Estás leyendo
Cosecha de fuego

Cosecha de fuego

Mundoagro
Cosecha de fuego

La quema de rastrojos es una de las prácticas más antiguas y arraigadas que existen en la agricultura en todo el mundo. Tal es así que pareciera no importar la enorme evidencia que indica tanto sus perjuicios sobre el medioambiente como las ventajas que implican alternativas tales como la incorporación de los rastrojos al suelo. Si en Chile es una batalla que cobra cada vez más fuerza, en India se ha convertido en un imperativo. No es casualidad sino una consecuencia ante los sucesivos incendios masivos que se vieron en el último tiempo alrededor del mundo pero sobre todo por la contaminación del aire y su aporte al cambio climático. El ejemplo de India no es caprichoso. Para limpiar rápida y económicamente sus campos para sembrar trigo cada año, los agricultores del norte de la India queman cerca de 23 millones de toneladas de paja de sus cosechas de arroz. Para dimensionarlo: si con toda esa paja se hicieran pacas de 20 kilos, de 38 centímetros de alto y se apilaran una encima de la otra, alcanzaría una altura de más de 430.000 kilómetros, es decir 1,1 veces la distancia a la luna.

Un estudio en la revista Science mostró que los agricultores de India podrían aumentar sus ganancias si dejan de quemar la paja de arroz y adoptan prácticas de labranza cero para cultivar trigo. Las prácticas agrícolas alternativas también podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los agricultores de las actividades agrícolas en un 78% y ayudar a reducir la contaminación del aire en ciudades como Nueva Delhi. El nuevo estudio comparó los costos y beneficios de diez prácticas distintas de preparación de la tierra y siembra para las rotaciones de cultivos de arroz y trigo del norte de la India, que se extienden por más de cuatro millones de hectáreas. La siembra directa de trigo en suelo sin arar y residuos de arroz desmenuzado fueron la mejor opción: aumenta las ganancias de los agricultores a través de mayores rendimientos y ahorros en mano de obra, combustible y costos de maquinaria. El estudio fue dirigido por investigadores de The Nature Conservancy, CIMMYT, el Consejo Indio de Investigación Agrícola (ICAR), el Instituto Borlaug para el Sur Asia (BISA) y la Universidad de Minnesota.

Fuente: Phys.org. Fotografía: CIAT.

Te podría interesar
Cuando el sueño es posible

Edición 122 – Enero 2020

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.