Estás leyendo
Coronavirus: Un efecto no sostenible en el medioambiente

Coronavirus: Un efecto no sostenible en el medioambiente

Mundoagro
Coronavirus: Un efecto no sostenible en el medioambiente

El surgimiento del coronavirus ha tenido una serie de consecuencias en los países afectados. Tomemos como ejemplo a China, donde se originó esta pandemia. Cuando comenzó su masiva expansión a lo largo del país, el gobierno decretó una serie de medidas que paralizaron no sólo las actividades sociales –porque la gente debía quedarse en sus casas– , sino que también las productivas.

Ello, a su vez, ha tenido una consecuencia directa en términos medioambientales. Según datos del Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio – Center for Research on Energy and Clean Air- las emisiones de China de dióxido de carbono a principios de febrero se han disminuido alrededor de un 25% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Asimismo, un analista de este centro señala que el gigante asiático corresponde a un contaminador industrial tan grande que incluso una caída temporal como esta es significativa. Y es que el descenso de este periodo es similar a la cantidad de dióxido de carbono que produce en un año la ciudad de Nueva York (alrededor de 150 millones de toneladas métricas).

Te podría interesar
Desde Coquimbo zarparon primeros contenedores con atmósfera controlada

Si bien esto podría considerarse un ejemplo de que se puede combatir el cambio climático, no se debe olvidar que se trata de una medida específica no sostenible en el tiempo: es cosa de que China y sus habitantes retomen sus actividades sociales y productivas. De esta manera no se deben olvidar las tareas pendientes, en todo el mundo, para disminuir las emisiones y aumentar las capturas.

Coronavirus: Un efecto no sostenible en el medioambiente
Fuente: New York Times
Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.