Por Mundoagro.cl el 11 septiembre, 2018

Decisión Amarga

El cierre de la planta Iansa en Linares provocó una incertidumbre en los remolacheros de la zona, que ahora deberán elegir qué camino toman. Qué propone la empresa y qué herramientas ofrece el Estado.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
MInistro Antonio Walker

Existe un antes y un después del  26  de  julio  para  muchos  agricultores  del  Maule  Sur,  cuando  se  anunció  el  cierre  definitivo  de  la planta  de  IANSA  en  Linares.  ¿Qué  va  a  pasar  con  la  remolacha?  ¿Es  el  fin  del  cultivo  en  la  VII  región?  ¿Qué  van  a  hacer  los  remolacheros  ahora?  Un  sinnúmero  de  incógnitas  pasó  por  la  cabeza  de  los  productores  que,  en  lo  inmediato,  tienen  dos  opciones:  trasladar  la  remolacha  a  la  planta  de  Chillán  o  reconvertirse  a  otro  cultivo.  Ricardo  Escalona,  presidente  de  la  Asociación  de  Productores  de  Remolacha  del  Maule  Sur,  cultiva  remolacha  hace  34  años  en  los  que  se  ha  ido  perfeccionando  hasta  conocer  los  más  mínimos  detalles  del  cultivo.  “Pero  hoy  no  quiero  saber  de  nada  que  tenga  remolacha.  Lo  digo  con  mucha  rabia  y  sentimientos  encontrados,  después  de  haberme  perfeccionado,  de  adquirir  tecnología  y  maquinaria;  ahora  de  la  noche  a  la  mañana  te  dicen  que  esto  se  acabó,  da  rabia”.  Luis  Muñoz  sembraba  30  hectáreas  de  remolacha  en  la  zona  de  Colbún,  con  un  rendimiento  promedio  de  140  toneladas  limpias.  Según  comenta,  en  la  zona  tenían  calculado  sembrar  5.000  hectáreas  en  Linares,  con  la  planta  abierta.  “Ahora  no  se  sabe  cuántas  hectáreas  van  a  quedar”.  En  2016,  tan  cerca  que  parece  ayer,  Chile  logró  el  mayor rendimiento  promedio  de  remolacha  en  todo  el  mundo  con  106,4  toneladas.  Con  ese  antecedente  los  productores  jamás  pensaron  que  en  apenas  dos  años  se  verían  ante  la  incertidumbre  de  continuar  o  reconvertirse.

FACTORES  INFLUYENTES 

Desde  la  empresa  explican  el  motivo  que  los  llevó  a  tomar  la  drástica  determinación,  indicando  que  el  directorio  de  la  compañía  adoptó  esta  decisión  luego  de  un  profundo  análisis  que  consideró  diversos  factores  como  la  baja  sostenida  en  el  precio  internacional  del  azúcar  y  la  disminución  en  el  consumo  en  el  mercado  doméstico,  entre  otros.  En  IANSA  creen  que  con  la  determinación  adoptada  obtendrán  mejoras  operacionales  que  permitirán  hacer  sostenible  a  la  empresa  y,  por  ende,  al  cultivo  de  la  remolacha  en  la  zona  centro  –  sur  de  nuestro  país.  “Sin  duda  es  una  medida  que  nos  duele  y  que  tratamos  de  evitar  hasta  donde  fue  posible,  porque  nuestro  vínculo  con  los  remolacheros  del  Maule  es  profundo,  pero  debíamos  ser  responsables  y  conscientes  de  la  realidad  que  ha  afectado  al  negocio  azucarero  los  últimos  años”,  indicaron  a  través  de  un  comunicado.

Desde  el  punto  de  vista  agrícola,  la  empresa  señala  que seguirán  avanzando  a  paso  firme  en  mejorar  aún  más  los  rendimientos  por  hectáre  a  nivel  operacional.  “Continuaremos  aumentando  la  eficiencia  en  todos  los  procesos  fabriles  y  a  nivel  industrial  el  desafío  es  poder  capturar  las  mejoras  en  eficiencias  productivas  que  estimamos  alcanzar,  basados  en  la  investigación  que  hemos  realizado  durante  los  últimos  años  para  mejorar  los  procesos  industriales.  Tenemos  los  agricultores  y  el  equipo  humano  para  lograrlo,  por  lo  que  a  pesar  de  las  dificultades,  estamos  muy  optimistas”.

