Estás leyendo
Al menos un 15% de las cerezas se dañaron por las lluvias del sábado

Al menos un 15% de las cerezas se dañaron por las lluvias del sábado

Mundoagro
Al menos un 15% de las cerezas se dañaron por las lluvias del sábado

La pérdida más grande se observa en la principal zona cerecera del país, la región del Maule, donde Fedefruta calcula que -por lo menos- un 25% de la producción no pueda exportarse debido al agua caída que entró a la fruta.

Justo cuando las cerezas en Chile prevían un incremento récord en sus envíos a los mercados, anticipando la exportación de entre 20 y 22 millones de cajas, las lluvias del sábado provocaron un daño importante a esta especie entre las regiones Metropolitana y del Maule, lo que según datos preliminares de Fedefruta, se traduciría en un 15% menos de cerezas esta temporada.

Los huertos cercanos a Santiago fueron los menos perjudicados, debido a que estaban trabajando las últimas cosechas de esta fruta en la Región Metropolitana, y solo cayeron entre 4 y 11 milímetros de agua. De todas maneras, el director de Fedefruta y productor de cerezas de Calera de Tango, Cristián Allendes Marín, estima un daño entre el 5% y 10% en la producción restante.

La situación sin embargo se vuelve más grave en la medida que se avanza hacia el sur, pues allí la cereza se encontraba en plena cosecha.

En la Región de O’Higgins, donde según datos de pluvimetría hubo de 12 a 30 milímetros de agua en las zonas frutícolas, se prevé que un 20% de la cereza de exportación no pueda destinarse a los mercados, según cálculos de Claudio Vergara Tagle, productor y director de Fedefruta. En la región del Maule, mientras tanto, el productor/exportador y también director de la Federación, Antonio Walker Prieto, señala una pérdida desde el 25% hasta un 40%, a causa de las precipitaciones que en algunas zonas llegaron a los 43 milímetros.

“El daño en la cosecha estará a la vista tres días después de la lluvia, por lo que nos encontramos evaluando la situación”, comenta Walker, también presidente de Fruséptima. “Lo que sí podemos adelantar es que la pérdida es grande, y echa por la borda la proyección de por lo menos 20 millones de cajas para esta temporada”, agregó.

Te podría interesar
SNA y reforma laboral: “Las indicaciones son insuficientes"

Captura de pantalla 2014-12-02 a la(s) 11.15.30
La cereza se daña por las lluvias debido a que, por presión osmótica, absorbe el agua y se hincha, lo que provoca que finalmente explote. “La gota entra a la epidermis del fruto y la revienta, como un globo al que no le entra más aire”, grafica Antonio Walker.

“Cuando anunciaron el frente decidimos duplicar la cantidad de trabajadores para acelerar la cosecha, y empezamos a aplicar productos como aceites para hacer resbalar la gota en el fruto”, agrega. “Durante y después de la lluvia utilizamos cloruro de calcio para hacer más rígidas las paredes celulares”. También se recurrió a los techos plásticos, ventiladores para control de heladas, y una veintena de helicópteros en la zona del Maule el sábado y domingo para secar los árboles. “Ahora estamos haciendo aplicaciones de fungicidas con el fin de así prevenir las pudriciones”, detalla.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.