Por Mundoagro.cl el 10 julio, 2018

En línea con las necesidades

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
en linea con las necesidades

Para  los  productores  de  uva  de  mesa,  es  común  en  otoño  e  invierno  preguntarse  sobre  la  poda  de  las  nuevas  plantaciones  de  vides  o  planificar  el  desarrollo  de  nuevos  proyectos  de  plantación.  En  ambos  casos,  el  sistema  de  conducción  y  formación  elegido  centran  lo  que  tenemos  que  hacer  y  sabemos  teóricamente  que,  si  las  labores  no  se  realizan  en  forma  óptima,  traerán  consecuencias  importantes  sobre  los  rendimientos  y  la  calidad  de  la  fruta  en  el  futuro.  Lo  lamentable  es  que  aún  existen  productores  que  no  asumen  esta  tarea  en  forma  seria  y  profesional,  sobre  todo  cuando  se  deciden  por  la  Formación  en  Sistemas  Lineales  (FSL),  centrándose  en  la  producción  de  las  plantas  adultas  durante  la  etapa  de  crecimiento  y  dejando  las  plantas  nuevas  y  en formación  sin  los  cuidados  que  requieren.

El  concepto  de  “sistema  de  conducción”  se  refiere  a  la  forma  en  que  las  vides  ocupan  el  sitio  de  plantación.  Para  la  uva  de  mesa  en  Chile  se  conocen,  entre  otros,  el  parrón  español,  open  gable,  parrón  elquino  y  el  parrón  sudafricano.  Por  otra  parte,  se  entiende  por  “Sistema  de  formación”  a  la  distribución  del  material  leñoso  de  la  planta  en  función  de  la  disposición  espacial  elegida.  A  modo  de  ejemplo,  en  el  sistema  de  conducción  “parrón  español”  las  vides  se  pueden  formar  en:  Corona  española  de  cuatro  brazos, Corona  baja  de  4  brazos,  Yuxtapuesta  o  escopeta desplazada,  Espina  de  pescado, Pata  de  gallina,  T,  etc.

Sistemas y necesidades

La  elección  correcta  del  sistema  de  conducción  y  formación  responde  a  las  necesidades  de  maximizar  las  utilidades  en  la  producción  de  uva  de  mesa,  en  unidades  manejadas  bajo  principios  de  sustentabilidad.  Es  por  eso  que  los  parámetros  considerados  para  su  elección  son  aquellos  que  maximizan  el  potencial  primario,  o  en  otras  palabras,  optimizan  una  eficaz  interceptación  y  distribución  de  la  energía  solar  (cm2  área  foliar  por  gramo  de  fruta)  y  se  promueve  una  alta  densidad  radical,  que  permitan  los  más  altos  rendimientos  de  fruta  de  calidad.  Adicionalmente,  el  sistema  de  conducción  y  formación  se  debe  adaptar  a  las  condiciones  particulares  de  cada  país.  Por  ejemplo,  disponibilidad  y  costo  de  la  mano  de  obra,  necesidad  de  instalaciones  complementarias  como  el  uso  de  mallas  o  plásticos,  clima,  geografía  del  sitio  de  producción,  maquinaria,  requerimiento  de  aplicaciones,  efecto  de  la  luz  sobre  la  fruta,  vigor  de  las  plantas,  peso  de  los  racimos,  fertilidad  de  las  yemas,  etc.

en linea 2Tradicionalmente  en  Chile,  el  sistema  de  conducción  más  utilizado  ha  sido  el  parrón  español  formado  con  cuatro  brazos  principales,  que  goza  de  buena  reputación  debido  a  que  cumple  con  un  gran  número  de  los  requerimientos  antes  señalados.  Sin  embargo,  la  necesidad  de  incrementar  la  densidad  de  plantación  fue  generando  importantes  problemas  con  la  formación  de  las  plantas,  provocando  una  superposición  temprana  de  los  brazos  de  plantas  contiguas  ubicados  en  la  sobre  hilera.  Para  superar  el  problema  y  a  los  pocos  años  (tres  o  cuatro)  se  procedió  a  cortar  uno  de  los  brazos,  dejando  una  formación  en  “T”.  De  la  misma  manera  y  teniendo  conciencia  del  problema,  algunos  productores  partieron  desde  el  inicio  formando  en  tres  brazos,  ya  sea  en  “T”  o  en  “Pata  de  gallina”.

