Por Mundoagro.cl el 27 agosto, 2018

Una puerta de entrada a las inversiones extranjeras

En los últimos años se han concretado diferentes inversiones extranjeras en nuestro sector agrícola. ¿Qué ven desde afuera? La posibilidad de acceder y desarrollar otros mercados son parte de los beneficios.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir

Cuenta  con  un  9%  del  área  cultivable  del  planeta  pero  también  concentra  el  20%  de  la  población  mundial.  Este  panorama  es  el  que  ha  llevado  a  China  a  transformarse  en  un  gran  importador  de  alimentos,  escenario  en  el  que  Latinoamérica,  y  Chile  en  particular,  adquiere  un  rol  relevante  como  proveedor.  Pero  esto  también  ha  hecho  que  el  gigante  asiático  mire  a  nuestro  país  con  otros  ojos  y  haya  decidido  invertir  en  su  sector  agrícola.  Si  nos  remontamos  al  año  2010  destaca  la  inversión  de  US$18  millones  por  parte  de  Cosco  (China  Ocean  Shipping  Company)  en  la  compra  de  activos  de  la  viña  Bisquertt,  transacción  que  incluyó  una  bodega  y  350  hectáreas  de  producción  en  el  Valle  de  Colchagua.  Pasamos  al  2013  y  llega  el  joint  venture  entre  Joyvio  —brazo  agroindustrial  del  grupo  Legend—  y  Subsole,  que  consistió  en  la  compra  de  campos  de  arándanos,  kiwis,  nueces,  uvas  y  cerezas.  A  mediados  de  2017  la  empresa  Yantai  Changyu  Pioneer  Wine,  el  grupo  vitivinícola  más  grande  de  China,  optó  por  adquirir  cuatro  viñas  chilenas  por  un  monto  que  llegó  a  cerca  de  los  US$  50  millones.  Y  a  inicios  de  este  año,  Yanghe,  filial  del  grupo  Jiangsu  Yanghe  Distillery,  pagóUS$66  millones  por  el  12,5%  de  la  Viña  San  Pedro  Tarapacá. Factores  que  van  más  allá  de  la  seguridad  y  estabilidad  que  ofrece  Chile  han  hecho  que  se  concreten  en  nuestro  país  las  inversiones  extranjeras,  que  provienen  principalmente  de  Norteamérica  (EE.UU.  y  Canadá),  Europa  y  China.  Y  en  este  último  caso,  un  beneficio  es  que  ya  no  son  sólo  importadores  y  consumidores,  sino  que  pasan  a  ejercer  el  papel  de  productores,  según  comenta  Juan  Esteban  Musalem,  presidente  de  la  Cámara  Chileno  China  de  Comercio,  Industria  y  Turismo.

Pero  al  hablar  de  inversiones  sale  a  la  palestra  el  ámbito  comercial,  en  especial  al  tratarse  de  estas  naciones  dado  que  los  acuerdos  entre  ambas  partes  han  eliminado  aranceles  y  trabas.  Esto  es  lo  que  ha  permitido  cuadruplicar  las  exportaciones  y  convertirse  en  la  principal  fuente  de  fruta  fresca  para  los  consumidores  chinos,  según  indica  Ian  Frederick,  director  (s)  de  InvestChile,  quien  además  destaca  el  olfato  de  las  empresas  locales,  que  han  mejorado  su  logística  para  llegar  a  ellos,  incluso  instalando  oficinas  allá.  Se  trata  de  una  serie  de  elementos,  entonces,  que  hacen  atractivo  invertir  en  el  país  y  exportar  desde  acá.

EL  TRAMPOLÍN

De  esta  manera  Chile  ya  no  sólo  se  ve  como  uno  de  los  principales  proveedores  de  fruta  fresca,  sino  como  una  plataforma  para  la  exportación  a  otros  mercados.  Y  es  algo  que  no  sólo  se  advierte  desde  China,  sino  que  también  desde  Inglaterra.  Para  Eduardo  Olate,  consultor  de  desarrollo  de  negocios  que  ayuda  a  empresas  británicas  a  llegar  a  nuestro  país,  el  interés  de  Chile  como  puerta  de  entrada  para  otros  mercados  es  algo  que  efectivamente  se  nota.  Destaca  que  se  presenta  como  un  “trampolín”  para  los  mercados  de  Perú,  Colombia  y  México,  pero  no  así  para  el  Mercosur,  dado  que  las  barreras  arancelarias  son  similares  a  las  que  ellos  tienen  directamente  y  que  también  posee  Chile.

