Por Mundoagro.cl el 5 diciembre, 2018

Un Desvío para el vigor

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
un desvio para el vigor

El crecimiento del cerezo se caracteriza por su alto vigor y una marcada dominancia apical, sobre todo en árboles jóvenes, lo que provoca una inhibición de los brotes laterales, que dificulta la formación de la copa y retrasa así la entrada en producción. Prácticas como la eliminación del ápice en árboles jóvenes son utilizadas para romper la dominancia apical; sin embargo, ello provoca una desuniforme brotación. Otra técnica es realizar cortes sobre las yemas, con el fin de interrumpir el movimiento hormonal en el eje y así promover el crecimiento de ramillas; no obstante, los resultados en la estimulación de yemas laterales en cerezos han sido inconsistentes.

En los últimos años, en viveros y árboles jóvenes se han utilizado aplicaciones de reguladores de crecimiento, entre los que destacan la Promalina (Citoquinina (6-BA) + Giberelina (GA4+7). Jacyna y Puchala (2004) encontraron que en huertos jóvenes de cerezo estas aplicaciones promovían un gran número de ramas laterales. Según el estudio realizado por Von Bennewitz et al. (2010), el momento óptimo para la aplicación de los tratamientos sería entre puntas verdes y comienzo de botón blanco. El presente ensayo se desarrolló en el Huerto Marengo, perteneciente a Agropecuaria Wapri S.A., Los Niches – Región del Maule, Chile (35°02’ S; 71°11’ O), en los cvs. Lapins, Santina y Staccato, plantados el año 2012 a 4,5 x 2,5 m (889 árboles/ha), sobre portainjerto Colt. En puntas verdes se realizaron incisiones sobre las yemas y posteriormente se aplicó Promalina, dejando árboles sólo con incisión y otros testigos. Las evaluaciones fueron realizadas luego de 30, 60 y 120 días post aplicación de los tratamientos.

TRATAMIENTOS Y EVALUACIONES

Las incisiones se realizaron con una sierra fina a 1 cm sobre la yema, desde tres vértices del eje, iniciándolas a partir de 0,9 – 1,0 m de altura, a intervalos de 20 cm entre incisiones.

Posteriormente, el corte fue pintado con un pincel. En el extremo superior del árbol, se procedió a dejar un metro libre de cortes. Donde existían centros vegetativos y florales, se optó por aquellas yemas vegetativas, sobre las que posteriormente se realizó incisión. Los tratamientos estaban constituidos por cinco repeticiones/tratamiento (2 árboles/repetición).

Las evaluaciones realizadas a los árboles, consistieron en:

  • Área sección transversal de tronco (ASTT): Evaluado a 30 cm sobre el portainjerto, en una zona uniforme del tronco.

Éstas fueron realizadas al momento de la aplicación de los tratamientos y luego de 120 días. Se utilizó la fórmula: ASTT: ((perímetro cm2)/12,56).

  • Número de incisiones por árbol: Medidas inmediatamente después de implementada dicha práctica.
  • Número y largo de ramillas brotadas: Evaluados 30, 60 y 120 días después de la implementación de incisión.

RESULTADOS

  • Área sección transversal de tronco: los tratamientos no mostraron diferencias estadísticas en el ASTT final, medidos 120 después de aplicados,aunque  el  tratamiento  al  que  sólo  se  le  realizó  incisión  mostró  mayor  desarrollo  del  ASTT.  El  cv.  Staccato  fue  el  que  presentó  el  mayor  incremento  en  el  ASTT.
  • Largo  de  ramillas:  Todos  los  cultivares  obtuvieron  un  considerable  crecimiento  en  el  largo promedio  de  sus  ramas  a los  120  días,  con  diferencias  estadísticas,  donde  en  el  cv.  Lapins  la  incisión  fue  la  que  presentó  el  mayor  valor,  mientras  que  en  Santina  y  Staccato  este tratamiento  no  se  diferenció  del  testigo.  Ello  coincide  con  lo  reportado  por  Elfving  and  Visser  (2007).