El camino a FSL

La  necesidad  de  disminuir  la  distancia  en  la  sobre  hilera,  principalmente  por  el  uso  de  variedades  fértiles  en  la  base  del  sarmiento,  y  enfrentar  ciertas  desventajas  que  presenta  el  parrón  español  tradicional,  hizo  que  se  implementara  la  formación  en  sistemas  lineales (FSL).  Ellos  permiten  optar  a  un  mejor  manejo  de  la  luz,  mayor  facilidad  de  la  poda,  menor  pérdida  por  fruta  ámbar  o  amarilla  en  los  primeros  años  en  uvas  blancas,  mejora  el  microclima  del  racimo,  se  disminuye  el  pisado  y  la  compactación  de  la  sobre  hilera  (zona  de  raíces)  y  da  la  posibilidad  de  ubicar  la  fruta  hacia  la  entrehilera  en  la  producción  de  pasas,  uva  para  pisco  o  vino  bajo  cosecha  mecanizada.  Para  el  caso  del  parrón  español,  la  FSL  es  siempre  una  opción  respecto  del  sistema  de  formación  más  tradicional  en  corona;  sin  embargo,  en  los  nuevos  sistemas  de  conducción  como  el  open  gable  o  Y,  no  hay  otra  elección.

Implementar  la  FSL  presenta  ciertas  características  particulares  y  exigencias  que  se  deben  cumplir para  lograr  una  buena  base  productiva:

Puede  consistir  de  dos  brazos  por  planta  (espina  de  pescado)  o  cuatro  brazos  por  planta  en  dos  unidades  de  dos  brazos  paralelos  (yuxtapuesto  o  escopeta).  Se  estima  este  último  como  una  mejor  opción,  dado  que  es  menos  perjudicial  si  uno  de  ellos  se  daña,  si  fallan  algunas  yemas  y  no  brotan  en  la  formación  y,  adicionalmente,  la  planta  es  más  eficiente,  al  repartir  en  más  puntos  productivos  los  racimos  requeridos  para  cumplir  con  los  rendimientos.

Para  entender  el  sistema,  cada  brazo  contiene  varios  pitones  y/o  cargadores,  llamados  centros productivos  (CP),  donde  se  ubicarán  los  racimos.

3 La  definición  de  la  distribución  de  la  carga  frutal  es  matemática.  Si  se  tiene  un  brazo  de  1  m  con  entrenudos  de  10  cm,  teóricamente  se  tendrán  aproximadamente  10  yemas  en  el  sarmiento  que  dará  origen  al  brazo.  Como  las  yemas  se  ubican  independientemente  a  cada  lado  del  sarmiento  (ortóstico),  finalmente  se  ocupará  sólo  la  mitad  de  ellas  por  brazo,  teniendo  que  castrar  la  mitad  de  las  yemas  o  eliminar  los  brotes  (nietas)  que  de  ellas  se  generarán.  En  resumen,  para  el  caso  del  ejemplo,  se  dejarán  cinco  yemas  útiles  que  conformarán  teóricamente  cinco  CP  por  brazo,  generando  un  total  veinte  CP  por  planta  (5CP  x  4  brazos).

