Por Mundoagro.cl el 9 agosto, 2018

¿Es hora de cambiar las variedades de uva de mesa?

Tawny Seedless y Fire Star son variedades de uva de mesa que surgen como alternativas a Flame. ¿Qué particularidades tiene como para el remplazo?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
Maylen uva

La industria  frutícola  sabe  que  para  triunfar  en  los  mercados  debe  escuchar  sus  requerimientos,  entre  los  que  el  calibre  y  que  la  fruta  no  se  parta,  han  tomado  cada  vez  mayor  relevancia.  Así  es  que  el  recambio  varietal  surge  como  una  necesidad  evidente  en  distintas  especies,  pero  particularmente  en  la  uva  de  mesa.  Si  entre  sus  variedades  hay  una  que  ha  dado  que  hablar  respecto  a  su  cambio,  esa  es  precisamente  Flame.

“Hay  variedades  como  Flame  que  yo  creo  que  no  tienen  nada  que  hacer  en  el  mercado  por  rendimiento,  postcosecha  y  partidura.  Y  el  mercado  no  sólo  lo  está  pidiendo,  sino  que  lo  está  gritando  con  fuerza”,  comenta  el  asesor  Martín  Silva,  quien  participó  de  la  tercera  versión  de  Expovid.  Ante  este  escenario  es  que  han  surgido  distintos  programas  pero  que  en  general  se  han  orientado  a  momentos  de  la  mitad  de  temporada  y  hacia  el  final  de  esta,  lo  que  ha  hecho  que  se  cuente  con  variedades  de alta  productividad  pero  tardías.

“Chile  entero  no  puede  moverse  hacia  atrás  y  no  podemos  empezar  nuestros  packing  tarde  porque  sino  no  tenemos  gente.  Necesitamos  variedades  tempranas  y  de  media  estación”,  agrega  Silva.  Es  bajo  este  panorama  que  aparece  Tawny  Seedless,  una  variedad  sudafricana  de  Lombardi  Genetics  que  según  los  expertos  podría  presentarse  como  una  alternativa.

OPCIÓN  DE  MAYOR  CALIBRE

Temprana  -Flame  más  cinco  días-,  roja,  sin  semilla,  crocante,  de  sabor  neutral,  alta  fertilidad,  con  buena  vida  de  postcosecha,  sin  partidura  por  lluvia  y  con  un  calibre  natural  de  18  mm,  que  con  gilebérico  puede  llegar  a  entre  20  y  24  mm.  De  esta  manera  describen  a  Tawny  Seedless  en  Sudáfrica,  donde  a  la  fecha  hay  entregadas  1.170.000  plantas  y  657  hectáreas  plantadas.  En  base  a  todo  ello  y  los  viajes  que  los  expertos  han  realizado  a  este  destino  es  que  la  consideran  una  buena  variedad  para  producir  en  Chile,  pero  además  para  contar  con  una  opción  a  Flame.

uva34“Yo  creo  que  tenemos  una  muy  buena  alternativa.  Tenemos  un  tremendo  problema  en  la  III  y  IV  región,  que  concentra  alrededor  del  60%  de la  Flame  chilena  y  lamentablemente  no  podemos  entrar  al  mercado  con  16  o  18  mm;  con  partidura  y  un  raquis  café  cuando  nos  está  esperando  fruta  americana,  peruana  e  incluso  brasilera  de  22  o  23  mm.  El  consumidor  norteamericano  ya  no  consume  fruta  de  16  mm.  La  fruta  mediana  en  este  mercado  se  está  despidiendo  y  la  Flame  es  pura  mediana”,  profundiza  Silva.

Más  allá  del  calibre,  según  consigna  el  experto,  otros  aspectos  que  juegan  a  favor  de  esta  variedad  en  comparación  con  Flame  es  su  mayor  productividad,  la  tolerancia  a  la  lluvia,  su  superioridad  en  postcosecha,  tanto  en  raquis  como  en  pudriciones  y  que  colora  con  mayor  facilidad.  A  favor  de  la  Flame  hay  que  destacar  su  mayor  crocancia.

Así  las  cosas,  se  trata  de  una  variedad  representada  por  ANA  que  está  comenzando  a  plantarse  comercialmente  en  Chile  (este  año  se  plantarán  35  hectáreas  en  manos  de  distintos  productores)  y  cuyo  modelo  de  negocios  es  abierto  pero  de  plantación  controlada.  Ello  quiere  decir  que  en  un  inicio  no  tendría  una  limitación  de  superficie  y  que  va  a  estar  sujeta  a  un  pago  de  royalty  por  planta  y  a  otro  en  base  a  producción.  Según  explica  Andrés  Valdivieso,  ejecutivo  de negocios  de  ANA,  en  el  primer  caso  se  va  a  cobrar  US$  1  más  un  fee  de  propagación,  valor  que  si  bien  aún  no  está  determinado,  debiera  ser  entre  40  o  50  centavos  adicionales.  En  tanto,  el  segundo  valor,  será  de  9  centavos  por  cada  kilo  de  fruta  producido.

SIN  PARTIDURA

Bajo  el  panorama  que  enfrenta  Flame  a  nivel  nacional,  surge  otra  variedad,  también  de  origen  sudafricano,  que  se  podría  plantear  como  una  alternativa.  Se  trata  de  Fire  Star,  la  marca  comercial  de  la  variedad  Icon,  que  en  Sudáfrica  alcanzaba  al  2017  las  200  hectáreas  plantadas  y  en  Chile,  73.  Ésta  corresponde  a  una  de  color  rojo,  con  buena  madurez,  un  tamaño  entre  16  y  22  mm  y  con  fecha  de  cosecha  Flame  con  18°  Brix.  Al  tener  estas  características  se  podría  cuestionar  si  se  parte  o  no.

Diego  Bustos,  jefe  de  Productos  Vides  de  ANA,  recuerda  una  serie  de  mediciones  que  se  hicieron  de  ambas  variedades  cuando  dos  días  antes  de  la  cosecha  cayeron  8  mm  de  agua.  Tras  medir  los  grados  Brix  los  resultados  arrojaron  que  Fire  Star  se  partió  un  0,4%  versus  Flame  que  lo  hizo  en  un  14,9%.  “Yo  creo  que  de  todas  maneras  es  una  muy  buena  alternativa.  Comparte  atributos  como  la  fertilidad  pero  supera  ampliamente  en  la  tolerancia  a  partidura,  son  cifras  completamente  distintas  que  tienen  incidencias  en  el  costo  de  producción”, indica.

A  la  hora  de  optar  por  Tawny  o  por  Fire  Star,  Bustos  señala  que  se  trata  de  dos  variedades  complementarias.  Y  es  que  se  debe  captar  gente  y  tener  un  flujo  dentro del  packing.  “Creo  que  es  una  muy  buena  idea  partir  con  una  Fire  Star,  que  te  va  a  dar  diez  días  de  inicio  de  cosecha,  y  cuando  estés  terminando  comienzas  con  Tawny.  Creo  que  ambas  son  dos  muy  buenos  complementos,  que  producidas  de  la  mano  pueden  entrar  para  el  nicho  de  las  variedades  rojas  tempranas”. Ante  todo  este  escenario  el  cuestionamiento  que  se  hace  el  asesor  Dragomir  Ljubetic  es  si  efectivamente  vale  la  pena  reemplazar  a  Flame.  “Cuando  uno  dice  ésta  produce  tres  mil  cajas,  calibre  20-21  y  tengo  una  variedad  que  produce  3.500  cajas  calibre  21-22  y  que  no  se  parte,  mi  pregunta  es:  ¿la  tengo  que  reemplazar  porque  tengo  una  variedad  que  no  posee  su  problema  o  debo  poner  una  que  sea  absolutamente  potente?  Yo  la  voy  a  cambiar  cuando  haya  una  variedad  que  produzca  3.800,  4.000  cajas  de  muy  buen  calibre,  de  muy  fácil  manejo  y  que  no  se  parta”.  Y  es  que  el  problema  para  este  experto  es  que  igualmente  se  va  a  contar  con  una  competencia  mundial de  variedades  tardías  que  al  tenerlas  más  tempranas  se  encuentran  con  Flame  o  su reemplazo.

“Tiene  que  ser  una  variedad  potente  en  su  mérito,  tan  buena  como  todas  las  tardías.  De  lo contrario  no  tiene  sentido.  Tawny  y  Fire  Star  están  pensadas  en  el  reemplazo  de  Flame,  pero  ahí  me  hago  la  pregunta:  ¿Reemplaza  a  Flame  porque  no  se  parte?  No,  la  reemplaza  porque  tiene  23  mm,  porque  toma  full  color,  produce  cuatro  mil  cajas  por  hectárea  y  tiene  fácil  manejo.  Eso  es  lo  que  tenemos  que  abordar.  Todavía  estamos  en  una  etapa  inicial  para  decir  hay  un  reemplazo  definitivo.  No  es  una  por  otra,  es  una  mucho  mejor  que  la  otra  porque  así  compito  con  variedades  tardías  de  Perú  y  Copiapó”,  sintetiza.

MADE  IN  CHILE

A  Chile  le  falta  por  avanzar  en  cuanto  al  recambio  de  variedades,  pero  también  en  lo  que  a  material  genético  se  refiere.  En  este  sentido  y  hablando  de  la  uva  de  mesa,  destaca  Iniagrape-one,  la  primera  variedad  made  in  Chile.  Desde  el  2012  hasta  la  temporada  pasada  se  ha  validado  que  se  trata  de  una  variedad  negra,  sin  semilla,  con  una  forma  de  racimo  cónica  y  con  una  fecha  de  cosecha  de  media  estación.

Así  lo  explica  Felipe  Bonelli,  gerente  general  de  Viticultura  y  Fruticultura  Asociados,  quien  también  se  refirió  al  ajuste  de  carga  y  arreglo  de  racimo.  Respecto  del  primer  punto  señala  que  se  debe  buscar  un  potencial  de  3.500  cajas  en  adelante,  por  lo  que  en  preflor  se  ajusta  la  carga  a  un  racimo  por  brote  y  la  recomendación  pasa  por  dejar  como  máximo  tres  racimos  por  cargador.  En  cuanto  al  arreglo  de  racimo  advierte  que  se  debe  contar  con  un  máximo  de  100  bayas  por  racimo.  “Cuando  tenemos  120  o  130  vamos  a  sacrificar  calibre,  por  lo  que  el  ideal  es  90  bayas”.  Pero  un  punto  que  destaca  de  esta  variedad  es  su  buen  sabor  lo  que  se  atribuye  a  la  buena  relación  sólido  soluble/acidez.  Para  resaltarlo  es  que  se  busca  un  nivel  de  sólidos  solubles  de  más  de  21°  Brix  y  con  una  acidez  de  0,7%,  consigna  el  experto,  y  agrega  que  en  el  fondo  lo  que  se  busca  es  obtener  valores  de  la  relación  azúcar-acidez  mayores  a  35.  A  juicio  de  Dragomir  Ljubetic  se  trata  de  una  variedad  a  la  que  le  va  a  tocar  una  gran  competencia  dado  que  al  esperarla  para  que  obtenga  más  crocancia,  sabor  y  firmeza,  termina  siendo  dos  semanas  después  de  Thomson,  época  en  la  que  van  a  caer  varias  variedades  nuevas  de  color  negro  como  Sweet  Favor  o  Sweet  Joy.  Así,  el  punto  que  le  ve  a  su  defensa  es  precisamente  que  se  trata  de  una  variedad  más  rica  de  comer,  por  lo  que  hay  que  potenciar  el  sabor.  “Se  deben  hacer  los  trabajos  de  luz  y  manejo  para  que  se  ponga  más  firme  y  crocante  y  que  por  sabor  pase  por  encima  o  compita  en  una  línea  distinta  a  todas  estas  negras  que  vienen,  que  son  altamente  productivas,  no  de  un  excelente  sabor  pero  más  crocantes  y  firmes”,  indica.

DE  INIAGRAPE-ONE A  MAYLEN

En  abril  de  2012  se  lanzó  comercialmente  la  variedad  Iniagrape-One.  De  ahí  en  adelante  se  continuó  su  desarrollo  comercial  y  ya  en  2013  comenzó  la  plantación  en  huertos  comerciales.  Hoy  además  se  llega  a  conocer  como  Maylen,  su  marca  comercial,  que  en  mapudungun  significa  princesa,  mujer  poderosa,  noble  e  inteligente.      “Esto  viene  a  coronar  y  retribuir  todo  el  trabajo  hecho  por  el  equipo  de  investigadores  que  lograron  sacar  esta  variedad  y  que  ha  sido  exitosa.  En  estos  procesos  de  mejoramiento  surgen  muchas  variedades,  muchas  líneas,  que  a  veces  pueden  ser  miles  pero  son  muy  pocas  las  que  finalmente  llegan  a  lo  que  hoy  estamos  lanzando”,  señala  Enrique  Stange,  jefe  nacional  de  Transferencia  de  Productos  Tecnológicos  de  INIA.

La  industria  de  la  uva  de  mesa  ha  dado  que  hablar  en  Chile,  no  sólo  por  sus  tareas  pendientes,  sino  que  por  la  calidad  de  sus  productos.  Es  hora  de  realizar  los  cambios  necesarios  para  que  este  sector  siga  posicionándose  como  lo  ha  hecho  hoy  Maylen.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
1