Por Mundoagro.cl el 12 octubre, 2017

Menos agua y más producción

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
riego septiembre

El pisco es un producto emblemático de Chile, sobre todo de la IV Región, donde se están realizando importantes esfuerzos para implementar un manejo sustentable de los recursos utilizados en su proceso productivo. Gracias al desarrollo del proyecto “Transferencia de riego de precisión con sensores de suelo en Choapa”, FIC-R 2015 BIP30404130-0, financiado por el fondo de innovación para la competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Coquimbo y el apoyo de la Cooperativa Agrícola Pisquera Elqui Ltda. (CAPEL), se procedió a implementar, durante las temporadas 2016 y 2017, una moderna metodología para el control del riego en uva pisquera.

En la tarea de definir en forma concreta el tiempo y la frecuencia de riego, el equipo de trabajo del Centro Regional de Estudios Agronómicos de la Universidad de Chile (UCHILECREA) implementó su paquete tecnológico basado en el uso de sondas TDR (TDR100, Spectrum Technologies, Inc.) y FDR (Diviner 2000 y Drill & Drop, Sentek Sensor Technologies) de lectura continua y discontinua, transmisión telemétrica y plataforma de gestión Dropcontrol (Wiseconn), Bomba de Scholander o cámara de presión modelo Pump Up (PMS Instrument Company), apoyo de información meteorológica y el acompañamiento permanente a los productores por parte de técnicos especialistas, a través de la transferencia tecnológica.

Diagnóstico e implementación de paquete tecnológico

Se instalaron unidades de control del riego a través del Valle del Choapa, incluyendo a 75 productores asociados a la cooperativa. En estos lugares se realizó un diagnóstico edafoclimático, productivo y del manejo del recurso hídrico, procediendo a instalar las unidades de monitorización. Los tipos de suelos representativos fueron caracterizados a través de la observación de calicatas, describiéndose clases texturales, estratificación del perfil, zona de desarrollo de raíces, presencia de capas limitantes, distribución de la humedad (bulbo de mojamiento), etc.

El diagnóstico inicial arrojó que un 62% de los cooperados contaba con riego tecnificado y, de esa proporción, un 29% utilizaba electricidad y un 33% riego gravitacional. En cuanto a la eficiencia de uso del agua, parámetro que permite comparar el gasto entre productores y/o sistemas de riego, se muestra un promedio de 4,7 kg de uva/m3 de agua utilizado en riego por goteo, siendo un 43% más eficiente que cuando se riega por surco, donde este valor llega a solo 3,3 kg de uva/m3 de agua. La producción media de los 75 cooperados para la vendimia 2015/16 fue de 25.700 kg/ha, con un promedio de 10.900 m3 / ha de agua utilizada.

Luego del período de estabilización de la variabilidad de las lecturas, se procedió a fijar las líneas de gestión o umbrales para el control del riego, que permitieron determinar el tiempo y la frecuencia para cada unidad de control. De esta manera, se fijó el Nivel de Lleno, Capacidad de Campo y Punto de Recarga para cada caso.

Para optimizar las evaluaciones con Diviner 2000 y TDR100, se realizaron evaluaciones antes y después del riego, lo que permitió una aproximación práctica a la frecuencia y tiempo de riego, y complementó la información obtenida por las sondas de lectura continua.

Específicamente con el TDR100 y utilizando calicatas, fue posible controlar el contenido de agua en la parte lateral del bulbo.

Finalmente, se utilizó la cámara de presión (modelo Pump up), para evaluar el potencial hídrico xilemático, vinculando el estado hídrico de la planta con el contenido de agua en el suelo. Esto permitió reforzar la validación de las líneas de gestión del riego de las sondas, asegurando la inexistencia de un estrés hídrico relacionado con el manejo del riego. En términos generales, los valores promedio de potencial hídrico xilemático de las plantas indicadoras variaron, en la mayoría de los casos, entre -0,6 a -0,8 MPa, incluso durante el periodo de mayor demanda (enero-febrero), que se interpreta como una condición hídrica adecuada. Estos valores fueron consistentes con lo leído por las sondas.