Se  desprende  que,  si  el  proyecto  se  realiza  considerando  doce  yemas  por metro,  lo  que  da  seis  CP  por  brazo,  un  mal  manejo  de  las  plantas  que  genere  un  exceso  de  vigor  (riego,  fertilización,  estimación  de  vigor,  diagnóstico  de  la  fertilidad  natural  del  suelo),  podría  arrojar  sólo  ocho  yemas  debido  a  entrenudos  más  largos,  descuadrando  el  diseño  original  de  la  plantación  y  teniendo  que  enfrentar  el  futuro  con  sólo  cuatro  CP  por  brazos.

5 Es  importante  considerar  que  cuando  faltan  CP,  la  solución  no  va  sólo  por  dejar  más  racimos  recargando  los  CP  generados,  dado  que  esta  decisión  suele  descuadrar  la  relación  cm2 de  superficie  foliar  respecto  de  los  kg  de  fruta  que  soporta  la  planta,  generando  de  a  poco  el  debilitamiento  del  cuartel.

6 Como  ya  se  ha  mencionado  en  números  anteriores  y  considerando  los  componentes  de  rendimientos  de  la  vid,  lo  ideal  es  tener  una  relación  entre  superficie  foliar  y  carga  frutal  de  aproximadamente  10  cm2/g  fruta.  Eso  significa  que  para  llevar  a  término  un  racimo  de  620  g,  se  requieren  aproximadamente  dos  brotes  de  19  hojas  cada  uno  (1,9  m  para  el  ejemplo),  cuyas  hojas  tienen  aproximadamente  160  cm2 de  superficie  foliar.

El  análisis  agronómico  que  debe  hacer  el  productor  y/o  agrónomo  es  adelantarse  a  los  problemas  y  determinar  si  realmente  sus  plantas  cumplen  con  la  superficie  mínima  por  hoja  requerida  y  el  número  de  hojas  necesarias.  Las  preguntas  que  cobran  importancia  son:  ¿qué  pasa  si  las  hojas  son  más  chicas?,  ¿qué  pasa  si  los  brotes  son  de  menor  tamaño  o  tempranamente  los  chapodamos  más  cortos?  Está  demás  señalar  que  los  parámetros  fundamentales  que  deberían  evaluarse  en  las  nuevas  variedades  es  el  ancho  y  largo  promedio  de  las  hojas  (superficie),  largo  aproximado  de  brotes  e  internudos,  para  una  carga  ideal.

7 El  peso  del  racimo  es  otro  aspecto  fundamental  a  tener  claro  en  el  diseño  de  la  nueva  plantación  con  FSL.  Esto  es  muy  importante  dado  que,  si  ellos  son  de  bajo  peso,  se  estará  obligado  a  trabajar  con  un  mayor  número  de  racimos  por  planta,  lo  que  se  dificulta  en  los  FSL  podados  con  pitones.  Para  el  caso  del  ejemplo,  si  se  tienen  veinte  CP  conformados  por  pitones,  se  tendrá  la  posibilidad  óptima  de  trabajar  con  veinte  racimos  por  planta  y  si  se  consideran  1.428  plantas/  ha  y  un  peso  de  racimo  de  620  g,  se  obtiene  un  rendimiento  bruto  de  17.707  kg/ha  equivalente  teóricamente  a  2.159  cajas  de  8,2  kg/ha  (sin  el  desecho).  Por  otro  lado,  si  los  racimos  pesan  850  g  los  rendimientos  se  elevan  a  24.276  kg/ha,  generando  un  total  bruto  de  2.960  cajas  de  8,2  kg/ha.  Es  acá  donde  se  cometen  los  primeros  errores  agronómicos,  donde  para  subsanar  el  bajo  rendimiento  se  dejan  más  racimos  por  CP,  desequilibrando  la  relación  follaje/kg  de  fruta  y  promoviendo  que  los  racimos  se  toquen  entre  ellos  ,  provocando  russet  o  sectores  de  racimos  con  diferente  tonalidad  de  color  de  cubrimiento.

