Por Mundoagro.cl el 7 mayo, 2018

Hacia una integración de las soluciones

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
Foto de Julio Rodiño Durán Director Editorial Mundoagro
Julio Rodiño Durán
DIRECTOR EDITORIAL

En  2009  la  FAO  publicó  su  ya  célebre  informe  sobre  cómo  alimentar  al  mundo  hacia  el  año  2050,  en  el  que  se  proyectó  que  la  producción  agrícola  debería  aumentar  un  70%  para  satisfacer  la  futura  demanda  mundial  por  alimentos.  Esto  implicaba  que  la  producción  de  los  países  en  desarrollo,  entre  ellos  chile,  tendría  que  duplicarse.  Gran  desafío  si  pensamos  que  la  mayoría  de  las  tierras  aptas  para  la  producción  agrícola  en  el  mundo  ya  se  cultivan  y  por  lo  tanto  este  crecimiento  en  el  output  de  alimentos  debería  provenir  básicamente  de  mayores  rendimientos.

Sin  embargo,  existen  claras  evidencias  de  que  en  algunos  cultivos  estaríamos  llegando  a  lo  que  se  denomina  como  “meseta  productiva”.  Es  decir,  las  variables  tradicionales  que  puede  manejar  principalmente  el  agricultor  de  alta  eficiencia  en  su  campo  y  su  entorno  más  próximo  para  producir  más  y  mejor  estarían  llegando  a  un  límite.  Por  lo  tanto,  ir  más  allá  de  esta  frontera  requerirá  de  una  fuerte  ayuda  externa  proveniente  principalmente  de  una  tecnología  mejorada  en  robótica  y  maquinaria  inteligente  e  integrada  a  una  gestión  de  agricultura  de  precisión.

Esto,  a  su  vez,  no  será  suficiente  sin  la  ayuda  de  la  genómica  y  la  biología.  El  reemplazo  de  los  Organismos  Genéticamente  Modificados  (GMO)  por  los  Organismos  Genéticamente  Editados  y  el  advenimiento  de  lo  que  hoy  ya  es  una  tendencia  mundial:  los  bioinsumos.  Rhizoctonia,  Fusarium  y  Phytophtora  son  enfermedades  fungosas  de  las  raíces  altamente  temidas  por  los  horticultores.  Un  buen  ejemplo  de  cómo  está  cambiando  la  agricultura  hacia  nuevas  fronteras  es  el  uso  de  soluciones  biológicas  procedentes  de  microorganismos  naturales  como  bacterias  y  hongos  que  pueden  atacar  estas  enfermedades  con  una  alta  eficacia  y  de  esta  manera  reemplazar  o  complementar  los  fertilizantes  tradicionales  y  los  insecticidas  para  el  control  de  plagas.  Altamente  usados  son  los  también  compuestos  biológicos  que  aprovechan  directamente  el  nitrógeno  del  aire,  sintetizándolo  naturalmente  para  generar  compuestos  absorbibles  y  metabolizables  por  la  planta.

Sin  embargo,  todos  estos  avances  científicos  y  tecnológicos  en  general  conllevan  un  aumento  en  el  costo  de  producción,  una  variable  que  todos  los  involucrados  a  nivel  global  en  estas  mejoras  deben  tener  muy  presente  porque  no  sólo  se  trata  de  aumentar  el  rendimiento  y  potencial  productivo  de  los  cultivos  sino  también  de  mejorar  la  relación  costo/beneficio  agregado.  Un  buen  ejemplo  de  esto  en  el  ámbito  de  la  integración  de  maquinaria  inteligente  con  el  uso  de  sensores  y  sistemas  de  posicionamiento  global  (GPS)  es  el  uso  de  tractores  e  implementos  de  movimiento  de  suelos  que  incorpora  estas  tecnologías  y  que  por  su  mayor  eficiencia  y  precisión  en  el  uso  de  los  recursos  ha  permitido  disminuir  los costos  de  operación  y  petróleo  en  casi  un  40%  respecto  de  lo  que  originalmente  llevaba  estas  tareas  con  maquinaria  convencional.  Toda  esta  batería  de  instrumentos  y  herramientas  tecnológicas  debería  sin  duda  impulsar  una  baja  en  los  costos  variables  de  producción,  mejores  rendimientos  y  un  fuerte  incremento  en  el  potencial  genético  productivo  de  los  cultivos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1