Principales resultados

Respecto al recurso hídrico, en promedio se logró un ahorro de un 21% en el uso de agua de riego respecto a la línea base generada en 2015/16, lo que equivale a una reducción promedio de 2.150 m3/ha por productor. Si se desglosa por sistema de riego, el tecnificado disminuyó de 8.142 a 6.262 m3/ha (23% ahorro), mientras que el riego por surco logró una disminución del 19%, de 13.687 a 11.100 m3/ha.

Adicionalmente, se registró una reducción del 43 a 21% en los productores que utilizaban más de 10.000 m3/ha de agua de riego. Por otro lado, se incrementó del 13 a 28%, la proporción de productores que utilizan menos de 5.000 m3/ha.

Hubo un aumento de un 31% en la cantidad total de fruta producida en la temporada 2016/17 (2.605.100kg de fruta) respecto de la temporada de diagnóstico (1.988.713 kg de fruta). Si se compara con los rendimientos históricos de tres temporadas anteriores (2.416.900 kg de fruta), se muestra un incremento de un 8%. Lo rescatable de esta información es el hecho que la implementación de este paquete tecnológico no provoca una reducción de los potenciales productivos a pesar de la reducción de los volúmenes de agua tradicionalmente utilizados.

La mayor eficiencia del uso de agua de riego se logró, principalmente, por:

a) Productores que normalmente comenzaban a regar en el mes de septiembre de cada año, con brotes 5 a 10 cm, lo iniciaron, en la temporada 2016/17 y basado en la información de las sondas, con brotes de 40 – 50 cm, equivalente a casi un mes después de lo tradicional (Figura 6), sin generar estrés en las plantas por exceso de agua en el suelo.

b) Ajuste de la frecuencia y tiempo de riego durante la temporada, aspecto relacionado con los cambios en la necesidad hídrica de la planta en un momento determinado.

c) Riego controlado hacia el final de la temporada, en torno al periodo de cosecha.

Adicionalmente a un ahorro proporcional de energía eléctrica (cerca de un 20%, 456 kilowatts/ha), se logró un aumento del 45% en la cantidad de fruta producida por metro cúbico de agua utilizada, con un valor mínimo del 2% y un máximo de más del 300% de incremento, lo que equivale a 1,34 kg más de fruta por m3 de agua.

El riego por goteo muestra mayor eficiencia, con 6,23 kg de fruta/m3 de agua, mientras que el riego por surco logró una eficiencia de 4,37 kg de fruta/m3 de agua.

Capacitaciones

Durante el desarrollo del proyecto, un aspecto central para lograr el éxito de la introducción de la tecnología fue la capacitación y acompañamiento del equipo técnico de Capel y productores de la cooperativa. El objetivo principal de estas visitas fue realizar transferencia directa y sugerir un manejo óptimo del riego en función de los datos capturados con la sondas. Durante el primer periodo se realizaron visitas a productores para introducirlos al funcionamiento de los equipos, los principios en la operación del proyecto y el trabajo a realizar durante la temporada.

Posteriormente las visitas se centraron en la recopilación de datos para generar información base en relación a la gestión del recurso hídrico y manejo de suelo. De igual forma se coordinaron visitas para la interpretación de calicatas, de las cuales, se elaboró un informe descriptivo e interpretativo de lo observado en terreno. En total, se realizaron cinco reuniones en sala, diez días de campo y aproximadamente 1.500 visitas a los productores en forma particular.

Conclusiones

La implementación del paquete tecnológico permitió, en dos años de trabajo, tener un impacto significativo en el ahorro de agua de riego y la energía eléctrica.

Adicionalmente, se demostró que el uso de un menor volumen de agua respecto de lo tradicionalmente empleado, gracias a la implementación de estas tecnologías, no afectó negativamente los rendimientos, sino por el contrario, se registró un aumento de los mismos.

Estos antecedentes se suman a la información y experiencia obtenida en otros frutales, que señala que la mejor estrategia para lograr un riego eficiente, optimizando el uso del recurso hídrico y disminuyendo los costos asociados a energía, es a través de una precisa determinación del tiempo y frecuencia de riego, definidas mediante el uso de sondas de capacitancia de lectura continua apoyado por equipos complementarios.

Escrito por: Rodrigo Callejas, Ronaldo Saavedra y Oscar Seguel.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1