Por Mundoagro.cl el 2 abril, 2018

Donde nace el agro chileno

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
Foto Marzo 2018

Flamencos, taguas y patos se alimentan en las ricas riberas del Lago Chungará, con el nevado de Quisi Quisini como telón de fondo. En el Altiplano del norte de Chile, a 4.600 m de altitud, el nivel del lago y las precipitaciones sólidas permiten ver el efecto del llamado “invierno boliviano”. El verano de 2018 ha traído precipitaciones sobre el promedio, lo que garantiza la reposición de los humedales de altura, de los caudales de los ríos y de los acuíferos de los valles transversales.

Esto se refleja en beneficios evidentes para la fauna silvestre, para la ganadería y para las cuencas de riego de la precordillera y de los valles del desierto, como Azapa, Lluta y Camarones. En las regiones del norte del país que se benefician de las lluvias del altiplano, a lo largo de más de 1.100 km de norte a sur, entre Visviri y Alto del Carmen, hay nueve mil productores que riegan más de 35.000 hectáreas. Dentro de sus productos, destaca la mayor parte del tomate que se consume en el resto del país entre invierno y primavera, además de frutas tropicales y subtropicales, pimientos y muchos otros. Esta agricultura se hace cargo también de una masa ganadera de cerca de 200.000 cabezas, de la cuales 100.000 son ovinos y caprinos que se distribuyen entre costa y cordillera, mientras que hay 70.000 llamas y alpacas que se encuentran en las tierras altas y medias.

Las lluvias de verano se producen por el choque entre el sistema de altas presiones que domina el Pacífico tropical-sur oriental hasta unos 80-150 km tierra adentro y, por el este, la alta humedad asociada a las bajas presiones de Sudamérica que se desplaza hacia el oeste desde las tierras bajas de Bolivia y del norte de Argentina. La convección de las masas húmedas y su choque en altura con el aire frío descendiente en las altas presiones genera abundante nubosidad, lluvias, nevadas y granizo en las tierras altas durante los meses de diciembre a marzo. Esas precipitaciones son las que permiten el suministro regular de agua hacia las tierras bajas durante los restantes ocho meses del año.

Fotografía y texto: Carlos Gana

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA105-IX REGION-D