Por Mundoagro.cl el 8 agosto, 2018

Genética para las necesidades locales

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
CEREZAS COLUMNA

Desde hace décadas Chile  se  reconoce  como  exportador  de  fruta  fresca  al  Hemisferio  Norte  y  a  Latinoamérica,  con  niveles  que  lo  ponen  como  el  mayor  exportador  mundial  en  varias  especies  frutales.  Sin  embargo,  la  fuente  de  la  materia  prima  proviene  de  los  países  desarrollados,  quienes  en  los  últimos  cincuenta  años  transformaron  el  material  genético,  desde  una  tecnología  sin  costo  a  una  mercancía  transable  en  el  mercado.

Por  esta  razón  desde  principios  de  los  años  90  Chile  comenzó  a  buscar  variedades  frutales  propias,  en  programas  de  mejoramiento  genético  que  se  iniciaron  con  la  uva  de  mesa,  y  siguieron  años  después  por  duraznos,  nectarinos  y  ciruelas,  frambuesas  y,  últimamente,  cerezas  y  arándanos.

El  caso  de  la  cereza  es  especial.  Chile  es  el  principal  exportador  del  Hemisferio  Sur  y  se  le  reconoce  un  manejo  de  poscosecha  de  alto  nivel,  lo  que  permite  llegar  con  un  producto  de  alta  calidad  a  China,  en  un  viaje  que  demora  más  de  un  mes.  Otros  registros  señalan  que  el  crecimiento  en  la  superficie  cultivada  está  en  constante  aumento  y  hay  productores  que  manejan  superficies  mayores  que  cualquier  empresa  de  los  países  desarrollados.

CEREZAS 89En  esta  especie  el  país  cuenta  con  alrededor  de  sesenta  variedades  comerciales,  todas  extranjeras.  Pero,  debido  a  las  características  de  la  industria,  en  nuestro  país  sólo  algunas  se  adaptan  a  los  requerimientos  de  productividad,  calidad  de  fruta,  fecha  de  cosecha  y  condición  de  llegada  al  mercado.  Así,  Chile  exporta  grandes  volúmenes  de  ‘Royal  Down’,  ‘Santina’,  ‘Bing  ’,  ‘Lapins’,  ‘Sweetheart’  y  ‘Regina’  y  un  par  de  variedades  más.

Esta  situación  ha  motivado  un  alto  interés  por  buscar  variedades  chilenas.  Una  industria  que,  además  de  fruta,  puede  ofrecer  genética  de  calidad,  al  resto  del  mundo.  INIA,  en  conjunto  con  Biofrutales,  desde  2010  comenzó  un  programa  de  mejoramiento  de  variedades  de  cerezo.  Con  ocho  años  de  avance,  se  puede  hacer  un  análisis  de  lo  avanzado  y  proyectar  los  resultados  que  se  pueden  prever  en  este  tipo  de  trabajos.

QUÉ  SE  BUSCA

La  primera  idea  es  superar  las  características  de  las  variedades  comerciales  actuales:  productividad,  velocidad  de desarrollo,  requerimientos  de  polinizantes,  precocidad  en  la  entrada  en  producción,  época  de  cosecha  y  sanidad  de  la  planta  son  algunas  de  las  características  en  el  campo.  Calibre,  sabor,  relación  azúcares/ácidos,  color  de  piel  y  de  pulpa,  textura,  firmeza  en  destino,  apariencia  del  pedicelo,  condición  de  llegada,  entre  otras,  son  las  características  que  se  evalúan  en  la  fruta.  Por  otra  parte,  nuestro  país  tiene  la  oportunidad  de  colonizar  con  cerezos  zonas  hasta  hoy  marginales,  como  las  Regiones  de  Valparaíso  y  Coquimbo.  Esto,  sobre  todo,  porque  el  consumo  de  agua  del  cerezo  es  notablemente  inferior  al  de  especies  como  palto,  cítricos  y  vides  de  mesa,  que  predominan  en  esta  zona.  Para  esto  se  debe  buscar  material  de  ciclo  corto,  entre  floración  y  cosecha,  pero,  más  aún,  introducir  material  de  bajo  requerimiento  de  frío  en  la  especie,  que  corresponde  a  un  desarrollo  muy  importante  en  todo  el  mundo.

EL  CAMINO

Desde  2010  se  trabaja  en  desarrollar  una  plataforma  que  produzca  variedades  para  Chile.  Esto  ha  significado  colectar  todo  el  material  genético  disponible  en  el  país  y  realizar  programas  internacionales  de  limpieza  e  introducción  del  material  extranjero  que  debe  ser  materia  prima  para  conseguir  cerezas  de  calidad  para  un  amplio  rango  de  localidades  que  se  puedan  incorporar  a  este  cultivo.  Para  esto,  los  trabajos  de  campo  se  desarrollan  en  Rayentué,  Región  de  O’Higgins,  Los  Tilos,  en  la  Región  Metropolitana,  Talhuén  en  Ovalle  y  Pan  de  Azúcar  en  La  Serena,  de  modo  de  evaluar  en  las  localidades  mismas  el  comportamiento  de  las  líneas  desarrolladas  por  el  Programa.

Además,  en  forma  paralela,  disciplinas  como  la  biotecnología  y  la  genómica  trabajan  para  proveer  herramientas  a  los  mejoradores,  para  hacer  cruzamientos  dirigidos  a  los  objetivos  perseguidos,  con  mayor  precisión  que  si  no  se  contara  con  este  tipo  de  apoyos.  Esto,  por  cierto,  no  quiere  decir  que  se  trate  de  obtener  variedades  genéticamente  modificadas,  como  muchos  asocian  al  apoyo  biotecnológico  con  modificaciones  artificiales  del  genoma  de  la  especie.

Cooperativa San JoseA  los  ocho  años  de  avance,  cerca  de  la  mitad  del  camino  de  un  programa  convencional,  ya  se  cuenta  con más  de  quince  líneas  en  una  selección  primaria,  las  cuales  comienzan  a  evaluarse  para  ver  cuáles  ingresan  a  la  categoría  de  segunda  selección,  lo  que  las  deja  para  la  última  evaluación  a  nivel  de  productor,  momento  en  que  se  evalúa  la  postulación  a  la  categoría  de  nueva  variedad.  El  Programa  está  esperanzado  en  el  desarrollo  de  alternativas  para  las  Regiones  de  Valparaíso  y  Coquimbo,  donde  la  productividad  y  fechas  de  cosecha  de  las  variedades  extranjeras  no  satisfacen  las  condiciones  climáticas  de  esas  zonas.  Los  estudios  en  el  Campo  Experimental  Pan  de  Azúcar,  en  La  Serena  y  el  Talhuén,  Ovalle,  permiten  obviar  dicha  dificultad.

Entonces,  se  espera  que  en  tres  a  cinco  años  más,  el  programa  pueda  presentar  a  la  comunidad  sus  primeras  variedades,  permitiendo  a  la  industria  ser,  además  de  proveedora  de  fruta,  proveedora  de  material  genético.

Escritor por: Gamalier Lemus, INIA Rayantué – Red de Gestión Tecnológica para el Agro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA104