Por Mundoagro.cl el 27 junio, 2018

Desde siempre con la ovalada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
DH junio 2018

Juego  al  rugby  desde  los  siete  años.  Comencé  jugando  por  la  Católica  y  luego  por  el  Stade  Francés.  Durante  mi  época  escolar,  y  debido  a  que  el  colegio  así  lo  exigía,  tuve  que  dedicarme  al  basquetbol,  dejando  el  rugby  por  algunos  años,  pero  siempre  con  la  ilusión  de  volver  a  practicarlo.  Y  así,  luego  de  una  larga  negociación  con  el  director  del  colegio,  logré  que  me  permitiera  jugar  al  rugby  en  vez  del  basquetbol.  A  los  quince  años,  ingresé  al  Prince  of  Wales  Country  Club,  club  inglés  ubicado  en  Santiago  y  con  larga  tradición  en  este  deporte.

El  rugby  ha  sido  mi  pasión.  Lo  jugué  en  el  Country  Club  desde  la  Categoría  Infantil,  pasando  por  la  Juvenil  y  terminé  jugando  por  el  primer  equipo,  en  el  campeonato  de  primera  división  de  Chile.  También  tuve  la  oportunidad  de  representar  a  Chile  al  ser  seleccionado  nacional.  Este  deporte  me  ayudó  a  formar  el  carácter,  me  preparó  para  la  vida,  me  enseñó  mucho  del  trabajo  en  equipo,  de  humildad,  respeto,  tolerancia  y  me  entregó  muchos  otros  valores  que  aún  conservo  y  que  me  han  servido  en  la  vida  familiar  y  laboral.  También  es  aquí  donde  conocí  a  mis  mejores  amigos,  que  aún  mantengo.

A  pesar  de  todos  los  años  que  lo  he  jugado,  sólo  he  tenido  lesiones  menores.  El  rugby  es  un  deporte  de  contacto,  con  mucho  roce  y  golpes,  pero  es  muy  seguro,  ya  que  se  trabaja  duramente  el  estado  físico  y  la  técnica.  Es  por  esto  que  además  del  entrenamiento  semanal,  voy  al  gimnasio  durante  la  semana  y  troto  los  fines  de  semana.

La  camaradería  es  parte  importante  en  este  deporte.  Siempre  que  se  termina  un  partido,  viene  un  “tercer  tiempo”,  que  es  un  almuerzo  al  que  se  invita  al  equipo  visitante,  que  genera  un  ambiente  de  amistad  y  sana  camaradería.  Con  muchos  de  los  jugadores  de  otros  equipos  todavía  nos  seguimos  encontrando  en  la  cancha.  La  familia  también  es  parte  fundamental  en  este  deporte  y  siempre  está  incluida.  Desde  mis  inicios,  tanto  las  pololas  y  quien  hoy  día  es  mi  señora  me  acompañaron  a  todos  los  partidos,  y  por  supuesto  mis  hijos  también,  que  felizmente  lo  practican  en  el  colegio,  lo  que  me  llena  de  alegría  y  satisfacción.  No  me  pierdo  ningún  partido  de  ellos,  sin  importar  donde  sea.

Ya  con  47  años,  sigo  jugando  al  rugby  en  el  equipo  Old  Gold  del  Country,  pero  solo  de  manera  recreativa.  Todos  los  jueves,  y  sin  importar  el  clima,  nos  juntamos  en  el  club  a  entrenar  los  mismos  que  hace  treinta  años,  para  después  compartir  una  comida  donde  nos  ponemos  al  día  de  las  últimas  noticias  y  ya  organizamos  el  próximo  partido.

Carlos Enberg Mage, Gerente de Investigación y Desarrollo de KWS.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA107-APROBADA copy-V2