Estás leyendo
Dinámico y complejo el mercado vitivinícola

Dinámico y complejo el mercado vitivinícola

Mundoagro
Dinámico y complejo el mercado vitivinícola

En estos días la Organización  Internacional  del  Vino  y  la  Viña  ha  presentado  su  Informe  Anual  donde  muestra  diferentes  aspectos  de  la  coyuntura  mundial.  Este  reporte  se  divide  en  cuatro  grandes  temas:  1)  Potencial  de  producción  vitícola,  2)  producción  de  vino,  3)  consumo  de  vino  y  4)  comercio  internacional.  Todos  estos  aspectos  inciden  directa  o  indirectamente  en  la  actividad  vitivinícola  de  nuestro  país  y  conocerlos  permite  entender  los  movimientos  de  un  mercado  mundial  cada  día  más  dinámico.  Tomando  en  cuenta  lo  dependiente  que  es  el  medio  nacional  de  las  exportaciones  de  vino,  los  cambios  en  el  mercado  internacional  afectan  a  toda  la  cadena  productiva  y  es,  por  ende,  de  suma  importancia  conocerlos  y  analizarlos.

Por  un  lado  la  superficie  plantada  a  nivel  mundial  se  ha  mantenida  relativamente  estable  durante  los  últimos  años,  alcanzando  7,6  millones  de  hectáreas.  Al  revisar  la  información  por  continentes  o  zonas  productivas,  se  puede  apreciar  una  estabilización  de  la  superficie  en  Europa  con  pequeños  cambios  en  las  proporciones  relativas  de  los  diferentes  países  miembros  de  la  UE.  Sin  embargo,  es  fuera  del  viejo  continente  donde  se  producen  variaciones  más  significativas.  Por  ejemplo  China,  que  venía  con  un  crecimiento  explosivo  los  últimos  años,  actualmente  ralentiza  su  nivel  de  crecimiento  compensando  de  cierta  manera  la  caída  de  países  como  Turquía  que  genera  una  reducción  moderada  en  términos  generales  de  Asia.

América  y  Oceanía  no  presentan  variaciones  importantes,  aunque  se  puede  destacar  que  la  caída  de  Australia  se  ralentiza  o  más  bien  estabiliza  su  superficie,  y  en  América  aumenta  moderada  pero  sostenidamente  la  superficie  plantada  en  países  de  menor  participación  relativa  (esto  es  países  diferentes  a  Argentina,  Chile,  Brasil  y  EE.UU.)  acercándose  a  un  10%  del  viñedo  en  todo  el  continente.  África  por  su  parte  disminuye  lentamente  principalmente  por  el  efecto  de  Sudáfrica.

Cuando  analizamos  la  producción  global  de  vino  se  puede  apreciar  una  histórica  caída  en  los  volúmenes  elaborados durante  el  último  año.  En  este  sentido  Europa  presenta  notorias  bajas  en  los  principales  países  productores,  mientras  que  en  América  la  situación  varía  en  función  de  los  países,  siendo  la  merma  de  Chile  una  de  las  más  destacables  y  en  este  caso  por  segundo  año  consecutivo.  Australia  y  Sudáfrica  en  tanto  presentan  leves  alzas,  mientras  que  China  sigue  elevando  el  volumen  elaborado  los  últimos  años.  En  resumen  a  nivel  mundial  la  caída  fue  de  un  9%.

Consumo

En  lo  relativo  al  consumo  repunta  levemente  respecto  al  año  anterior  pero  sin  alcanzar  aún  los  niveles  de  una  década  atrás.  EE.UU.  es  el  mayor  consumidor  mundial  tanto  de  vinos  locales  como  extranjeros  con  un  alza  sostenida  en  los  últimos  años.  Europa,  a  su  vez,  mantiene  su  tasa  de  consumo  compensando  la  caída  de  algunos  países  con  el  alza  en  otros.  China  y  Sudáfrica  siguen  aumentando  su  consumo,  al  igual  que  Australia  que  compensa  la  ciada  de  Nueva  Zelanda  en  Oceanía.  En  Sudamérica,  mientras  Argentina  y  Chile  vuelven  a  bajar,  el  consumo  de  Brasil  continúa  en  aumento,  tanto  de  productos  locales  como  de  importados.  De  esta  manera  el  consumo  de  vino  a  nivel  mundial  registra  un  alza  marginal  de  un  0,7%.