Precisamente  este  atractivo  fue  el  que  advirtió  Shoof  International,  empresa  neozelandesa  que  se  instaló  en  Chile  a  fines  de  2010  para  la  venta  de  insumos.  Como  el  país  más  atractivo  para  empezar  el  desarrollo  comercial  hacia  Latinoamérica  es  como  Julián  Ramírez,  gerente  general  de  esta  filial,  define  a  Chile.  “Es  en  este  momento  un  país  referencia  para  el  resto  de  la  región  y  esto  es  clave  para  nuestros  planes de  expansión”,  señala  y  agrega  que  hoy  en  día  se  encuentran  en  la  fase  de  consolidación  de  la  operación  con  lo  que  iniciarán  un  nuevo  ciclo  de  desarrollo  exportador  hacia  la  región.

Hace  unos  veinte  años,  la  empresa  francesa  Primland,  especializada  en  kiwi,  apostó  por  Chile  y  llegó  a  Curicó,  zona  central  de  este  cultivo,  donde  han  visto  una  serie  de  ventajas.  Entre  ellas  destaca  la  posibilidad  de  acceder  a  otros  mercados.  Y  es  que  la  cantidad  de  TLC  que  tiene  Chile  firmados  con  el  mundo  les  ha  permitido  desarrollar  mercados  como  Corea,  China  y  Japón.  Es  más,  según  recuerda  Etienne  Malaguti,  gerente  de  exportaciones  de  la  compañía,  a  pesar  de  ser  una  empresa  extranjera,  Primland  Chile  fue  la  primera  en  realizar  envíos  a  China  en  directo.

Esta  compañía  ha  sido  pionera  en  Francia  en  el  negocio  del  kiwi,  por  lo  que  otro  factor  que  los  dirigió  a  nuestro  país  fue  la  posibilidad  de  desarrollar  su  oferta  con  un  abastecimiento  de  contra  estación  que  les  permita  manejar  una  marca  todo  el  año.  Así  es  que  la  empresa  ha  tenido  un  crecimiento  progresivo  en  nuestro  país,  siendo  primero  un  exportador, para  luego  tomar  a  cargo  una  planta  procesadora  y  desde  algunos  años  pasar  a  ser  productores.

Contar  con  campos  productivos  es  precisamente  una  de  las  formas  a  través  de  las  que  llegan  estos  inversionistas  a  nuestro  país,  mientras  que  otros  lo  hacen  por  medio  de  la  asociatividad.

¿TIERRAS  CON  POTENCIAL  O  CAMPOS  PRODUCTIVOS?

Clientes  que  sólo  buscan  la  tierra  para  luego  desarrollar  sus  propios  proyectos  agrícolas  o  bien  inversionistas  que  ponen  sus  ojos  en  campos  ya  productivos.  Estas  son  las  dos  modalidades  que  señalan  desde  Colliers  Internacional  respecto  a  las  inversiones  relacionadas  con  los  predios  agrícolas.  Quienes  las  llevan  a  cabo  son  mayoritariamente  fondos  de  inversión,  los  que  se  han  incrementado  con  el  paso  de  los  años.  Según  recuerda  Alejandro  Friedli,  gerente  del  Área  Grandes  Empresas  Regiones  y  Agrícola  del  Banco  de  Chile,  si  en  2007  existían  40  fondos  especializados  en  la  alimentación  en  el  mundo,  hoy  esa  cifra  asciende  a  más  de  300.  “Se  trata  de  fondos  con  mucho  capital  que  ven  en  este  negocio  de  alimentación  y  agricultura  un  futuro  muy  auspicioso.  Antes  sólo  el  valor  de  la  tierra  era  lo  relevante,  pero  ahora  existe  además  el  alimento  que  puedes  producirarriba  de  ella”,  aclara.

inversiones exAl  optar  entre  ambas  opciones  hay  una  que  predomina  de  sobremanera.  Los  inversionistas  se  inclinan  por  campos  en  los  que  haya  algo  más  armado  y  no  deban  partir  de  cero.  Y  es  que  en  estos  encuentran  la  historia  que  les  permite  conocer  cuánto  ha  producido  y  en  base  a  la  que  es  más  fácil  modelar  una  inversión  de  estas  características.  Así  lo  indica  Alberto  Cardemil,  socio  de  Carey,  quien  agrega  que  normalmente  el  paso  siguiente  a  la  adquisición  de  un  campo  en  producción  es  la  realización  de  mejoras. A  mediados  de  junio  la  empresa  californiana  Limoneira  realizó  la  compra  de  Frutícola  San  Pablo,  ubicada  en  La  Serena,  la  que  efectivamente  contará  con  algunos  upgrades. La  operación,  que  fue  por  US$13  millones,  implica  la  compra  de  la  firma,  así  como  sus  activos  relacionados.  Pero  además  esperan  invertir  un  monto  adicional  de  US$2,8  millones  destinados  a  nuevas  plantaciones  de  cítricos  e  infraestructura  hídrica  para  expandir  las  producciones  de  limones  y  naranjas.

Si  bien  hay  quienes  adquieren  el  total  de  una  empresa  chilena,  no  necesariamente  significa  que  la  operen  de  forma  individual,  sin  presencia  de  ejecutivos  y  productores  nacionales.  Es  más,  muchos  optan  por  esta  opción,  lo  que  según  los  expertos  les  entrega  un  plus.

DE  LA  MANO

El  know  how  tanto  en  su  aspecto  técnico  de  manejos  en  el  campo,  como  de  la  propia  idiosincrasia  del  chileno,  es  lo  que  hace  que  algunos  inversionistas  extranjeros  adquieran  compañías  en  nuestro  país  pero  en  sociedad  con  productores  locales.  Esta  es  una  de  las  figuras  que  más  ha  visto  Michael  Wallace,  gerente  Agroindustria  y  Alimentos  del  Banco  Bice,  quien  asegura  que  es  algo  que  depende  de  la contingencia  que  tenga  el  balance  de  esa  empresa.

“Si  hay  aspectos  que  puedan  dificultar  la  adquisición,  probablemente  van  a  analizar  la  posibilidad  de  comprar  los  activos.  Pero  si  se  trata  de  una  empresa  sin  mayores  contingencias  tributarias  y  financieras,  en  general  va  a  preferir  comprarlo,  asociarse  y  aprovechar  el  know  how  del  socio  fundador”,  profundiza. La  inversión  en  Chile  tiene  que  ver  con  la  capacidad  productiva  de  lo  que  van  a  comprar  y  para  poder  hacerlo  se  debe  ver  dónde.  El  lugar  al  que  llegan,  según  consigna  Friedli,  es  siempre  uno  de  los  aspectos  relevantes  para  los  inversionistas,  pero  también  con  quién  lo  hacen.  “Ojalá  siempre  vengan  tomados  de  la  mano  de  agricultores  locales  que  los  apoyen  y  además  se  asocien  con  ellos  de  manera  de  fomentar  la  producción  y  el  crecimiento  del  país  y  de  los  agricultores  chilenos,  que  son  los  que  tienen  la  experiencia”,  indica  y  agrega  que  al  llegar  de  forma  individual  se  deben  enfrentar  a  una  serie  de  aspectos  desconocidos  que  hacen  más  difícil  alcanzar  el  éxito.  La  cultura,  el  idioma  y  la  forma  de  trabajo  son  distintas,  a  lo  que  se  suma  el  suelo  y  la  climatología,  características  que  pueden  haberles  contado,  pero  no  han  tenido  la  experiencia  al  respecto.

De  esta  manera,  si  están  asociados  con  un  productor  serio  y  que  conoce  el  rubro  es  más  fácil  que  salgan  adelante  rápido,  su  inversión  sea  una  buena  y  que  promueva  la  de  otros. En  proyectos  de  asociatividad  provenientes  de  China  es  en  los  que  ha  estado  trabajando  Matías  Araya,  socio  fundador  de  Araya  y  Cía.,  a  quien  le  ha  tocado  ver  tanto  la  compra  de  una  viña  completa  como  la  asociación,  por  ejemplo,  con  un  productor  nacional  de  cerezas  que  ya  tiene  una  operación  andando.  “En  general  siempre  buscan  algún  grado  de  asociatividad  con  actores  nacionales,  eso  es  lo  que  más  me  ha  tocado  ver.  Muchos  de  esos  inversionistas  es  gente  que  de  alguna  manera  forma  parte  de  la  cadena  del  negocio  y  que  buscan  integrarse  en  Chile  y  lo  han  hecho  invirtiendo  con  asociados”.

EN  DIRECCIÓN  AL SUR

En  términos  generales  Chile  destaca  por  su  producción  de  fruta,  sector  que  ha  llamado  mayoritariamente  la  atención  de  los  inversionistas  extranjeros,  junto  con  el  área  vitivinícola.   Así  es  que  el  valle  central,  entendiéndose  desde  la  zona  de  San  Felipe-Los  Andes  hasta  Talca,  es  el  que  más  ha  captado  el  interés  de  afuera,  según  indica  Cardemil.  Pero  todo  se  ha  ido  extendiendo  hacia  el  sur,  por  lo  que  dependiendo  del  tipo  de  cultivo,  se  puede  llegar hasta  Temuco.

