Por Mundoagro.cl el 10 septiembre, 2018

Más con menos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
kiwi columna2

Durante los últimos años,  la  industria  del  kiwi  chileno  ha  debido  enfrentar  una  serie  de  desafíos  comerciales  y  técnicos  que  han  comprometido  su  sitial  dentro  de  los  líderes  exportadores  de  esta  especie  frutal.  Una  baja  rentabilidad  del  kiwi,  asociada  al  envejecimiento  de  los  huertos  y  a  una  calidad  de  la  fruta  muchas  veces  regular  han  favorecido  que  muchos  productores  abandonen  su  cultivo,  privilegiando  la  plantación  de  otras  especies  frutales,  tales  como  arándanos,  cerezas,  y  frutales  de  nuez,  entre  otros.  De  esta  manera,  la  viabilidad  comercial  del  kiwi  en  el  país  requiere  de  la  urgente  incorporación  de  nuevas  tecnologías  productivas  que  mejoren  la  competitividad  de  esta  especie.  Sólo  de  esta  forma  se  podrá  tomar  ventaja  de  nuevas  oportunidades  comerciales,  como  por  ejemplo  el  creciente  interés  del  mercado  indio  por  el  kiwi  chileno.

El  riego  deficitario  controlado  (RDC)  es  una  práctica  cultural  en  donde  se  aplica  menos  agua  de  la  que  se  consume  durante  ciertas  etapas  de  desarrollo  de  los  cultivos  agrícolas.  La  aplicación  de  esta  estrategia  de  riego  ha  sido  muy  exitosa  en  la  producción  de  uva  para  vino,  y  recientemente  ha  encontrado  una  muy  buena  acogida  en  otros  rubros,  tales  como  la  producción  de  uva  de  mesa,  aceitunas,  ciruela  europea  y  almendras,  entre  otros.

En  kiwi,  la  aplicación  de  RDC  ha  mostrado  interesantes  resultados  en  estudios  neozelandeses,  donde  plantas  bajo  niveles  moderados  de  estrés  hídrico  han  exhibido  mejores  valores  de  firmeza  de  pulpa  post-almacenamiento  en  frío  que  plantas  con  riego  comercial  sin  estrés.  En  Chile,  la  aplicación  de  RDC  en  kiwi  representa  una  real  oportunidad  de  mejora  no  sólo  en  la  gestión  del  agua  en  los  huertos,  sino  también  en  la  calidad  de  la  fruta,  pues  el  ablandamiento  durante  la  post-cosecha  es  mencionado  con  frecuencia  como  uno  de  los  problemas  de  condición  más  importantes  del  kiwi  chileno.

TRANSFERENCIA  DE  TÉCNICAS

Debido  a  la  frágil  situación  hídrica  de  la  zona  Centro-Sur  de  Chile,  existe  la  necesidad  de  implementar  iniciativas  que  favorezcan  un  mejor  aprovechamiento  del  agua.  Es  por  estas  razones  que  el  Centro  de  Evaluación  Rosario  (CER)  junto  con  la  Facultad  de  Agronomía  de  la  Universidad  de Concepción  han  estado  trabajando  durante  los  últimos  tres  años  en  un  proyecto  titulado  “Transferencia  de  técnicas  de  riego  deficitario  controlado  en  kiwi  (IDI  30419375-0)”,  el  cual  es  financiado  a  través  del  Fondo  para  la  Competitividad  del  Gobierno  Regional  de  O’Higgins  y  su  Consejo  Regional  enmarcado  en  la  Estrategia  Regional  de  Innovación”.  El  objetivo  general  de  este  proyecto  es  validar  la  aplicación  de  un  estrés  hídrico  moderado durante  la  última  etapa  de  crecimiento  y  desarrollo  del  kiwi  como  una  herramienta  para  aumentar  la  acumulación  de  carbohidratos  en  la  fruta.  La  selección  de  los  tratamientos  de  riego  (restricciones  hídricas  de  100%  y  50%  de  la  ETc)  y  de  los  métodos  empleados  en  esta  investigación  provino  de  una  acuciosa  revisión  bibliográfica,  en  donde  se  analizaron  los  estudios  más  importantes,  publicados  en  Chile  y  el  extranjero,  en  relación  a  los  efectos  del  estrés  hídrico  sobre  la  productividad  de  los  huertos  y  la  calidad  de  la  fruta  en  kiwi.