Comercio y precios

El  comercio  internacional  sigue  siendo  dinámico  y,  por  ende,  el  movimiento  de  vino  desde  países  productores  hacia  países  eminentemente  consumidores  (algunos  de  ellos  productores  también)  presenta  un  alza  global  de  4,8%.  España  sigue  siendo  el  mayor  exportador  pero  con  una  caída  porcentual  respecto  al  periodo  anterior.  Lo  siguen  Nueva  Zelanda,  Chile,  Portugal,  Francia,  Italia  y  Sudáfrica.  Mientras  que  EE.UU.  y  Argentina,  junto  a  España,  presentan  los  mayores  retrocesos  en  cuanto  a  volumen.

El  valor  del  vino  transado  registró,  en  términos  globales,  un  alza  del  4,8%.  Si  se  revisa  caso  a  caso  hay  países  en  los  que,  si  bien  bajó  el  volumen  exportado,  el  precio  subió  mientas  que  en  otros  ocurre  el  caso  contrario.  Lo  anterior  puede  tener  muchas  explicaciones  y  demuestra  la  necesidad  de  analizar  el comercio  mundial  de  vino  desde  variados  puntos  de  vista.  Es  importante  que  los  países  en  general  y  las  bodegas  en  particular  tengan  su  foco  claro  al  momento  de  evaluar  sus  aumentos  o  bajadas  en  uno  u  otro  ranking.  De  todas  maneras  cabe  destacar  que  tanto  el  volumen  como  el  precio  han  tenido  un  alza  moderada  pero  sostenida  en  los  últimos  años.

Al  analizar  más  en  detalle las  estadísticas  presentadas  por  la  OIV,  se  aprecia  una  recuperación  en  la  comercialización  de  vino  tranquilo  embotellado,  revirtiendo  así  la  caída  de  los  últimos  años,  llegando  a  un  57%  de  cuota  de  mercado,  esto  es  en  volumen.  Si  se  considera  el  valor  de  comercialización,  la  cuota  de  este  tipo  de  vinos  llega  a  un  72%  del  mercado.

Son  los  espumosos  los  vinos  con  datos  más  llamativos:  por  un  lado  siguen  al  alza  en  cuanto  a  volumen  y  precio,  y  si  bien  sólo  representa  un  8%  del  volumen  comercializado,  el  precio  en  que  estos  se  venden  hace  que  tengan  un  19%  de  la  cuota  de  mercado.  En  países  como  Francia,  Italia  y  España  su  importancia  relativa  dentro  de  las  exportaciones  totales  es  relevante,  y  en  el  caso  de  este  último  país  aumenta.  Misma  situación  es  posible apreciar  en  Sudáfrica.

Una  nueva  baja  se  registra  en  el  caso  de  la  comercialización  de  vinos  a  granel,  aunque  nuestro  país  aparece  como  uno  de  los  países  donde  su  volumen  de  exportación  sigue  siendo  importante.  Esto  es  digno  de  analizar  ya  que  si  cruzamos  el  volumen  mundial  comercializado  a  granel  (35%)  y  el  valor  que  representa  (8%),  podemos  apreciar  que  si  bien  es  un mercado  dinámico  y  transversal  entre  las  diferentes regiones  productoras,  no  es  un  segmento  especialmente  atractivo  y  sostenible  a  lo  largo  de  los  años  sin  la  adecuada  estrategia  productiva  y  comercial.

Francia,  España  e  Italia  en  conjunto  representan  más  de  la  mitad  de  las  exportaciones,  tanto  en  volumen  como  en  valor.  Sin  embargo,  España  retrocede  en  volumen  mientras  Francia  e  Italia  aumentan.  Respecto  a  los  llamados  países  del  nuevo  mundo,  Chile,  Australia  y  Nueva  Zelanda  presentan  aumentos  significativos  en  valor,  mientras  que  EE.UU.  y  Argentina  anotan  los  mayores  retrocesos.  Al  analizar  el  tema  del  precio,  nuevamente  entre  los  tres  principales  exportadores  hay  una  llamativa  diferencia:  mientras  Francia  e  Italia  tienen  una  importante  cuota  de  mercado,  España  tiene  un  precio  promedio  por  litro  inferior.  Es  decir,  a  pesar  de  representar  alrededor  del  20%  en  volumen  sólo  alcanza  un  9%  en  valor.  Este  fenómeno  es  importante  tenerlo  en  cuenta  en  Chile,  donde  la  dependencia  a  las  exportaciones  es  muy  grande  y  el  granel  aún  tiene  una  importancia  relativa  considerable.

Del  otro  lado,  podemos  ver  cómo  algunos  de  los  cinco  principales  importadores  de  vino  son  a  su  vez  productores,  concentrando  entre  estos  países  más  de  la  mitad  de  las  importaciones  a  nivel  mundial.  En  este  sentido  Alemania  si  bien  elabora  vinos  también  es  el  primer  destino  mundial  de  las  exportaciones,  aunque  con  una  leve  baja  en  el  volumen  y  cierta  tendencia  a  las  gamas  más  básicas.  El  Reino  Unido,  de  gran  importancia  para  las  bodegas  chilenas,  está  en  un  segundo  lugar  tanto  de  volumen  como  de  valor  (aunque  retrocediendo  levemente  en  este  aspecto).  Las  consecuencias  del  Brexit  centran  la  atención  de  los  mercados  y  el  medio  vitivinícola  no  es  ajeno  a  él;  sin  embargo,  la  complejidad  de  esta  operación  hace  aún  difícil  prever  de  manera  clara  sus  consecuencias.

Otro  mercado  importante  para  Chile,  como  es  EE.UU.,  recupera  el  crecimiento  en  cuanto  a  valor  y  volumen,  justificando  los  esfuerzos  públicos  y  privados  para  que  el  vino  nacional  siga  teniendo  una  presencia  importante  en  este  mercado.  El  caso  de  Francia  es  particular,  ya  que  sus  importaciones  se  centran  en  las  gamas  más  básicas  debido  a  carencias  estructurales  de  este  tipo  de  vinos  en  su  medio  local.  Por  último  China  sigue  creciendo  tanto  en  volumen  como  en  precio,  siendo  la  demanda  interior  china  la  que  más  contribuye  el  aumento  de  volumen  en  las  transacciones  del  2017.

La estrategia de Chile

Te podría interesar
Producción de aceite de aceite de oliva al alza

Para  terminar  nos  atrevemos  a  plantear  algunos  aspectos  relacionados  con  este  estudio  que  podrían  aplicarse  a  la  realidad  nacional  y  a  su  estrategia  a  futuro:

El  mercado  del  granel  sigue  siendo  interesante  e  importante  para  Chile,  pero  al  ser  muy  voluble,  dependiente  de  la  oferta  y  demanda  global  lo  hace  altamente  riesgoso.  Por  ende,  sin  una  adecuada  estructura  productiva  y  comercial,  es  complejo  depender  de  él.  Su  cuota  de  mercado  en  cuanto  a  volumen  no  se  condice  con  su  cuota  de  mercado  en  valor.

Hay  espacio  para  seguir  creciendo  en  los  segmentos  de  vino  embotellado  de  mayor  valor,  tanto  en  los  mercados  tradicionales  como  en  los  emergentes.  Es  importante  en  ese  sentido  que  el  vino  chileno  demuestre  su  versatilidad  y  diversidad  de  oferta  y  no  se  quede  estancado  en  un  estilo  o  rango  de  precio.

Lo  dinámico  y  competitivo  del  medio  vitivinícola  mundial  hace  imprescindible  apoyarse  en  el  conocimiento  técnico  y  profesional  que  tiene  nuestro  país.  Dar  a  conocer  la  capacidad  productiva  de  nuestro  país  lo  hace  un  proveedor  confiable,  capaz  de  adaptarse  a  las  cambiantes  condiciones  de  cada  año,  que  va  descubriendo  o  redescubriendo  nuevas  zonas  y  que  sabe  llegar  a  un  consumidor  cada  vez  más  informado  y  exigente.

La  gran  deuda  nacional  es  apuntalar  el  consumo  interno.  Un  consumidor  informado,  que  tenga  la  posibilidad  de  tener  acceso  a  la  evolución  del  vino  chileno  y  que  viva  esta  industria  como  algo  propio.

El  crecimiento  en  general  del  medio  vitivinícola  nacional  debe  ser  una  conjugación  de  diversos  elementos:  superficie  vitivinícola  sustentable,  aumento  de  volumen  armónico  y  equilibrado,  mejora  en  los  precios  de  comercialización  que  impulse  a  todos  los  involucrados  en  el  proceso  productivo,  aumento  del  consumo  interno,  imagen  internacional  conjunta  entre  organismos  públicos  y  privados,  y  por  último  creemos,  como  Ingenieros  Agrónomos Enólogos  de  Chile,  imprescindible  destacar  la  solidez  y  solvencia  profesional  como  una  carta  de  presentación  del  trabajo  bien  hecho  en  cada  botella  de  vino  chileno.

Más  información  respecto  a  la  Coyuntura  Vitivinícola  Mundial  se  puede  encontrar  en  la  página  web  de  la  OIV www.oiv.int.

Asociación  Nacional  de  Ingenieros  Agrónomos  Enólogos  de  Chile  AG.

Ver comentario (1)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.