y estrategia de control va a depender si el huerto es orgánico o convencional, y el costo o jornadas/ha también va asociado a esta condición.

6.    Monitoreo y control de plagas: Este puede ser uno de los puntos más importantes y delicados post cosechas. En estas fechas las larvas de insectos de la familia Curculionidae, principalmente de los comúnmente llamados burritos o cabritos debiesen encontrarse a baja profundidad y fácil de detectar. Es de suma importancia monitorear y determinar si se debe hacer algún tipo de control. Cualquier método de control que minimice la presencia de estas larvas e impida formación de nuevas generaciones, contribuirá a bajar las presiones de los individuos para la próxima primavera. Es importante saber que los tiempos son determinantes en el monitoreo y las aplicaciones, ya que el cambio de estado fenológico limita enormemente la eficiencia de los tratamientos. Podríamos seguir enumerando un sinfín de labores, pero se ha querido resaltar las más importantes y transversales en los huertos, independientes de su localización.

 

Felipe Rozas
Ingeniero Agrónomo Terrafruit

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes