Estás leyendo
Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos

La utilización de tecnologías en post cosecha ha sido de gran ayuda para lograr mejores arribos. Para el caso de los arándanos, son tecnologías medianamente nuevas en comparación con las de otras especies. Asimismo, la migración y adecuación de técnicas utilizadas en uva de mesa hoy son parte de los manejos postcosecha de arándanos. Básicamente existen dos técnicas en la utilización de anhídrido sulfuroso (SO2): generadores de SO2 y gasificación. La primera se utiliza en el producto terminado mientras que la segunda en la fruta a granel luego de ser cosechada.

La gasificación con SO2 es altamente efectiva para el control de Botrytis Cinerea y Penicillum sp, tanto en uva de mesa como en arándanos. Ambos patógenos son responsables de defectos graves de condición de la fruta en destino (decay / mold). Sin embargo, el uso incorrecto de esta herramienta puede convertirse en un gran problema.

La forma más común de realizar la gasificación consta en introducir pallets con bandejas de fruta cosechada directas de campo en la cámara de gasificación, donde se inyecta el SO2 y al entrar la fruta en contacto con el gas, el inoculo es eliminado. La gasificación también ayuda a la esterilización del material de cosecha.

Pero todo esto debe aplicarse en una concentración y tiempo establecido, y no al azar. Se ha determinado que concentraciones entre 100 y 200 ppm son efectivas para lograr efectividad esperada.

La dosis y tiempo de exposición se define a partir de las dimensiones de la cámara, la capacidad de los ventiladores y el tiempo de evacuación del gas. Mientras más rápido sea el proceso, mejor. Ventiladores robustos para la homogeneidad en la gasificación más una rápida evacuación hacen que esta herramienta sea exitosa. Todo siempre bajo constante supervisión.

ASPECTOS A CONSIDERAR

Hay criterios importantes a considerar al momento de implementar esta tecnología:

Cámara de gasificación: debe ser totalmente hermética y estar a baja temperatura, o entre baja y temperatura ambiente. Nunca estar expuesta directamente al sol.

Siempre debe estar limpia y sin agua en sus superficies, ya que el contacto del anhídrido sulfuroso con el agua produce ácido sulfhídrico que, además de producir manchas en la fruta, promueve la formación de fisuras en las paredes de las bayas. Por esta razón la fruta debe estar seca al momento de entrar a la cámara.

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos
Tubo clorhídrico: exceso dosis.

Debe contar con ventiladores de gran potencia para hacer circular el gas por toda la cámara y permitir una rápida y efectiva evacuación del gas una vez alcanzados la concentración deseada.

Evacuador o tiraje: la evacuación del gas, una vez alcanzada la concentración deseada, debe ser los más rápida posible. La sobrexposición al gas puede resultar un gran problema.

Existe una relación entre el diámetro de la chimenea y el de las aspas de los ventiladores para hacer eficiente la salida. La compuerta de cierre y evacuación del gas también debe ser completamente hermética. La dimensión o largo de la chimenea de evacuación está normada y tiene relación con el eventual contacto del gas con las personas. Esta norma también considera el lugar en donde debe ser ubicada en el huerto o en una planta de proceso, ya que, el SO2 es un gas incoloro e irritante.

Sulfodosificador: es donde se cargará la cantidad de SO2 en fase líquida y se determina en gramos. Debe tener una mantención constante, al igual que las mangueras, llaves y cañerías.

Te podría interesar
Botristop: una solución eficaz para prevenir y controlar botrytis cinerea a partir del quillay

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos
Sulfodosificador

Medición, lectura y calibración: Deben ser realizadas a lo menos una vez por semana. En distintos puntos de la cámara debiese existir la misma concentración de SO2 al momento de la finalización de la gasificación o evacuación.

Existen varias formas de realizarlas, entre la cuales el tubo clorhídrico sigue siendo el más tradicional y más confiable. Hoy se puede constatar las ppm en tiempo real con implementos como contenedores de tubo clorhídrico y telemetría. Las lecturas deben ser registradas en cada gasificación que se realiza.

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos

El operario: Quizás el eslabón más subestimado de esta cadena. Debe ser alguien instruido y capacitado específicamente para esta labor. Debe contar con todos los implementos de seguridad normados que involucra esta tarea.

Si logramos controlar todos estos puntos, lo más probable es que consigamos el objetivo de buena manera. Sin embargo, no son pocos los problemas que ocurren cada temporada, por desconocimiento, poco control u otras variables.

Claves para el uso de SO2 en postcosecha de arándanos
Síntomas visuales de exceso de SO2.
Iz.: Toxicidad leve. Der.: Toxicidad severa. Fotografía INIA.

La sobreexposición al gas puede provocar daños que van desde hendiduras pediculares leves a graves, fisuras e incluso ablandamiento que acorta la vida postcosecha de la fruta, lo que por supuesto va en directo desmedro en los retornos. Todos estos defectos son mucho más evidentes en el arribo que post aplicación, por lo que es recomendable seguir rigurosamente los protocolos de gasificación y supervisar constantemente el proceso.

Además, esta práctica tiene restricciones en los mercados de destino y también por clientes y/o recibidores, por lo que es importante estar atentos a eventuales cambios y normativas

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.