8 La  poda  mixta,  donde  en  forma  alternada  en  los  CP  se  deja  un  pitón  y  luego  un  cargador,  permite  incrementar  el  número  de  racimos  con  una  mejor  distribución  en  el  sistema  de  conducción.  Por  ejemplo,  si  el  cargador  tiene  más  de  cuatro  yemas,  se  podría  dejar  dos  racimos  en  ese  CP  (uno  en  la  base  del  cargador  y  otro  en  la  parte  distal)  equilibrado  con  el  follaje,  lo  que  arrojaría  para  el  caso  del  ejemplo,  un  total  de  treinta  racimos  por  planta  permitiendo  subir  el  número  de  cajas  a  3.239  y  4.440  cajas  de  8,2  kg/ha,  respectivamente.  También  existiría  la  posibilidad  de  manejar  el  FSL  sólo  con  cargadores.

9 Finalmente,  siempre  se  debe  procurar  que  en  la  formación  se  ocupe  todo  el  espacio  asignado  a  los  CP.  Por  ejemplo,  se  ha  observado  mucha  falla  en  la  obtención  de  CP  en  el  espacio  que  ocupa  el  arco  que  forman  los  brazos,  luego  del  despunte  del  brote  principal  y  la  amarra.  Si  se  realiza  un  cálculo  rápido,  prácticamente  se  podrían  colocar  dos  CP  más  por  planta  lo  que  significa  cerca  de  2  mil  kg/ha  de  fruta  que  nunca  existirán.Ha  quedado  en  claro  que,  para  ser  exitoso  al  diseñar  una  nueva  plantación,  siempre  se  deben  tener  presente  los  fundamentos  antes  mencionados.  Además,  es  importante  tener  en  cuenta  que,  en  la  práctica,  la  FSL  requiere  mayor  dedicación  que  el  sistema  parrón  español  tradicional,  sobre  todo  cuando  se  forman  las  plantas  en  el  sistema  de  conducción  open  gable.

Consejos para formar

A  continuación,  comentaremos  algunos  puntos  que  pueden  servir  al  momento  de  formar  las  plantas  bajo  este  sistema,  teniendo,  provocando  russet  o  sectores  de  racimos  con  diferente  tonalidad  de  color  de  cubrimiento.

8 La  poda  mixta,  donde  en  forma  alternada  en  los  CP  se  deja  un  pitón  y  luego  un  cargador,  permite  incrementar  el  número  de  racimos  con  una  mejor  distribución  en  el  sistema  de  conducción.

Por  ejemplo,  si  el  cargador  tiene  más  de  cuatro  yemas,  se  podría  dejar  dos  racimos  en  ese  CP  (uno en  la  base  del  cargador  y  otro  en  la  parte  distal)  equilibrado  con  el  follaje,  lo  que  arrojaría  para  el  caso  del  ejemplo,  un  total  de  treinta  racimos  por  planta  permitiendo  subir  el  número  de  cajas  a  3.239  y  4.440  cajas  de  8,2  kg/ha,  respectivamente.  También  existiría  la  posibilidad  de  manejar  el  FSL  sólo  con  cargadores.

9 Finalmente,  siempre  se  debe  procurar  que  en  la  formación  se  ocupe  todo  el  espacio  asignado  a  los  CP.  Por  ejemplo,  se  ha  observado  mucha  falla  en  la  obtención  de  CP  en  el  espacio  que  ocupa  el  arco  que  forman  los  brazos,  luego  del  despunte  del  brote  principal  y  la  amarra.  Si  se  realiza  un  cálculo  rápido,  prácticamente  se  podrían  colocar  dos  CP  más  por  planta  lo  que  significa  cerca  de  2  mil  kg/ha  de  fruta  que  nunca  existirán.

Ha  quedado  en  claro  que,  para  ser  exitoso  al  diseñar  una  nueva  plantación,  siempre  se  deben  tener  presente  los  fundamentos  antes  mencionados.  Además,  es  importante  tener  en  cuenta  que,  en  la  práctica,  la  FSL  requiere  mayor  dedicación  que  el  sistema  parrón  español  tradicional,  sobre  todo  cuando  se  forman  las  plantas  en  el  sistema  de  conducción  open  gable.

