Estás leyendo
Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas

Andrés Vargas Teuber es uno de los productores más grandes que provee a la empresa PepsiCo con papas para chips. Con 580 hectáreas dedicadas de forma exclusiva a este cultivo, es líder en tecnología e innovación. A lo que se agregan otras mil hectáreas dedicadas a diferentes cultivos y ganado bovino, donde un 40 por ciento es campo propio y un 60 por ciento está bajo arriendo.

Desde las instalaciones de Agrícola El Parque, ubicadas en la localidad de Corte Alto, en la comuna de Purranque, Los Lagos, el bioquímico de 53 años, junto a su padre, Francisco Javier Vargas Niello (85) que lo acompaña desde sus inicios, rememora los hitos que han marcado su carrera en el sector agrícola y las proyecciones de crecimiento, así como el anhelo de la incorporación de sus hijos a la empresa.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
“Mi mérito ha sido identificar esas oportunidades y tomar las acciones para materializarlas, junto con soñar y tener una visión de largo plazo”.

Durante nuestra visita recorrimos uno de los campos que están en pleno proceso de siembra de papa semilla, ubicado a solo un par de minutos de la planta. Con los volcanes Osorno, Calbuco y Tronador de fondo, las máquinas plantadoras de origen alemán están en plena faena. En medio de ese paisaje, Andrés menciona “quizá más adelante me construya una cabaña para disfrutarlo”. Se considera una persona afortunada y agradecida de las oportunidades que le ha dado la vida. “Mi mérito ha sido identificar esas oportunidades y tomar las acciones para materializarlas, junto con soñar y tener una visión de largo plazo”, señala.

Fue criado en un hogar en el que se le inculcaron los valores que han modelado su actuar. Nació y creció en Osorno. Es el tercero de cuatro hijos del matrimonio conformado por Francisco Javier Vargas Niello y Nora Teuber Kuschel. “Con gran esfuerzo y sacrificio nos dieron educación a los cuatro hermanos”. El mayor, Javier, es médico cirujano infantil; el segundo, Hernán, es agrónomo y la menor, Verónica, es médico pediatra, todos egresados de la Universidad Austral de Chile.

LA RUTA AL ÉXITO

Una vez titulado, la primera actividad que desarrolló fue la producción de plantas forestales. Era viverista por tradición familiar desde su abuelo, Rutilio Vargas, quien fue productor de plantas por más de cincuenta años. Este camino lo seguirían su padre, él y su hermano Hernán. En 1992 egresó de la universidad y comenzó a trabajar en el vivero junto a su padre en Frutillar, donde producían plantas nativas y exóticas para empresas y particulares.

Pero su inquietud por independizarse lo llevó rápido a la producción de papas. En 1993 comenzó con la primera hectárea para entregar a mercado spot y en 1994, su amigo Walter Stange Kowald, le presentó a Nelson Campos, gerente de Agro Negocios Conosur de PepsiCo y lo señaló como un posible productor para la marca.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
“La adquisición de tecnología y maquinarias nos permitió cumplir con los requerimientos de PepsiCo en términos de cantidad, calidad y oportunidad en nuestro servicio”.

Para 1995, Campos lo invitó a participar de este desafío. “Ante la pregunta de qué cantidad debía producir la respuesta de Nelson fue: dime en qué vas a invertir y te digo cuánto. Coincidió que ya había gestionado la compra de una plantadora de papas de cuatro hileras, que en ese tiempo era algo muy ‘loco’ para la zona y me comprometí con un número determinado de hectáreas”. Su primera entrega recuerda fueron 900 toneladas y de ahí cada año fue de crecimiento.

En 1996, PepsiCo lo invitó a una gira junto a otros productores. En Noruega, Alemania, Holanda y Bélgica visitaron las principales fábricas de maquinaria, para conocer el proceso de mecanización del cultivo de papas desde la plantación, cosecha y hasta el almacenaje. “La idea era romper los paradigmas. Desde nuestra pequeña escala todo lo que veíamos era lejano e inalcanzable; sin embargo, años más tarde, la mecanización se haría realidad”.

En 1998, uno de sus grandes hitos fue la incorporación de riego en la producción, cuando nadie lo hacía. “Veía que solo teniendo agua iba a poder responder con los compromisos de volumen y ser rentable. No sabíamos mucho y ‘creíamos que regábamos’, y ese pequeño acto de regar generó diferencias productivas signifcativas. Sin riego no hay rentabilidad. Nuestro cultivo requiere de 450 a 500 mm de precipitación, por lo que suplementamos con sistemas de riego por aspersión: pivotes, carretes de riego y cobertura total”, explica.

En 2001 vino otro gran logro con la primera importación de maquinaria de cosecha, algo impensado recuerda en su primera gira a Europa. “Así respondíamos a otro desafío planteado por Nelson. Hasta antes de eso, toda la cosecha era manual. El desafío era que debía ser a granel y despachada de la misma forma. Buscamos una fórmula intermedia, que fue el uso de maxi sacos”.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
Para la plantación se utilizan pilotos automáticos con guiado de implementos marca Trimble, automatizando esta labor se logra disminuir costos y ser más eficientes en todas las labores después del establecimiento del cultivo.

En 2002, Vargas incorporó más mecanización en la cosecha y se comenzó con la certificación de papa semilla. De ahí en adelante ha crecido en producción de papa semilla certificada en variedades para PepsiCo y otros mercados.

Para el año siguiente, Nelson Campos le planteó el desafío de almacenar papas para entregar parte de lo producido, de forma diferida de junio a octubre. Para cumplir con este reto, en 2004 fue necesaria una de las inversiones más importantes de la historia de la empresa: la compra de las instalaciones de Corte Alto en la comuna de Purranque, donde hoy está el centro operativo, comercial y de bodegaje de Agrícola El Parque, a solo metros de la Ruta 5 Sur.

“Estábamos limitados por la capacidad para financiar esta inversión, por eso compramos y habilitamos de manera paulatina, por etapas de tres mil toneladas, las que íbamos aumentando año a año. Ahora contamos con una capacidad de almacenaje de doce mil toneladas de papas con condiciones controladas y trabajamos principalmente con dos variedades Frito-Lay: FL 1867 y FL 2312”.

RADIOGRAFÍA ACTUAL

Un aspecto relevante en el modelo de negocio de Agrícola El Parque es la producción de papas semillas certificadas para su propio abastecimiento y para proveer a otros productores. Además de variedades FritoLay también cuentan con otras variedades de mercado como Rodeo, Cardinal y Patagonia, principalmente. En la actualidad en El Parque trabajan noventa personas de forma permanente, a las que se suman cuarenta más en temporada alta. La gran mayoría vive en las localidades de Corte Alto, Purranque y sus alrededores.

Explica que la mecanización fue fundamental para enfrentar los desafíos de la fábrica. “La adquisición de tecnología y maquinarias nos permitió cumplir con los requerimientos de PepsiCo en términos de cantidad, calidad y oportunidad en nuestro servicio”. Vargas advierte que sus operadores tuvieron la capacidad de asimilar la tecnología y hoy operan equipos con pantallas touch totalmente automatizados, “y lo han hecho de manera fantástica”, comenta orgulloso.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
Soquimich le provee sacos impermeables y resistentes para evitar pérdidas de producto por manipulación mecánica. Descarga del fertilizante desde un SoquibaQ directo al tractor.

Justamente una de las cosas positivas que Vargas reconoce del cultivo de la papa es el componente social, no sólo en los empleos generados de manera directa, sino también en toda la cadena de servicios asociados al cultivo.

En ese sentido, la pandemia fue uno de los aspectos que tuvieron que enfrentar. Si bien hubo mucha incertidumbre en un inicio, reconoce que no dejaron de trabajar nunca. “Nos íbamos actualizando día a día. Se adoptaron las normas de protección para el personal y se efectuaban charlas de forma permanente. Lo más difícil fue cambiar la mentalidad de las personas. Durante todos estos meses, hubo tres casos de Covid-19, todos generados en clúster familiares, y quienes están bien y totalmente sanos. “Todas las personas que integran la empresa no han visto afectada su fuente laboral; de hecho, hemos contratado más gente y se pudo cumplir con la entrega de producción”.

Por eso Vargas destaca que el sector agrícola ha sido valorado y se le ha otorgado un lugar vital para asegurar el abastecimiento a las personas.

GANAR – GANAR

Estos años los califica como una relación de “ganar ganar” con PepsiCo. Este modelo de negocios permite rentabilidad, la que invertida en nuevas tecnologías, aumenta la productividad y así se obtiene un costo competitivo que se traduce en un mejor servicio. Además, asociarse comercialmente con PepsiCo les permitió acceder al apalancamiento de los bancos y crecer.

“Uno solo sabe cómo comienza esto, no cómo termina. Me siento orgulloso por mí, mi familia y por la gente que conforma la empresa. Es importante reconocer el apoyo de mi esposa, Pamela Santa Cruz, quien asumió el rol de la crianza y de llevar nuestro hogar. En los inicios estuve muy ausente y sin la tranquilidad que ella me brindó esto no hubiera sido posible. Pude enfocarme, concentrarme y tener una actitud positiva y una buena disposición ante nuevos desafíos”.

Entre sus anhelos, está que sus hijos se especialicen y puedan asumir desafíos en la empresa. “Tengo la expectativa de que mis hijos se puedan incorporar, y si es de su gusto y decisión, asuman ciertas responsabilidades, de acuerdo a sus intereses y capacidades”, señala Andrés Vargas, padre de Matías, quien estudió Astronomía y actualmente se especializa en Australia; Valentina, Ingeniera en Conservación de Recursos Naturales y encargada del Departamento de Sustentabilidad; Daniela, quien estudia Medicina Veterinaria, y Andrés que está en primer año de Agronomía.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas

Para Vargas, los trabajadores de El Parque han sido fundamentales en este proceso. “Usando herramientas tecnológicas han sido capaces de obtener buenos resultados y eso me alienta a tomar nuevos desafíos y seguir soñando. Tenemos bastante gente que tiene más de veinte años con nosotros. Se siente satisfacción y alegría. Todos aportamos e innovamos. Si bien he liderado en muchos aspectos de tecnología e innovación, también he aprendido de otros colegas”.