Encontrar  una  mayor  superficie  es  el  factor  que  a  juicio  de  Araya  puede  influir  en  que  se  dirijan  hacia  el  sur  del  país,  dado  que  la  disponibilidad  de  ciertas  zonas  se  encuentra  copada.  Pero  a  esto  se  suma  el  potencial  del  sector  lácteo,  con  lo  que  Alejandro  Friedli  recuerda  la  llegada  de  Manuka  a  nuestro  país,  empresa  neozelandesa,  con  gran  crecimiento  en  los  últimos  años  en  este  sector  y  que  tomo  el  control  de  la  ex  hacienda  Rupanco.

Precisamente  el  valle  central  y  el  sur  son  las  zonas  agrícolas  que  más  han  aumentado  su  plusvalía,  según  datos  entregados  por  Colliers  Internacional.  Como  explica  Matías  García-Huidobro,  gerente  del  Área  Agrícola  de  esta  entidad,  entre  la  VI  y  VIII  región  en  los  últimos  diez  años  ha  habido  un  aumento  por  sobre  el  100%  de  plusvalía  por  hectárea  en  zonas  con  buen  acceso  a  agua  y  donde  principalmente  se  encuentran  plantaciones  de  cítricos,  paltos,  nogales,  cerezos,  avellano  europeo,  arándano  y  uva  de  mesa.

Respecto  de  la  X región,  indica  que  durante  los  últimos  cinco  años  ha  habido  áreas  que  han presentado  un  aumento  de  hasta  un  50%  en  su  plusvalía,  lo  que  se  atribuye  principalmente  a  la  llegada  de  cultivos  frutales  como  cerezos  y  avellano  europeo. Pese  a  que  la  tierra  ha  incrementado  su  valor  se  trata  de  un  negocio  que  para  el  extranjero  sigue  siendo  atractivo.  Sin  embargo  es  necesario  aclarar  el  panorama  hídrico  en  el  país,  aspecto  que  podría  convertirse  en  una  gran  piedra  de  tope.

TAREAS  PENDIENTES

Si  antes  la  mano  de  obra  era  el  principal  tema  por  el  que  se  consultaba  a  la  hora  de  hacer  una  inversión  en  el  rubro,  hoy  es  el  agua.  Y  es  que  como  explica  Cardemil,  cuando  se  va  a  realizar  una  inversión  se  deben  preocupar  de  cuáles  son  los  derechos  de  agua  que  vienen  con  el  campo,  si  basta  con  ellos  o  si  es  necesario  un  complemento.  Pero  pese  a  ello,  en  su  opinión  no  representa  una  piedra  de  tope,  ya  que  existe  una  confianza  en  el  país  y  su  sistema. Dado  el  calentamiento  global,  la  falta  de  agua  es  algo  que  se  da  en  todos  los  países,  por  lo  que  para  Felipe  Tupper,  asociado  de  Carey,  por  lo  menos  hoy,  no  se  trata  de  algo  que  pueda  frenar  este  tipo de  inversiones. “Desde  el  punto  de  vista  del  inversionista  debiese  estar  tranquilo.  Yo  no  veo  que  ese  sea  el  problema.  Fue  puesto  arriba  de  la  mesa  y  en  la  medida  que  se  superen  los  problemas  de  infraestructura,  se  van  a  ir  superando  los  problemas  de  sequía”,  sostiene Araya. Pero  para  muchos  ese  es  precisamente  el  problema.  Chile  cuenta  con  un  problema  de  conducción  y  no  de  escasez,  por  lo  que  se  requiere  hacer  más  embalses,  especialmente  en  la  zona  centro-sur.  “Chile  tiene  potencial por  ese  lado,  pero  no  es  fácil  construir  embalses.  Más  o  menos  se  ha  construido  un  embalse  por  cada  gobierno  en  los  últimos  años,  lo  que  es  bastante  bajo.  Se  ve  que  la  zona  norte  tiene  bastantes  embalses,  pero  en  el  centro  hay  menos  y  de  ahí  hacia  el  sur,  ya  no  hay”,  advierte  Friedli.

Esta  misma  postura  es  la  que  mantiene  Cardemil,  quien  asegura  que  pese  a  que  la  construcción  de  embalses  es  una  medida  de  mediano  plazo,  su  inversión  es  de  largo  aliento  y  los  ciclos políticos  con  los  que  cuenta  Chile  conspiran  contra  estos  desarrollos.