Consejos para formar

A  continuación,  comentaremos  algunos  puntos  que  pueden  servir  al  momento  de  formar  las  plantas  bajo  este  sistema,  teniendo  en  cuenta  que  lo  que  señalaremos  es  fruto  de  la  experiencia  en  terreno  y  que  siempre  puede  ser  mejorado  o  debe  ser  modificado  de  acuerdo  a  la  expresión  vegetativa  de  la  planta,  según  las  características  agroclimáticas,  fecha  de  plantación  y  manejos  en  general.  Para  el  ejemplo,  se  trabajará  con  la  FSL  formada  en  cuatro  brazos.

A Es  posible  en  la  FSL,  en  distancias  en  la  sobre  hilera  de  hasta  1  m  por  brazo  (ej:  3×1,5;  3,5×1,5;  3×2,  etc.),  formar  adecuadamente  los  CP  en  la  temporada.  Eso  quiere  decir  que  existe  el  tiempo,  si  se  hacen  bien  las  cosas,  para  realizar  el  primer  despunte,  formar  los  brazos  a  partir  de  las  feminelas  y  despuntarlos  al  metro  para  promover  los  CP  a  partir  de  las  nietas.  Lo  ideal  es  terminar  el  primer  año  con  la  posibilidad  de  podar  en  invierno  en  cordón  de  pitones.  Si  se  quiere  promover  un  mejor  desarrollo  de  las  nietas  que  formarán  los  CP,  es  ideal  eliminar  aquellas  que  van  hacia  el  interior  y  que  no  serán  útil  en  el  futuro.  También  se  sabe  que  este  proceso  es  más  rápido  en  el  open  gable,  dado  la  menor  altura  en  que  se  hace  el  primer  despunte.

Si  durante  la  temporada  se  observa  que  no  se  logrará  la  meta  antes  señalada,  es  mejor  anticipar  el  despunte  de  la  feminela  (ej:  a  los  50  cm)  y  promover  el  crecimiento  de  las  nietas.

Posteriormente  y  en  la  primavera  siguiente,  se  usa  el  puntero  originado  de  la  yema  latente  para  completar  el  trozo  de  brazo  que  faltó,  pero  siempre  asegurándose  que  se  tengan  bien  definidos  los  CP.

Cuando  no  se  logra  alcanzar  la  meta  antes  señalada,  normalmente  se  obtiene  una  mezcla  de  brazos  de  diferentes  tamaños,  sin  CP  (solo  con  yemas  latentes)  o  un  material  muy  débil.  El  problema  que  se  puede  generar  es  que  muchas  de  las  yemas  latentes  no  broten  el  año  siguiente,  ya  sea  por  deficiencia  de  la  calidad  del  frío  invernal,  sobre  vigor  de  los  brazos  y  por  una  condición  natural  de  menor  capacidad  de  brotación  del  material  joven.  Si  no  brotan,  se  pierden  esos  CP,  complicando  el  diseño  original  estipulado.

Sabiendo  que  lo  ideal  rara  vez  se  logra  en  el  campo,  se  suele  realizar  lo  señalado  en  el  punto  A,  pero  no  se  eliminan  los  brotes  o  nietas  generadas  por  las  yemas  interiores  u  opuestas  a  los  puntos  donde  se  formarán  los  CP.  En  el  fondo  se  induce  una  espina  de  pescado  en  cada  brazo.  Posteriormente  en  la  poda  invernal  se  definen  los  CP  y  se  ocupan  los  brotes  atravesados  para  reemplazar  un  CP  del  brazo  paralelo  si  es  que  no  se  logró  el  CP  correspondiente.  Como  las  distancias  que  recomendamos  entre  brazos  paralelos  es  de  aproximadamente  20  cm,  se  logra  salvar  la  falla  de  algún  CP.

