Estás leyendo
Bioestimulantes: en función del objetivo

Bioestimulantes: en función del objetivo

Mundoagro
Bioestimulantes: en función del objetivo

Chile es reconocido mundialmente como un oferente de frutas y hortalizas frescas, tanto para consumo interno como para exportación. El mercado internacional presenta un atractivo comercial sin límites, por lo cual, la producción nacional se ha extendido a zonas donde se requiere el uso de estimulantes, con el objetivo de obtener el máximo potencial y obtener como resultado frutas de calidad y de buena condición de viaje. Es por ello que CNA Chile Fertilizantes ha incorporado a su oferta de productos la línea de bioestimulantes, enmiendas de suelo y correctores foliares. Como definición, estos productos son sustancias de origen vegetal o mineral, o mezcla de ellas que al ser aplicados solos o en mezcla sobre plantas de cultivo, semillas o raíces, estimulan procesos biológicos y, por tanto, mejoran la disponibilidad de nutrientes y optimizan su absorción, incrementando la tolerancia a estrés abióticos o los aspectos de calidad de la cosecha.

Es decir, un bioestimulante se define por su función y no tanto por su composición, lo que puede llevar a confusiones entre un fertilizante y un bioestimulante. Pero los bioestimulantes accionan mecanismos o rutas metabólicas dentro de la planta muy diferentes a los fertilizantes, aunque ambos productos puedan contener similares elementos nutrientes.

Daniel Alabadi, Business Director en Eurofertival (Eurofertilizantes Valencianos), explica el funcionamiento de estos productos: “Por poner un ejemplo asociado a la alimentación humana, cuando es época de resfriados muchas personas empiezan a consumir zumo de naranja para preparar su organismo y ayudarlo a luchar contra una posible enfermedad. Con este objetivo en mente, nadie consume zumo de naranja porque tenga una composición en hidratos de carbono interesante (es decir, su efecto como nutriente). De igual manera, nadie sustituye un zumo de naranja (con su composición compleja en vitaminas, ácidos orgánicos, microelementos…) por una pastilla de vitami na C, porque los beneficios no son los mismos. Esta analogía sería similar a utilizar bioestimulantes frente al uso de fertilización convencional”.

Bioestimulantes: en función del objetivo
Daniel Alabadi, Business Director en Eurofertival

Desde esta perspectiva, se aprecia que los bioestimulantes no pretenden reemplazar la fertilización tradicional sino complementarla mediante la aplicación conjunta y, de esta manera, lograr un mayor y mejor crecimiento en las plantas, una protección adicional frente al estrés y un uso más eficiente de los nutrientes de dichos fertilizantes.

“Un bioestimulante con calcio tendrá como objetivo estimular el desarrollo de la raíz mientras que un fertilizante con calcio incidiría sobre la estructura celular y ambos, de manera conjunta, actuarían mejorando el rendimiento y la calidad del cultivo”, explica Alabadi.

No todos los productos cuentan con la misma calidad y formulación pese a que en las etiquetas puedan aparecer compuestos similares. Es necesario entender qué y cuándo deben aplicarse para balancear adecuadamente los compuestos e incrementar la efectividad de todo el conjunto de tratamientos. Por este motivo, para garantizar una correcta aplicación y resultados óptimos es muy importante el asesoramiento técnico especializado, algo que en Chile ofrece CNA.

“Mediante la tecnología y know-how de Fertival hemos logrado crear productos innovadores en base a distintos compuestos activos bioestimulantes y sus mezclas para que incidan en uno o varios objetivos en simultáneo, de tal manera que es posible incrementar el crecimiento y a su vez activar metabólicamente a la planta para que esté preparada para luchar contra el estrés”.

Uno de los compuestos bioestimulantes más conocidos son los aminoácidos. Estos son la molécula orgánica más pequeña que forma parte de las proteínas. Se presentan en dos formas: L y D. Solo son biológicamente activos los aminoácidos L, y ese es uno de los factores más tenidos en cuenta desde Fertival.

Silver Amino-Up es uno de los productos en base aminoácidos que distribuirá CNA a partir de julio de 2020. Es una solución de aminoácidos de origen vegetal, que se puede utilizar tanto foliar como radicularmente. Es un bioestimulante general de cultivos que ayuda a la planta en su crecimiento y formación de diversas estructuras, a la vez que activa la planta para superar diversas situaciones de estrés como excesivo calor o frío, estrés hídrico, falta de nutrientes, ciertas plagas.

En esta misma línea, se encuentran Microval Magnesio y Microval Zinc. Son formulados diseñados para prevenir y corregir deficiencias de magnesio y de zinc, respectivamente. Su característica más diferenciadora es que poseen un 2% de aminoácidos libres L, especialmente seleccionados por su acción complejadora de los nutrientes. Es decir, estos aminoácidos atrapan el nutriente, lo envuelven y lo transportan más rápido y de manera más efectiva hacia donde es necesario.

Te podría interesar
Gobierno inyecta recursos para fortalecer Áreas Silvestres Protegidas de Aysén

Otro importante compuesto bioestimulante son los extractos de algas, de los cuales CNA distribuye Algival, un bioestimulante con un 15% de extracto concentrado de algas Ascophyllum nodosum, que además contiene aminoácidos, NPK y micronutrientes como boro y molibdeno. Todo ello, especialmente diseñado para favorecer y estimular los procesos fisiológicos relacionados con la floración, el cuajado y el engorde de frutos.

Desde Fertival se trabaja con diversos ácidos fúlvicos y húmicos, los cuales forman parte de las sustancias húmicas que proceden de la conversión de materia orgánica en estructuras de gran tamaño formadas por moléculas bioorgánicas y que tienen tanto un efecto bioestimulante como estructurante de los suelos. Los ácidos fúlvicos tienen una gran capacidad complejante, son de acción rápida y con alta capacidad bioestimulante, mientras que los ácidos húmicos, con menor poder complejante, son de acción progresiva y funcionan aportando estructura al suelo.

Desde el catálogo de CNA se ofrecen dos tipos de productos en base a extractos húmicos. El primero es Humimax, con un contenido equilibrado en húmicos y fúlvicos provenientes de materias vegetales semilignificadas, que se utiliza para ser aplicado con el agua de riego y tiene un doble efecto bioestimulante y mejorador de suelos que ayuda a incrementar cosechas. Fue especialmente diseñado para cuando haya algún tipo de estrés.

Por otro lado, Humium viene de la extracción de leonardita y su composición está más enfocada hacia los ácidos húmicos con un menor aporte de fúlvicos. Su objetivo principal es aportar, mediante la aplicación al suelo con el riego, compuestos orgánicos que mejoren la estructura favoreciendo a su vez la actividad microbiana, desbloqueando nutrientes y finalmente incrementando las raíces de la planta favoreciendo un mayor rendimiento en los cultivos.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.