Si  bien  el  consenso  apunta  a  que  el  tema  hídrico  aún  no  corresponde  a  una  traba  para  las  inversiones  que  provienen  del  extranjero,  es  algo  que  se  debe  trabajar  ya  que  permitiría  aumentar  la  oferta  de  tierra  con aptitud  agrícola.  Pero  además,  nuestra  realidad  en  esta  temática  contrasta  con  la  de  Perú,  país  que  ha  trabajado  el  abastecimiento  y  que  ha  hecho  un  buen  trabajo  en  la  producción  de  uvas,  paltas  y,  últimamente,  arándanos.

Esto  es  lo  que  a  juicio  de  Wallace  hace  que  se  deba  mirar  con  especial  atención  al  país  vecino,  el  que  sí  podría  convertirse  en  un  gran  obstáculo.  “Lo  han  hecho  muy  bien  en  todo  el  tema  del  abastecimiento  hídrico.  Han  hecho  inversiones  muy  propicias  y  llega  a  ser  muy  atractivo  para  el  inversionista  extranjero.  Eso  está  mermando  un  poco  las  posibilidades  del  norte  de  Chile.  Quizás  esta  zona  debe  replantearse  qué  producir,  cómo  hacerlo  y  la  manera  de  enfrentar  ya  no  esta  amenaza,  sino  la  realidad  peruana”,  profundiza.

Un  inversionista  chino,  a  juicio  de  Araya,  perfectamente  podría analizar  un  proyecto  en  Chile  o  en  Perú  ya  que  en  este  último  tiene  ventajas  como  menores  costos  y  mayores  extensiones.  Si  bien  para  Ian  Frederick,  director  (s)  de  InvestChile,  este  país  presenta  un  potencial  innegable,  asegura  que  se  trata  de  una  oferta  de  productos  complementaria  a  la  de  Chile.  “Hemos  atendido  a  inversionistas  interesados  en  importar  fruta  desde  Perú,  para  luego  envasarla,  procesarla  y  despacharla  a  múltiples  destinos  desde  nuestros  puertos.  En  este  sentido,  el  recurso  primario,  su  calidad  y  diversidad,  son  importantes  pero  no  determinantes  a  la  hora  de  materializar  inversiones  que  involucren  una  integración  a  la  cadena  de  suministro”.

EFECTOS  NACIONALES

Sin  dudas  la  llegada  de  capitales  extranjeros  al  sector  agrícola  ha  sido  positivo  para  el  rubro  ya  que  le  da  dinamismo  y  potencia  un  sector  que  se  considera  uno  de  los  pilares  de  la  economía.  ¿Pero  qué  implicancias  ha  tenido  para  el  productor  nacional?  El  aumento  en  el  precio  de  los  predios  agrícolas  genera  presiones  para  que  los  agricultores  se  muevan  a  los  cultivos  más  rentables,  lo  que  ha  afectado  principalmente  a  los  productores  de  cultivos  anuales.  Este  es  el  análisis  que  realiza  Jorge  Bravo,  economista  de  Quiroz  y  Asociados,  quien  destaca  que  en  los  últimos  diez  años  la  superficie  dedicada  al  cultivo  de  trigo  y  maíz  disminuyó  un  13%  y  34%,  respectivamente;  mientras  que  la  superficie  destinada  al  arándano  y  cerezo  aumentó  177%  y  153%,  en  cada  caso.

Cerezas,  paltos,  cítricos  y  frutos  secos  son  los  cultivos  que  a  juicio  de  Michael  Wallace  le  han  ido  ganando  terreno  a  otras  especies  dada  su  mayor  demanda  y  mejor  entrada  en  los  mercados.  Es  cosa  de  analizar  la  llegada  de  los  cítricos  a  Estados  Unidos  y  las  cerezas  a  China.  “Están  muy  fuertes  entonces  eso  ha  hecho  aumentar  la  rentabilidad  y  ha  direccionado  un  poco  la  mirada  de  los  inversionistas  o  la  búsqueda  de  estos  activos  por  sobre  otros,  como  las  manzanas  y  peras”.

Las  inversiones  provenientes  del  exterior  hacia  nuestra  agricultura  ya  hace  tiempo  son  una  realidad.  Pero  para  continuar  por  este  buen  camino  se  debe  seguir  trabajando  la  disponibilidad  hídrica  y  el  recambio  varietal:  bien  es  sabido  que  el  valor  de  un  activo  va  a  depender  de  si cuenta  con  las  variedades  nuevas  o  aquellas  que  van  en  retirada.  Está  en  nuestras  manos  hacer  los  cambios  necesarios  y  seguir  posicionando  a  Chile  como  el  destino  atractivo  que  es  hoy.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes