Por Mundoagro.cl el 8 agosto, 2018

El lazo irrompible

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
DH Julio 2018

Desde  que  tengo  uso  de  razón  que  la  naturaleza  y  el  contacto  con  el  medio  ambiente  me  han  cautivado.  Con  mi  abuelo  Víctor  (que  en  paz  descanse)  y  mi  padre,  también  llamado  Víctor  y  al  que  también  le  apodan  Chico  Torres,  empecé  a  compartir  los  maravillosos  momentos  de  la  pesca  y  la  caza  a  mis  cuatro  años  de  edad.  Lo  primero  fue  la  pesca,  con  las  inolvidables  salidas  al  lago  Rapel  y  Peñuelas,  donde  acompañaba  a  mi  viejo  con  sus  amigos  como  un  miembro  más  de  su  club  de  pesca  y  caza.  Ahí  conocí  los  gusanos  tebo,  que  al  principio  me  costaba  mucho  manipularlos  y  colocarlos  en  el  anzuelo,  aprendí  a  empatar  anzuelos  o  hacer  armadas.  ¡Hasta  hoy,  a  sus  87  años,  papá  me  las  lleva  hechas!  Me  gustaba  el  rito  de  levantarse  temprano,  armar  los  campamentos,  planificar  el  viaje  el  día  anterior,  el  cocaví  y  los  infaltables  huevos  duros  y  el  pollo  asado  que  nos  acompañaban  en  todos  nuestros  viajes.  Nos  internábamos  en  el  lago  con  los  botes  para  buscar  mejores  cotos  de  pesca  que  casi  siempre  se  coronaban  con  un  buen  número  de  piezas  capturadas,  “cauques”  como  les  dicen,  o  el  más  común,  el  pejerrey  argentino.  En  el  mar  sacábamos  jureles,  caballas,  lenguados,  corvinas,  entre  otros.  Esperábamos  en  las  rocas  a  que  la  marea  subiera  y  ahí  quedaban,  en  las  rocas,  los  famosos  pejesapos,  que  pescábamos  con  ganchos  para  después  hacer  exquisitas  sopas  de  ese  pez,  que  son  muy  reponedoras.

Pero  lo  más  importante  que  dejan  los  muchos  momentos  vividos  es  la  gran  conexión  y  los  irrompibles  lazos  que  se  crean  con  los  padres  y  los  hijos  a  través  de  la  comunicación,  las  experiencias  compartidas,  escuchar  a  los  adultos  y  sus  increíbles  historias,  que  muchas  veces  parecen  irreales,  pero  que  sucedieron  (otras  no,  je).  Queda  además  el  recuerdo  de  los  campeonatos  de  pesca  entre  los  clubes,  con  premios,  medallas,  copas  y  regalitos.

Una  vez  que  guardábamos  las  cañas,  nos  esperaban  los  asaditos.  El  famoso  tercer  tiempo  no  sólo  es  muy  relajante,  sino  que  reconforta  y  unifica.  Ese  era  el  momento  de  sentir  los  abrazos  de  mi  padre,  sus  consejos  llenos  de  sabiduría,  su  ejemplo,  su  apoyo,  su  incondicional  amor  y  enseñanzas  sin  límites,  que  han  hecho  de  la  experiencia  de  la  pesca  para  mí,  un  mundo  que  jamás  dejaré  de  lado  y  donde  siempre  se  aprende  algo  nuevo.  Por  eso  es  que  esas  salidas  siguen  hasta  el  día  de  hoy,  con  mi  padre,  mis  hijos  Tomás,  Diego  y  Benjamín  y,  por  supuesto,  los  grandes  amigos  de  siempre.

Víctor  Torres  es  Representante  Técnico  Comercial  zona  Centro  Sur  de  Biogram.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1