VENTAJAS  DEL  RDC

A  la  fecha,  la  investigación  ha  generado  no  sólo  información  técnica  sobre  cómo  manejar  el  RDC,  sino  también  ha  podido  caracterizar  empíricamente  las  prácticas  de  riego  comercial  en  los  huertos.  Así,  uno  de  los  resultados  más  interesantes  de  este  estudio  dice  relación  con  el  importante  nivel  de  sobre-riego  de  los  huertos  nacionales,  los  cuales  han  presentado  en  promedio  una  aplicación  de  agua  por  sobre  el  40%  de  la  demanda  máxima  del  cultivo.  En  este contexto,  una  herramienta  como  el  RDC,  incluso  aplicado  tardíamente,  puede  reducir  de  manera  considerable  la  cantidad  de  agua  aplicada,  y  con  esto  también  los  gran des  costos  energéticos  de  las  operaciones  de  sistemas  de  riego  tecnificado,  cuyo  uso  se  encuentra  cercano  al  70%  de  la  superficie  de  kiwi  regada  en  la  Región  de  O’Higgins.  Desde  el  punto  de  vista  frutícola,  la  aplicación  del  RDC  tardío  ha  generado  aumentos  en  la  concentración  de  sólidos  solubles  (entre  0,6  y  2,5  grados  Brix)  y  en  los  porcentajes  de  materia  seca  de  la  fruta  (entre  0,5%  y  1%),  tanto  en  kiwi  verde (Actinidia  deliciosa),  como  en  kiwi  amarillo  (Actinidia  chinensis).  Tal  como  se  ha  visto  en  otros  cultivos  frutales  con  menores  requerimientos  hídricos  que  el  kiwi,  las  mejoras  en  la  calidad  de  la  fruta  en  respuesta  a  la  aplicación  de  RDC  tardío  no  se  asociaron  con  disminuciones  en  el  rendimiento,  el  peso  y  tamaño  de  los  kiwis,  ni  la  firmeza  de  la  pulpa.  Resulta  importante  destacar  que  alcanzar  mayores  valores  en  la  concentración  de  sólidos  solubles  y  en  los  porcentajes  de  materia  seca  puede  permitir  el  adelantamiento  de  la  cosecha  entre  una  a  dos  semanas.  De  esta forma,  los  productores  podrían  emplear  el  estrés  hídrico  tardío  para  escapar  de  condiciones  climáticas  desfavorables  durante  la  época  de  cosecha,  y  así  disminuir  problemas  de  calidad  de  fruta  inducidos  por  las  precipitaciones,  tales  como  una  mayor  incidencia  de  enfermedades  fungosas  y  bacterianas,  y  la  aparición  de  “manchas  de  agua”  que  dañan  la  calidad  cosmética  de  los  kiwis.

Estos  resultados  cobran  gran  relevancia  hoy,  pues  los  parámetros  mínimos  de  calidad  requeridos  en  Chile  se  han  vuelto  mucho  más  exigentes  a  la  hora  de  definir  qué  fruta  se  encuentra  en  un  estado  de  madurez  y  calidad  adecuada  para  su  cosecha.  Actualmente,  los  valores  de  los  índices  de  madurez  para  cosechar  un  kiwi  chileno  son  de  un  16%  de  materia  seca  y  6,2°  Brix  de  concentración  de  sólidos  solubles.  Este  aumento  en  las  exigencias  está  de  acuerdo  con  los  parámetros  establecidos  a  nivel  internacional,  y  buscan  que  el  kiwi  chileno  se  equipare  en  calidad  con  nuestro  principal  competidor,  el  kiwi  neozelandés.  Finalmente,  cabe  destacar  que  el  desarrollo  hasta  ahora  exitoso  de  la  presente  investigación  no  habría  sido  posible  sin  el  trabajo  conjunto  de  las  instituciones  involucradas  en  el  proyecto  y  de  los  productores  de  kiwi  de  la  Región  de  O’Higgins,  quienes  generosamente  han  confiado  en  la  experiencia  del  equipo  técnico  en  pos  del  aumento  de  la  calidad  de  la  fruta  y  de  una  mayor  sustentabilidad  ambiental  de  la  fruticultura  chilena.

Escrito por: Arturo Calderón, Laboratorio de Relaciones Hídricas de Cultivos frutales de la Facultad de Agronomía Universidad de Concepción.

Catalina Atenas, Mauricio Calderón del Centro de Evaluación Rosario (CER)

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA107-APROBADA copy-V2