En lo operativo, señala que tiene la tranquilidad de que hay una estructura organizada de personas que están ejecutando las actividades, y lo hacen muy bien. “En ese sentido, soy privilegiado por contar con un equipo de personas comprometidas que me permiten enfocarme en actividades financieras, de relaciona – miento y planificación estratégica. Siempre me ha gustado que las personas desarrollen sus capacidades y expresen sus talentos, que puedan tomar decisiones y si se equivocan es parte del juego. La empresa son las personas que trabajan acá y están en el día a día”.

Te podría interesar
CIREN_ARANDANOS_MUNDOAGRO

SELLO DE INNOVACIÓN

La innovación ha sido su sello y es un aspecto en el que trabajan de forma permanente. Por ello, desde hace algún tiempo, monitorean cultivos mediante el uso de drones, viendo indicadores de vigor de los cultivos y trabajando en otras aplicaciones de agricultura de precisión para alcanzar la digitalización.

“La responsabilidad de las nuevas generaciones es incorporar tecnología, que quizás hoy no imagino y que se pueden utilizar en el futuro. Tenemos tecnología a la par de los países más desarrolla – dos. Pero ellos avanzan muy rápido y por eso es necesario visitarlos frecuentemente para mantenernos actualizados. Desde 1996 en adelante viajamos por lo menos una vez al año para conocer sobre nuevas tecnologías y variedades de papas para incorporar al sistema chileno, vemos productores, almacenaje, hay un aprendizaje profesional, pero también humano. Todos en la empresa son inquietos y hay muchas sugerencias que vienen de ellos”, explica.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
De izq. a der.: Ing. Agr. José Miguel Werner; Juan Andrés Pérez, gerente de operaciones; Francisco Javier Vargas y Andrés Vargas.

La incorporación de nuevas variedades es también parte del sello. “Tenemos variedades que hemos manejado por veinte años. PepsiCo está siempre buscando nuevas variedades. Y tenemos la suerte y oportunidad de poder traer las que puedan ser útiles a la realidad nuestra y vemos si son adaptables a nuestra condición. La búsqueda de nueva genética siempre es importante”.

Vargas explica que si le preguntan qué variedad le gustaría tener, sería una que cumpla con los requerimientos del proceso de fritura, bajo en niveles de glucosa, con los sólidos que la compañía necesita, que el rendimiento de fresco a producto terminado sea el óptimo y que en campo tenga un nivel de rusticidad, sea menos demandante de insumos y por tanto su producción, ambientalmente más sustentable.

“Es importante manejar genética nueva y tener alternativas. Puede haber enfermedades que aún no existan en la zona. Puede haber diferencias varietales en la susceptibilidad a algunas enfermedades complejas que aún no existen en la zona, y el hecho de tener un pool genético distinto te entrega alternativas de reaccionar y responder”.

PROYECCIÓN

Sobre el escenario futuro, Vargas explica que tienen ganas de crecer, y de traer nuevas tecnologías. Por ello en enero próximo, esperan la llegada de una máquina cosechadora nueva con la que esperan aumentar en un treinta por ciento la capacidad de cosecha diaria instantánea. “Actualmente tenemos una buena capacidad, pero con esta nueva inversión la aumentaremos aún más y nos permitirá enfrentar nuevos desafíos de crecimiento”.

Hace varios años atrás, enfatiza, tomaron la decisión de ser un actor relevante en la producción de semillas certificadas de papas y esa inversión la hicieron hace tres años con la instalación de nuevas cámaras de frío, totalizando una capacidad de nueve mil toneladas de almacenaje.

Su vocación y donde creen tener más competencia es en la producción de papas. “Por eso hemos puesto el input necesario para crecer. Nos enfocamos a nuestro corazón, que son las papas”, explica.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas

Otro de sus desafíos es que la actividad sea tan sustentable que genere oportunidades para las futuras generaciones. “Tenemos un tiempo finito y la idea es que la actividad nos trascienda y que las futuras generaciones tengan un lugar donde desarrollarse y alcanzar sus sueños. Todos tenemos sueños y el trabajo es un medio para cumplirlos”.

En este camino, reconoce como un gran guía a Nelson Campos. “La relación con Nelson siempre se ha basado en la confianza. En compartir esa visión de largo plazo y en enfrentar los desafíos propuestos. PepsiCo promueve un modelo de agroindustria y proveedor, donde se va creciendo juntos”.

Por eso señala que su camino es entregar un producto de calidad, al mejor costo y con la mayor sustentabilidad posible. “Mi postura y actitud es siempre estar disponible para innovar y creer en lo que plantean, siempre he estado disponible para hacer innovaciones”, concluye.

Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
Andrés Vargas Teuber: tecnología y sustentabilidad en el cultivo de papas
Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.