Estás leyendo
Células reformadas: beneficios de fertilizantes con un alto contenido de silicio

Células reformadas: beneficios de fertilizantes con un alto contenido de silicio

Mundoagro
Células reformadas: beneficios de fertilizantes con un alto contenido de silicio

Se ha determinado que para que el silicio pueda cumplir su rol estructural fortaleciendo las paredes celulares, debe ingresar a la planta por las raíces y ser traslocado vía xilema a los puntos de alta división celular. Además, se ha observado que todas aquellas funciones metabólicas en las que participa el calcio se ven favorecidas ante un aumento en la cantidad de ácido silícico, el cual se mueve a través de las paredes de las células en expansión hacia las puntas de crecimiento, donde se deposita como un gel amorfo hidratado de sílice sobre las paredes celulares, espacios intercelulares y en el complejo de estomas. Ahí se polimeriza en gel sílice y forma otros compuestos y quelatos de silicio.

Las paredes celulares se vuelven más rígidas sin perder elasticidad, lo que sucede no sólo en la pared celular de la epidermis, sino también en el interior, como en las células buliformes y en el xilema previniendo que se compriman en condiciones de alta transpiración y déficit hídrico. Esta membrana polimérica, orgánica y cristalina en el tejido epidérmico de las hojas también protege los tejidos vegetales contra la pérdida excesiva de agua por transpiración debido a una reducción en el diámetro de los poros estomáticos. Además, actúa como barrera física frente a condiciones de baja temperatura, haciendo más tolerantes a los tejidos vegetales ante los efectos de las heladas.

Los depósitos del gel de sílice y los complejos de silicio refuerzan las células, lo que se traduce en una serie de beneficios, como:

• Incremento de la resistencia mecánica de las cutículas de hojas, partes de flores y frutos; lo que los hace más resistentes al ataque de patógenos, pierden humedad más lentamente y resisten mejor el daño mecánico. Por lo tanto, las plantas se hacen más resistentes a estrés biótico y abiótico.

• Las raíces se hacen más elásticas y resistentes a la sequía.

• Las células de los vasos vasculares se ven fortalecidas, por lo que resisten mejor la compresión y se reduce el colapso en periodos de falta de humedad.

• El engrosamiento de las paredes celulares genera un efecto protector frente a los excesos de radiación y temperatura, protegiendo la clorofila de las hojas y los pigmentos de los frutos, evitando su degradación y manteniendo su biosíntesis.

Por otro lado, el ácido silícico potencia y apoya al potasio en la translocación de azúcares y compuestos orgánicos desde las hojas a la fruta, promoviendo el proceso de maduración. Además la evidencia científica sugiere que el ácido silícico influye activamente en los sistemas enzimáticos de las plantas relacionados con la síntesis de etileno y ácido abscísico; por lo tanto, actúa como regulador del crecimiento y maduración de la fruta.

Células reformadas: beneficios de fertilizantes con un alto contenido de silicio
El mesófilo en hojas de mandarino posee una constitución mucho más homogénea y consistente en las plantas que se desarrollaron con aporte de silicio (derecha) en comparación a las desarrolladas sin silicio (izquierda). Fotos de Daniela Cea para tesis de Magíster, “Evaluación de distintas estrategias para reducir el consumo de agua en tangor W. Murcott”.

Asimismo, forma complejos con polifenoles reforzando la pared celular, aumentando la resistencia a la degradación de las enzimas liberadas por hongos. Hay en la literatura otros antecedentes sobre los beneficios del ácido silícico en la planta, como su capacidad de desintoxicar a la planta de metales pesados al formar dentro de la planta co-depósitos no tóxicos. También se señala que reduce la permeabilidad de las membranas al sodio, haciendo más tolerantes a las plantas bajo condiciones de salinidad.

Considerando estos beneficios, durante los últimos 10 años la empresa Agrointegral SpA se ha dedicado al estudio y desarrollo del producto QuickSol® en nuestro país. Se trata de un fertilizante bioestimulante formulado en base a minerales y ácidos orgánicos. Su formulación única y patentada es un polímero estable de silicio acomplejado, derivado de tierra de diatomeas fosilizadas. Esto permite que Quick-Sol® pueda ser aplicado tanto vía riego como foliar, garantizando un 100% de disponibilidad en el suelo y una excelente absorción y translocación dentro de la planta.

Te podría interesar
Lo que la Inteligencia Artificial puede hacer para evitar la merma de alimentos en el mundo

En los cultivos ejerce un efecto protector fortaleciendo las paredes celulares, mejorando el comportamiento frente a condiciones de estrés abiótico como altas y bajas temperaturas, escasez de agua, condiciones de salinidad, presencia de metales pesados en suelo y provocando una disminución en la incidencia de plagas y enfermedades. En aplicaciones vía riego promueve la disponibilidad de nutrientes, ya que aumenta la biomasa radicular y mejora la absorción y funcionalidad de las raíces, produciendo cultivos más vigorosos, productivos y de calidad.

Uno de los efectos principales y de mayor relevancia, tanto para la fruta producida como para las plantas en los huertos, comprobados y ratificados con imágenes de microscopía electrónica; es promover la generación de paredes celulares y tejidos vegetales de mayor consistencia, estimulando una mayor generación de células y logrando un mayor ordenamiento de éstas, independiente del tejido que constituyan.

Células reformadas: beneficios de fertilizantes con un alto contenido de silicio
Izquierda: palto tratado con Quick-Sol®, derecha: palto testigo, después de estar 1 mes sin riego en ensayo realizado en Vivero Alihuen

Esta mejor calidad de tejidos trae como consecuencia reducir en forma significativa la deshidratación de los ellos y el colapso celular, lo que se ha comprobado al evaluar la calidad de fruta en postcosecha, la cual presenta mayor contenido de materia seca, mayor firmeza, menor deshidratación (tanto de la fruta como de los raquis para el caso de la uva y el pedúnculo en el caso de cerezas) y menor incidencia de ataque de hongos en la fruta almacenada. Por otro lado, en las plantas se ha comprobado una mayor eficiencia en el uso del agua, la que puede llegar a ser hasta de un 30%, disminuyendo en forma significativa la pérdida de agua por transpiración.

En resumen, la incorporación del producto Quick-Sol® en los programas de manejo de toda especie frutal y hortícola, mejorará el desarrollo y funcionamiento de las plantas, al conferirle una mayor tolerancia frente a los impredecibles cambios ambientales disminuyendo los efectos adversos de temperaturas extremas, déficit hídrico, exceso de radiación, entre otros, sobre su metabolismo. Por otro lado, es una herramienta clave para lograr obtener fruta de calidad de exportación, con buena vida de postcosecha.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.