La  distancia  entre  los  brazos,  ya  sea  para  el  sistema  parrón  español  u  open  gable,  no  es  una  consideración  menor,  dado  que  en  la  medida  que  se  incremente  la  distancia  entre  ellos,  se  resta  espacio  para  posicionar  las  hojas  y  los  racimos  hacia  la  entrehilera  en  el  parrón  español  o  hacia  la  parte  distal  de  las  alas  del  open  gable.

en linea 3Es  importante  recordar  que  por  el  envejecimiento  natural  de  los  CP  (brazos  avejentados),  toda  la  base  productiva  se  va  moviendo  y  alejándose  de  la  parte  donde  originalmente  se  armaron  los  brazos.  Esto  también  obliga  a  tener  clara  la  estrategia,  para  cada  sistema  de  conducción,  del  manejo  de  la  luz  en  función  de  la  edad  de  las  plantas,  las  técnicas  que  se  implementarán  y  el  grado  de  automatización  del  manejo  del  follaje  atendiendo  la  disponibilidad  de  mano  de  obra  y  el  costo  de  la  misma.

Hay  que  recordar  que,  como  se  señaló  anteriormente,  se  deben  hacer  todos  los  esfuerzos  para  formar  eficientemente  los  brazos  con  sus  CP,  dado  que  no  existe  espacio  para  trabajar  en  el  futuro  con  menos  racimos  potenciales.  En  algunos  lugares,  me  ha  tocado  ver  que  la  reposición  de  un  CP  se  realiza  formando  en  temporadas  posteriores  un  CP  sobre  uno  ya  existente,  o  en  otras  palabras,  de  un  pitón  original  se  generan  dos  CP  que  son  apitonados  para  poder  reemplazar  o  rellenar  el  espacio  vacío.  Sin  embargo,  se  pierde  tiempo,  queda  mal  estructurado  y  desplazado  hacia  el  frente.

E Es  fundamental  tener  armada  la  parrilla  del  parronal  o  los  alambres  laterales  en  el  open  gable.  Es  decir,  no  trate  de  realizar  la  FSL  postergando  el  tejido  dado  que  el  peso  de  los  brotes  hará  girar  la  feminela  (se  torcerá  por  la  caída  de  los  brotes),  maltratándose  el  brazo  que  se  requiere.

No  olvidar  nunca  que  existen  manejos  agronómicos  que  se  pueden  utilizar  para  lograr  una  excelente  formación:  1)  regular  bien  la  fertilización  ya  que  no  es  recomendable  promover  exceso  de  vigor,  2)  regular  bien  el  riego  para  tener  entrenudos  adecuados,  3)  evaluar  el  uso  de  bioestimulantes  o  reguladores  de  crecimiento  para  fortalecer  los  CP,  pero  a  su  vez  cuidando  de  no  promover  entrenudos  más  largos  de  lo  deseado  y  4)  evaluar  el  uso  dirigido  de  cianamida  hidrogenada  para  asegurar  una  excelente  brotación  en  el  segundo  año,  sobre  todo  cuando  no  se  lograron  formar  los  CP.  En  parrones  adultos,  un  70  u  80%  de  brotación  es  considerado  bueno,  pero  en  la  formación  se  debe  optar  al  100%.

Finalmente,  tener  en  claro  que  la  intervención  manual  pertinente  durante  la  formación,  los  amarres  y  despuntes  a  tiempo,  es  la  labor  más  importante  en  la  formación  de  una  vid,  sobre  todo  en  las  FSL.  Por  lo  tanto,  antes  de  actuar  piense  y  reflexione  sobre  las  consecuencias  del  sistema  de  conducción  elegido,  el  diseño  de  plantación  y  las  labores  que  implementará.

Escrito por: Rodrigo Callejas, Director de UChileCrea

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA105-IX REGION-D