Por Mundoagro.cl el 25 mayo, 2018

El color de la protección

Expertos destacan potencial productivo de mallas de color para mejorar huertos de manzano.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
mallas de colores

Poniendo énfasis en las principales  ventajas  logradas  con  la  utilización  de  mallas  foto-selectivas,  se  dio  término  al  proyecto  apoyado  por  la  Fundación  para  la  Innovación  Agraria,  FIA,  denominado,  “Mejoramiento  de  la  competitividad  de  los  huertos  de  manzanos  mediante  el  desarrollo  de  mallas  con  técnicas  foto-selectivas  específicas  para  las  condiciones  climáticas  y  productivas  de  este  cultivo  en  Chile”.

La  iniciativa  fue  realizada  por  el  Departamento  de  Producción  Vegetal  de  la  Facultad  de  Agronomía  y  organismos  como  la  Fundación  para  el  Desarrollo  Frutícola  (FDF),  la  empresa  Delsantek  (fabricante  de  mallas),  las  exportadoras:  Copefrut  y  Unifrutti,  además  de  productores  de  manzanas  (Agrícola  Uni-Agri,  Agrícola  Argomedo  Ltda.  y  Agrícola  Coigue  Ltda),  quienes  validaron  el  potencial  productivo  de  la  utilización  de  mallas  de  colores  para  mejorar  huertos  de  manzanos.

Este  proyecto  tecnológico,  que  fue  desarrollado  en  un  plazo  de  tres  años,  fue  licenciado  en  2017,  siendo  el  principal  objetivo  crear  mallas  con  técnicas  foto-selectivas  específicas  para  las  condiciones  climáticas  locales.  El  coordinador  del  proyecto,  Dr.  Richard  Bastías,  ingeniero  agrónomo  y  académico  de  la  Facultad  de  Agronomía,  indicó  que  la  iniciativa  partió  con  el  desarrollo  de  los  prototipos  de  mallas,  pensando  en  dos  problemáticas  que  presentaba  la  industria:  “Primero  que  existe  una  alta  pérdida  de  frutas  por  daños  provocados  por  el  sol  sobre  las  manzanas,  se  habla  de  aproximadamente  100  millones  de  dólares  al  año  en  pérdidas,  por  fruta  que  no  es  exportada,  y  en  los  huertos  estamos  hablando  de  un  40%  de  descarte  de  fruta  que  no  se  va  a  packing.  Entonces  el  problema  económico  que  enfrenta la  industria,  que  ya  tiene  rentabilidad  baja,  es  considerable”.

Un  segundo  aspecto  de  igual  relevancia  tiene  que  ver  con  las  condiciones  extremas  de  radiación  y  temperatura  particulares  en  la  zona  productora  de  manzanas,  que  se  ha  agravado  por  temas  ambientales  como  el  cambio  climático.  “A  Chile  llegaron  mallas  con  estándares  internacionales  y  nosotros  las  creamos  con  estándares  locales,  tomando  en  consideración  factores  como  la  intensidad  de  radicación  solar,  las  diferencias  de  temperatura,  entre  otras  variables”,  explicó  el  Dr.  Richard  Bastías,  quien  se  refirió  a  algunas  de  las  ventajas  de  este  innovador  proyecto.

Las  mallas  se  transformaron  en  tres  prototipos  que  fueron  probadas  en  tres  localidades,  con  tres  variedades  distintas  de  manzanas.  “Encontramos  que  en  dos  variedades,  en  la  Pink  Lady  y  Granny  Smith,  el  prototipo  funciona  bien.  Estas  mallas  promueven  condiciones  para  que  la  fruta  se  autoproteja  desde  el  punto  de  vista  fisiológico  frente  a  la  radiación  solar  directa  y  altas  temperaturas”,  precisó  el  Dr.  Bastías.

Estas  mallas  de  alta  densidad, que  son  monofilamento,  duran  al  menos  siete  temporadas,  por  lo  que  temas  como  la  radiación  o  temperaturas  pueden  ser  trabajadas  a  largo  plazo.  Así  lo  explicó  el  académico  de  la  Facultad  de  Agronomía.  “La  radiación  directa  con  una  malla  monofilamento  negra,  al  20%  de  sombra,  la  reducción  de  la  radiación  directa  es  de  un  19%  y  con  una  malla  azul-gris  a  la  misma  densidad  de  tejido,  la  disminución  es  de  un  26%;  entonces  estamos  hablando  de  casi  un  10%  más  de  reducción  de  radiación  directa  sin  tener  que  incrementar  el  grado  de  sombreado  y  eso  es  un  impacto  positivo  en  la  producción”.  En  términos  de  daño  por  sol  en  la  variedad  Granny  Smith,  según  indicó  Bastías,  se  baja  un  10%  el  daño  de  quemadura  de  sol  en  comparación  a  la  condición  de  malla  negra,  y  sin  malla  el  impacto  sobre  el  golpe  de  sol  disminuyó  casi  un  20%.  El  color  de  la  fruta  tampoco  se  vio  alterado;  de  hecho  entre  el  70  y  75%  de  la  fruta  producida  bajo  la  malla  azul-gris,  el  color  fue  un  verde  intenso.  En  la  Pink  Lady,  se  logró  bajar  el  daño  por  sol  llegando  a  niveles  inferiores  al  2%  bajo  esta  malla,  sin  afectar  negativamente  la  coloración  de  frutos;  de  hecho  cerca  de  un  80%  de  la  fruta  bajo  estas  mallas  alcanzó  el  sobre  color  de  cubrimiento  que  es  lo  que  requiere  la  industria.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1