Estás leyendo
Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz

Mundoagro
Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz

Las peras han ido perdiendo popularidad en los últimos años, pero las nuevas variedades con rubor ofrecen oportunidades para un cambio de imagen y un resurgimiento de su suerte. El aspecto de una fruta proporciona al consumidor la primera y más importante impresión. Cuando se trata de comprar peras, uno de los atributos físicos más críticos según los consumidores es el color. Por lo tanto, comprender cómo se ve afectado el color al cambiar la exposición a la luz es clave para dar esa primera impresión tan importante: una que genere rubor.

El color rojo en la piel de la pera es atractivo y un rasgo altamente comercializable, considerando además que los pigmentos responsables del color rojo en la fruta (antocianinas) son también conocidos por exhibir una amplia gama de beneficios para la salud. Los nuevos cultivares de pera colorada desarrollados a través del Programa Nacional de Mejoramiento de Peras de Australia (ANPBP) brindan la oportunidad de revitalizar el mercado de la pera, tanto a nivel nacional como internacional, siempre que haya una cobertura y calidad adecuadas de rubor rojo en la fruta en el momento de la cosecha. Con el fin de maximizar la viabilidad económica de las peras ruborizadas para el productor, el departamento de Agriculture Research de Victoria inició un proyecto a través del Fondo de Empleo e Infraestructura Agrícola para comprender mejor cómo y cuándo las peras desarrollan el color rojo. Si bien los mecanismos subyacentes del desarrollo del color rojo son bien conocidos para las manzanas, todavía hay un camino por recorrer con las peras.

EL ROL DE LA LUZ

Los diferentes cultivares de peras no son uniformes en sus patrones estacionales de desarrollo del color y sus respuestas a los estímulos ambientales. La luz puede ser un requisito absoluto o bien mejorar la síntesis de los pigmentos rojos en la piel de la fruta. Sin embargo, altos niveles de radiación solar pueden inducir la degradación de los pigmentos debido a las altas temperaturas de la superficie de la fruta.

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz
FIGURA 1. Efecto del sombreado y la exposición sobre un valor a* (color rojo) en ANP-0131 (Ricó®) durante la temporada de crecimiento.

La cantidad de luz que penetra en la copa del árbol (y por lo tanto la cantidad que llega a la fruta) cambia a lo largo de la temporada de crecimiento. El crecimiento de brotes vegetativos produce sombra y la poda de verano posterior conduce a una mayor exposición. Un experimento preliminar realizado en el cultivar ANP-0534 demostró una respuesta altamente dinámica a la aplicación de sombra seguida de exposición a la luz solar. El sombreado durante las partes tempranas y medias del crecimiento de la fruta resultó en la pérdida completa del color rojo, con el color rojo restaurado dentro de las tres semanas de reexposición.

Un experimento posterior que examinó el efecto del sombreado de las peras y la reexposición a la luz solar se realizó durante la temporada 2018/19 en el cultivar ANP-0131, lanzado comercialmente como Ricó®, en el Huerto Experimental de Peras en Agriculture Victoria, Tatura. La fruta de muestra se eligió en el brazo oeste de un canopeo conducido bajo el sistema Open Tatura Trellis entre una altura de 1.2 – 1.8 m. Los tratamientos incluyeron un control (peras completamente expuestas durante la duración del experimento) y 10 tratamientos de sombreado de diferente longitud aplicados en diferentes etapas del desarrollo del fruto. El sombreado de la pera se logró utilizando sombrillas de aluminio sobre la fruta individual (Imagen 1). El momento de los tratamientos se midió en días después de la plena floración (DDPF):

• Control (completamente expuesto)

• Sombreado permanentemente (28-175 DDPF)

• Sombreado largo (28- 133 DDPF)

• Sombreado medio (28 – 92 DDPF)

• Períodos de sombreado cortos (aproximadamente 3 semanas cada uno) o (i) 28 – 49 DDPF o (ii) 49 – 70 DDPF o (iii) 70 – 92 DDPF o (iv) 92 – 112 DDPF o (v) 112-133 DDPF o (vi) 133 – 156 DDPF o (vii) 156 – 175 DDPF.

El experimento se extendió tres semanas más allá del tiempo óptimo de cosecha comercial para observar los efectos sobre la fruta cuando se la deja en el árbol. El color del rubor rojo se evaluó usando un espectrofotómetro para medir dos parámetros de color objetivo: el valor de a* (indica el color en una escala de verde a rojo) y el tono del color (indica la ubicación del color en una rueda de color circular bidimensional). Estas medidas se tomaron aproximadamente cada tres semanas en toda la muestra de fruta. Estos parámetros se pueden representar en la rueda de colores de CIE Lab (Imagen 2). Para ponerlo en perspectiva, un valor a* positivo más alto significa un color “más rojo” y un tono más bajo indica una ubicación en la rueda más cercana al rojo (0°).

LA DINÁMICA DEL DESARROLLO DEL RUBOR

El sombreado de ANP-0131 dio como resultado las mismas respuestas básicas que para ANP-0534. Es decir, las frutas que estaban sombreadas respondieron con una disminución en el a* (disminución del color rojo) y un aumento del tono (alejándose del color rojo). Todos los tratamientos de sombreado de ANP-0131 hasta las últimas tres semanas antes de la fecha de cosecha comercial (154 DDPF) resultaron en una pérdida total de color rojo, indicada por un valor a* negativo y un tono muy alto (Figuras 1 y 2). La fruta que se sombreó en las tres semanas inmediatamente anteriores a la cosecha (Tratamiento 5 (vi); sombreado 133-156 DDPF) mantuvo algo de color rojo. Esto contrasta con el efecto sobre ANP-0534, que mostró una pérdida completa de color rojo con sombreado en cualquier etapa de la temporada de crecimiento.

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz
FIGURA 2. Efecto del sombreado y la exposición sobre el ángulo de tono en ANP-0131 (Ricó®) durante la temporada de crecimiento.

En ANP-0131, el color rojo se recuperó cuando se eliminó la sombra, independientemente de la etapa de crecimiento de la fruta. Para la cosecha comercial no hubo diferencias significativas en el valor a* entre el tratamiento de control y otros tratamientos cortos que habían tenido al menos tres semanas de reexposición a la luz solar (tratamientos 5 (i) – (v)). En comparación, el cultivar ANP0534 no logró una recuperación adecuada del color rojo cuando se sombreó en el período de seis a tres semanas antes de la cosecha (equivalente al tratamiento 5 (v) 122-133 DDPF).

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz
La pantalla de aluminio de cada fruta bloquea la luz solar directa.

La fruta ANP-0131 que estuvo sombreada durante períodos de tiempo más largos (nueve y quince semanas) y reexpuesta durante al menos tres semanas, aún pudo recuperar el color rojo. La fruta de sombra permanente quedó sin color rojo. La fruta expuesta ANP-0131 que quedó en el árbol después de la cosecha comercial continuó mejorando en rubor. Con esta variedad, el rubor puede desarrollarse lo suficientemente tarde en la temporada, siempre que se mantenga la exposición al sol antes de la cosecha.

IMPLICANCIAS EN EL HUERTO

La exposición a la luz y la penetración del dosel son consideraciones constantes para los agricultores con respecto a la maduración y coloración oportuna de la fruta. Y con razón, a juzgar por los resultados de este experimento. Ahora, se trata de llegar a los detalles y descubrir el mejor equilibrio entre el diseño y la gestión del huerto y la elección de la materia vegetal para resaltar el rubor en una pera. Ya se utilizan muchos métodos para mejorar la distribución de la luz en el dosel, como:

• Utilizar sistemas de entrenamiento 2D como la conducción Open Tatura.

Te podría interesar
Bajo la lupa: principales plagas y enfermedades que afectan a los cerezos

• Optimizar la densidad de plantación de árboles y el espaciamiento entre hileras.

• Orientación de las filas.

• Selección de portainjertos enanizantes.

• Evitar el exceso de suministro de nitrógeno.

• El uso de mulch reflectante y poda de verano y eliminación regular de brotes. Aún está por verse si la implementación de todos estos métodos es beneficiosa para el desarrollo del rubor.

¿CUÁNTO ES DEMASIADO?

Si bien la exposición a la luz solar es esencial para el desarrollo del color de rubor que aprecian los consumidores, una preocupación, debido en parte a los altos niveles de radiación solar en esta parte del mundo, es que demasiada puede conducir a la decoloración (imagen 3) y daño por sol.

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz

El color blanqueado parece producirse como un efecto combinado de una alta exposición a la radiación solar y las altas temperaturas ambientales que calientan la superficie de la fruta y provocan la degradación de las antocianinas. Otro posible factor de riesgo de daño por sol es la exposición repentina a altos niveles de luz de frutas muy sombreadas que carecen de pigmentos protectores. Las antocianinas se comportan como un protector solar en la cáscara de la fruta, protegiendo la superficie del daño solar. Se sospecha que la exposición repentina de la fruta a altos niveles de radiación solar (por la caída de la fruta adyacente o la poda cerca de la fruta) puede ser un mecanismo para el desarrollo del daño por sol.

Cómo hacer que las peras se ruboricen: el efecto de la luz

Una forma de mitigar este daño o el blanqueamiento sería mediante el uso de mallas de sombra para reducir y difundir la luz solar que ingresa al huerto. Sin embargo, las alteraciones en la cantidad y calidad de la luz que ingresa al huerto pueden ser perjudiciales para el desarrollo del rubor. En este caso, se podría usar ventajosamente un sistema de red retráctil al abrirse más cerca de la fecha de cosecha si falta color en la fruta y es poco probable que ocurran eventos de calor extremo o granizo. Se necesita más investigación sobre el color óptimo de la malla, el material y la densidad de tejido para las peras ruborizadas.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.