Si  bien  los  cultivares evidencian  un  incremento  en  el  largo  de  las  ramillas  hacia  la  etapa  final  de la  evaluación,  los  árboles que  recibieron  el  aporte  hormonal  lograron  un  número  de  ramificaciones  laterales  muy  superior,  lo  que  se  tradujo  en una  mayor  cantidad  de  metros  lineales  de  ramas potenciales.

El  objetivo  de  este manejo  es  alcanzar  un  gran  número  de  ramas  laterales  (40)  el  primer  año  y  de  esta  forma  poder  seleccionar  las  mejores  ubicadas,  en  donde  se  establece  el  número  definitivo de  ramas  en  función  del  sistema  de  conducción. Un  beneficio  adicional  es  evitar  la  competencia  de  las  ramificaciones  laterales  con  el  eje,  dado  que  es  aconsejable  que  éste  mantenga  un  mayor  diámetro  y  sea  uniforme  en  grosor,  a  fin  de  asegurar  un  adecuado  abastecimiento  de  agua  y  nutrientes  a  todas  las  partes  del  árbol.

EVALUACIÓN  DE  DIVERSOS  INDICADORES

  • cv.  Lapins:  Los  tratamientos  que  presentan  un  menor  largo  medio  de  ramillas  obtuvieron  una  mayor  sumatoria  de  metros  (m)  lineales  de  ramas  y  un  mayor  número  de  brotes  laterales  totales,  en  donde  el  tratamiento  con  aplicación  de  Promalina  fue  el  que  presentó  la  mejor  respuesta,  con  un  78%  de  brotación  de  las  yemas  tratadas  vs.  el  15%  alcanzado  por  el  tratamiento  “Incisión”.

Resultados  similares  fueron  obtenidos  por  Jacyna  y  Lipa  (2008),  en  donde  los  tratamientos  que  presentan  aplicaciones  de  hormonas  obtuvieron  casi  el  doble  de  brotes  laterales  y  metros  lineales  totales.

  • cv.  Santina:  El  tratamiento  con  aplicación  de  hormonas  presentó  un  mayor  número  de  ramas  en  comparación  con  aquellos  que  no  contaban  con  esta  aplicación,  duplicando  a  aquel  tratamiento  que  solo  recibió  la  incisión.  Sin  embargo,  este  tratamiento  presentó  un  prendimiento  menor  en  este  cultivar,  cuando  se  compara  con  Lapins  (45  vs.  78%).

Se  evidenció  que  las  hormonas  empleadas  juegan  un  rol  fundamental  en  la  obtención  de  ramificación  lateral  y  que  éstas  se movilizan  a  lo  largo  del  eje, hecho  que  queda  demostrado  en  el  tratamiento  “Incisión”,  donde  se  logró  una  brotación  lateral  en  zonas  donde  no  se  realizó  la  incisión,  lo  que  estaría  demostrando  la  translocación  de  las  hormonas  a  lo largo  del  eje  y  su  estimulación  en  yemas  no  tratadas.

Similares  resultados  observó  Elfving  y  Visser  (2007),  en  donde  demostró la importancia de realizar un corte que llegue hasta el floema y luego pintarlo con una solución que contenga hormonas, ya que así se pueden movilizar con mayor facilidad por los tejidos.

  • cv. Staccato: El tratamiento que recibió aplicación hormonal fue el que obtuvo una mejor respuesta, alcanzando un 64% de brotación de las yemas tratadas vs 40% en el tratamiento sólo con incisión. Respecto al número de yemas tratadas por tratamiento, no se vio un efecto diferenciador entre aquellas tratadas con hormonas e incisión. Al comparar el número de brotes laterales, el tratamiento que sufrió aplicación de hormonas duplicó en esta variable a aquel que solo se le realizó incisión.

ALGUNAS CONSIDERACIONES FINALES

  • Incisiones sobre las yemas, apoyadas con aplicación de Promalina en puntas verdes obtuvieron un mayor número de ramas laterales en los tres cultivares de cerezos evaluados.
  • Incisiones sin aplicación hormonal presentaron un efecto menor en la obtención de ramas laterales, lo que infiere la existencia de translocación de las hormonas en el eje central.

Escrito por: Daniela Simeone, Valeria Lepe, Mauricio Fuentes y José Yuri del Centro de Pomáceas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Talca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1