COSTOS  A  CONSIDERAR 

Los  agricultores  que  decidan  continuar  con  el  cultivo  de  la  remolacha  tendrán  que  llevar  su  producción  a  la  planta  de  San  Carlos,  ubicada  en  Chillán.  Para  el  remolachero  Walter  Harsh,  esto  significa  un  costo  extra  de  3,5  dólares  por  tonelada,  lo  que  equivale  a  perder  unos  $600.000  de  su  rentabilidad.  Ante  eso,  IANSA  ofreció  ayudar  a  los  productores  que  deseen  continuar  en  el  rubro  remolachero.  “Hemos  dispuesto  que  los  productores  de  Talca  y  Linares  que  tengan  contratos  vigentes  o  lo  suscriban  para  la  temporada  2018  –  2019,  IANSA  les  financiará  el  50%  del  costo  extra  que  significa  trasladar  la  remolacha  a  la  planta  de  San  Carlos.  Este  monto  se  cancelará  al  término  de  la  entrega  total  de  remolacha  de  cada  contrato,  en  base  a  la  tabla  de  máximos  a  financiar  por  conceptos  de  fletes”.

La  empresa  explicó  que  dicha  bonificación  servirá  para  mitigar,  en  parte,  los  efectos  del  cierre  de  la  Planta  de  Linares.  Muñoz  califica  la  acción  como  “un  caramelo  para  un  niño,  el  subsidio  es  para  calmar  un  poco  las  aguas  y  todo  lo  que  está  pasando”.  Por  su  parte,  Escalona  advierte  posibles  problemas con  la  adjudicación  del  subsidio  a  los  productores.  “Se  habla  de  mucho  subsidio,  pero  cuando  llega  la  hora  de  concretar  el  tema,  empiezan  los  trámites  y  las  condiciones.  Es  un  tema  que  hay  que  discutirlo  y  ver  las  condiciones”.  Explica  que  en  estos  casos  existe  mucha  burocracia:  “Te  piden  esto  y  lo  otro.  Si  eres arrendatario,  no  tienes  derechos,  tienes  que  tener  por  lo  menos  un  contrato  de  más  de  dos  años.  Y  así  comienzan  a  descartar  y  va  quedando  la  gente  fuera”.

EL  CAMINO  A  LA  RECONVERSIÓN 

Un  total  de  $1.700  millones  dispone  el  Gobierno  para  el  plan  Maule,  que  tiene  el  objetivo  de  lograr  la  reconversión  los  próximos  tres  años.  El  Ministro  de  Agricultura,  Antonio  Walker,  viajó  a  la  zona  junto  a  los  directores  nacionales  y  regionales  de  los  servicios  para  reunirse  con  las  autoridades.  “Nuestro  gran  plan  para  el  Maule  Sur  es  hacer  lo  mismo  que  hicimos  con  el  Maule  Norte  hace  veinte  años”.  Walker  explicó  en  qué  consiste  el  plan:  “Primero,  los  que  quieren  seguir  produciendo  remolacha  vamos  a  apoyarlos  para  que  puedan subir  un  30%  su  rendimiento,  mediante  riego  tecnificado  y  con  nuestro  programa  de  recuperación  de  suelos  y  fertilización.  Segundo,  vamos  a  tratar  de  reconvertirlos  hacia  otros  cultivos,  como  el  tomate,  el  trigo  candial,  el  maíz.  Y  tercero,  vamos  a  tratar  de  reconvertirlos  hacia  los  frutales  menores  y  mayores,  donde  hay  un  tremendo  futuro”.

José  Ramón  Valente,  Ministro  de  Economía,  también  se  refirió  al  plan  realizado  por  Viña  San  Pedro,  respecto  a la  reconversión.  “Vamos  aplicar  ese  mismo  plan  ahora  para  la  región  del  Maule,  que  significa  convertir  tierras  agrícolas  de  un  destino  a  otro,  particularmente  de  remolachero  a  viñedos.  Ese  plan  no  solo  puede  ser  aplicado  para  viñas,  sino  que  es  un  modelo  que  implica  capacitación,  crédito,  darle  un  sustento  continuo  a  las  familias,  hasta  que  las  nuevas  plantaciones  empiecen  a  producir  y  creemos  que  también  se  puede  aplicar  a  los  berries  y  pueden  ser  muy  atractivos  en  la  región”.

