Mundoagro

Cargando...

Director Editorial

Edición

Contracíclicos

En el último tiempo se ha hablado más que nunca sobre el desempeño económico mundial y de todos los factores que influyen para que algunas regiones del mundo que sufrieron la crisis del 2008 estén en franca recuperación económica, con índices muy promisorios y que, al mismo tiempo, otras economías, sobre todo las emergentes, entren en crisis con una desaceleración económica importante y con algunos países incluso en recesión.

Chile está sufriendo una desaceleración de la economía que está muy ligada a las expectativas del desempeño futuro de la economía y a un descontento político por las reformas emprendidas por este gobierno que generó una fuerte crisis de confianza sobre la clase política. Sumado a esto, factores coyunturales externos como el bajo precio del cobre, consecuencia directa de la menor demanda por parte de algunas potencias como China, han producido una importante baja en el precio de los commodities y profundizaron esta desaceleración económica interna.

Sin embargo, siempre se habla de que nuestra agricultura es un sector contracíclico. Durante un tiempo largo, últimos cinco años quizás, el sector en general sufrió con la desfavorable combinación de un bajo tipo de cambio y un alto costo energético que, para cualquier sector productivo esencialmente basado en la exportación o con sus precios atados a los precios internacionales, impone una barrera difícil de salvar.

Actualmente, el debilitamiento del peso y el petróleo en uno de sus promedios históricos más bajos en términos reales le dan a el sector agrícola en general no sólo un respiro, sino un impulso muy importante en términos de dinamismo, lo que corrobora esta característica contracíclica del sector.

Por otra parte la recuperación de Estados Unidos y de Europa debería jugar también en los próximos años un fuerte papel en este mismo sentido y aportar una buena cuota de dinamismo a economías como la chilena, sobre todo en sectores transables como el agro y la industria.

Internamente es muy grato comprobar que nuestros agricultores siguen trabajando día a día para mejorar sus vidas, dar empleo y perfeccionar el desempeño del sector. Últimamente hemos entrevistado a varios de ellos que trabajan con fuerza en nuevos proyectos productivos no sólo ligados a la exportación. Agricultores que han basado por años su trabajo en contratos de cultivos anuales en el mercado interno, o que emprenden proyectos como una planta energética basada en los desechos orgánicos provenientes de la agricultura. Otro ejemplo a destacar es el de un agricultor que basa su producción en lo que puede ser todavía el corazón de la debilitada política de convertir a Chile en un potencia agroalimentaria: la elaboración de productos agroindustriales de muy alta calidad y producidos a la medida de mercados específicos. Es un orgullo para nosotros presentar estos casos y evidenciar de esta manera el contraste de personas que, sin miramientos ni cuestionamientos de ningún tipo, ni políticos ni económicos, siguen renovando día a día la confianza en nuestro sector.

 

directoreditorial @mundoagro.cl

03 Comentarios

Vestibulum euismod, leo eget varius gravida, eros enim interdum urna, non rutrum enim ante quis metus. Duis porta ornare nulla ut bibendum

Robert Edition

6 minutes ago

Únete a la conversación