Pese  a  la  disposición  del  Gobierno  de  ayudar  y  apoyar a  los  agricultores,  para  ellos  no  resulta  una  tarea  simple.  A  ojos  de  Escalona  “no  es  fácil  la  reconversión,  porque  si  uno  no  conoce  el  cultivo  difícilmente  lo  vas  a  manejar  en  dos  o  tres  años;  van  a  pasar  muchas  cosas.  No  es  llegar  y  aventurarse  con  un  cultivo  que  no  conoces,  porque  tienes  que  aprender  a  manejar  muchos  factores.  Es  riesgoso”.  Otro  aspecto  que  considera  Escalona  en  su  análisis,  es  que  para  dar  el  paso  a  la  reconversión  los  productores  requieren  contar  con  recursos  económicos.  “Además  de  las  plantas,  se  requiere  riego  tecnificado  y  tiempo,  ya  que  se  necesita,  en  promedio,  cinco  años  para  comenzar  a  cosechar”.  Por  lo  que  se  cuestiona  qué  van  hacer  los  agricultores  durante  ese  tiempo,  “si  esperamos  a  que  los  frutales  lleguen  a  producir,  nos  morimos  de  hambre  en  esa  espera”.

Para  Luis  Muñoz  no  es  una  opción  reconvertirse  a  frutales.  “Soy  un  agricultor  pequeño,  no  tengo  el  dinero,  ni  la  capacidad  de  poder  aguantar  cuatro  años  sin  producir.  No  puedo”.  A  su  juicio  el  recambio  a  frutales  no  es  una  alternativa  que  todos  pueden  realizar,  se  requiere  de  un  respaldo  financiero  para  poder  concretar  el  nuevo  paso.  Claramente  algunos  frutales  presentan  un  gran  potencial  en  la  zona,  con  buenos  precios  que  los  hacen  atractivos  a  los  ojos  de  los  agricultores,  pero  todos  coinciden  que  no  pueden  esperar  cinco  años  para  producir.  Walter  Harsh  señala  que  la  fruticultura  es  una  alternativa  solo  para  algunos  productores,  “porque  es  lento,  nos  demoramos  en  producir  y  mientras  tanto  cómo  vivimos.  Y  si  pensamos  en  otros  cultivos  como  el  maíz,  trigo  o  poroto,  no  tienen  un  precio  determinado.  Estamos  complicados”.

La  VII  región  posee  un  sello  de  calidad  agrícola,  que  el  mismo Ministro  de  Agricultura  destacó:  “El  Maule  Sur  tiene  que  integrarse  a  la  canasta  de  productos  exportados.  El  Maule  tiene  mucho  futuro,  no  los  vamos  a  dejar  solos  y  como  Gobierno  los  vamos  a  ir  a  acompañar”.  En  la  zona  destacan  los  cultivos  de  cerezas,  nogales,  avellano  europeo,  arándanos,  kiwi,  manzanas  y  peras,  por  lo  que  el  Gobierno  planea  alianzas  productivas  con  los  agricultores,  con  el  objetivo  que  den  un  paso  a  la  fruticultura.

UN  NUEVO  COMIENZO 

El  cierre  de  la  Planta  de  Linares  no  significa  que  el  cultivo  pierda  atractivo  para  los  productores  del  sur  de  nuestro  país.  Desde  IANSA  comentan: “Seguiremos  avanzando  a  paso  firme  en  mejorar  aún  más  los  rendimientos  por  hectárea.  A  nivel  operacional,  trabajaremos  en  aumentar  la  eficiencia  en  todos  los  procesos  fabriles;  y  a  nivel  industrial,  el  desafío  es  capturar  las  mejoras  en  eficiencias  productivas  que  estimamos  alcanzar,  basados  en  las  inversiones que  hemos  realizado  durante  los  últimos  años  para  mejorar  los  procesos  industriales”.

La  empresa  agrega  que  los  remolacheros  son  claves  en  la  cadena  de  valor  por  lo  que  el  cierre  de  la  planta,  aseguran,  es  una  decisión  compleja  en  pos  de  asegurar  la  continuidad  de  la  actividad  remolachera  en  el  país.  “Pese  a  las  dificultades,  estamos  muy  optimistas”.

Es  evidente  que  la  decisión  provocó  un  verdadero  terremoto  en  la  zona,  pero  muchas  veces  de  la  dificultad  emergen  los  mejores  desarrollos.  Es  así  como  hoy  los  agricultores  se  enfrentan  a la  necesidad  de  dejar  el  cultivo  de  la  remolacha  atrás  y  comenzar  a  escribir  una  nueva  historia.  Uno  de  los  caminos  es  la  fruticultura,  que  para  quienes  puedan  considerarla  tiene  el  enorme  atractivo  de  la  rentabilidad.  Así  como  los  productores  del  Maule  Norte  hace  veinte  años  se  atrevieron  a  innovar  en  la  fruticultura,  quizás  hoy  sea  el  turno  de  la  zona  sur.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA105-IX REGION-D