Estás leyendo
Directo al objetivo: lineamientos para un control efectivo de Drosophila Suzukii

Directo al objetivo: lineamientos para un control efectivo de Drosophila Suzukii

Mundoagro
Directo al objetivo: lineamientos para un control  efectivo de Drosophila Suzukii

En mayo de 2017 se detectó por primera vez un ejemplar adulto de Drosophila Suzukii en una trampa en la comuna de Pucón, Región de La Araucanía. Desde entonces, y debido a su alta capacidad adaptativa, se ha extendido a 11 regiones del país. Actualmente es considerada una plaga emergente e invasiva y se ha convertido en una limitante para la comercialización de la fruta. Aunque hasta el momento sólo se considera plaga cuarentenaria en mercados destino sin mayor relevancia para los cerezos chilenos (como Israel y Nueva Zelanda), es importante contar con una estrategia de control para mantener la calidad de la fruta. En este contexto se llevó a cabo el Seminario Online “Actualización en la estrategia de control de Drosophila Suzukii en cerezos y arándanos”, organizado por FMC Chile.

TRES CLAVES PARA EL ÉXITO

El manejo de plagas requiere de varios componentes para que se consiga con éxito: monitoreo, identificación y control, señala el Dr. Esteban Basoalto, profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias y Alimentarias de la Universidad Austral de Chile, durante su charla “Monitoreo y uso de trampas para el control de Drosophila”.

El monitoreo es el primer paso y es importante para determinar la presencia de la plaga y su ubicación. Para ello se pueden monitorear con trampas caseras y un atrayente (cebo). El uso de las trampas es relevante porque nos proveen de alertas tempranas, señala. Para un buen funcionamiento es importante colocarlas a la sombra y dentro de la zona donde se produce la fruta debido a que a las moscas no les gusta volar a pleno sol. “Idealmente deben ser colocadas antes del pintado de bayas y debe instalarse al menos una trampa por hectárea (en superficies menores, colocar una trampa por cultivo)”, indica.

Una vez colocada la trampa, comienza el proceso de identificación, una tarea tediosa y demandante de tiempo, pero necesaria ya que diferentes especies nativas de moscas serán atraídas a ella. Para lograr la identificación de Drosophila, se puede buscar en los machos la mancha característica en el ala y en el caso de las hembras, buscar el ovipositor con la ayuda de una lupa.

Directo al objetivo: lineamientos para un control  efectivo de Drosophila Suzukii
Dr. Esteban Basoalto, profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias y Alimentarias de la Universidad Austral de Chile

Según explica Basoalto, los atrayentes se dividen dos categorías, los cebos en base a productos alimenticios y los comerciales en base a semioquímicos. Los primeros son las conocidas mezclas de azúcar y levadura o vinagre de manzana, los cuales son baratos, pero poco selectivos debido a que atraen a diversos tipos de drosofílidos y otros insectos. Además, al tener una base de alimento, las trampas se van enturbiando lo que dificulta la identificación de especies. En cambio, los atrayentes químicos son más caros, pero más selectivos y limpios. 

Posteriormente hay que tomar medidas de control de acuerdo con la información recolectada, las cuales incluyen: incrementar la frecuencia de la cosecha, mantener los cuarteles bien podados y limpios, remover y destruir fruta remanente y el uso de insecticidas autorizados por el SAG.

Finalmente, Basoalto, recomienda evaluar la efectividad del programa de manejo con monitoreo continuo a lo largo de la temporada y, debido a que los tiempos actualmente cambian muy rápido, es importante mantenerse informado y actualizado.

ESTÁNDARES ALTOS

La realidad productiva de Chile se centra en la exportación de toda su fruta, y eso nos ha orillado a ser más exigentes al hablar de eficacia en el control de plagas, “buscamos mayor inocuidad y una estrategia que sea sustentable respecto a los residuos”, señala la Dra.  Karina Buzzetti, directora de investigación de la consultora Agridevelopment. En ese sentido, existen muchos productos para control, pero no todos cumplen con los estándares requeridos.

Entre las sustancias recomendadas para el control de Drosophila Suzukii, se encuentran las spinosinas, algunos neocotinoides como el imidacloprid, spirotetramato, piretroides, entre otros. Su uso debe adecuarse a los momentos de ataque y propiedades del insecticida. A pesar de que la normativa de plaguicidas es bastante amplia, no hay que asumir que cuando se habla de eficacia se considere una mortalidad de 90% o más, ni que tenga una larga duración, explica Buzzetti.

Directo al objetivo: lineamientos para un control  efectivo de Drosophila Suzukii
Dra. Karina Buzzetti, directora de investigación de la consultora Agridevelopment

El principal objetivo que se busca en los huertos chilenos es impedir la postura de los huevos o el desarrollo de los primeros estados, debido a que necesitamos una fruta sana, sin fisuras. Con ese objetivo en mente y pensando en un control conjunto con otras plagas latentes en los huertos como polillas, burritos y capachitos (adultos), trips de California, se encuentra el producto Exirel (Ciantraniliprol), que, de acuerdo a estudios realizados por su equipo, mantiene un nivel de control comercialmente atractivo cercano al 80%, hasta los doce días después de aplicado. Exirel aún no cuenta con un registro vigente en cultivo de cerezo, pero tiene el proceso solicitado por parte de FMC.

Te podría interesar
Productores de nogales buscan mayor eficiencia en la producción

También existen otros productos que se encuentran en desarrollado para el control de esta plaga, como son los repelentes. Estos no están orientados a matar la plaga ni a impedir el 100% del daño, sino a ayudar a aumentar los periodos de protección de los demás productos y a mejorar la eficiencia de los mismos. Además, Buzzetti coincide con Basoalto en destacar el uso de las trampas, pero no solo para el monitoreo, sino para la captura masiva de moscas y bajar la población, con el objetivo de aumentar los intervalos de aplicaciones.

EL FACTOR MÁS IMPORTANTE

Durante su charla “Avances en el control químico de Drosophila Suzukii en la zona sur de Chile”, la Dra. Patricia Navarro, entomóloga de INIA Carrillanca, destacó el uso de Exirel (ciantraniliprol) en el control de esta mosca, debido principalmente a su modo de acción.

Directo al objetivo: lineamientos para un control  efectivo de Drosophila Suzukii
Dra. Patricia Navarro, entomóloga de INIA Carrillanca

Navarro señala que el ciantraniliprol es una molécula muy atractiva desde el punto de vista de control, debido a su modo de acción, que es la paralización de la musculatura del insecto. En el caso se Drosophila su uso es clave y estratégico ya que paraliza la estructura ovipositora, lo que ayuda a reducir el daño inmediatamente. Primero evitando que la hembra perfore la superficie del fruto, después porque se va a evitar que ponga el huevo y finalmente, reducirá la futura población en el huerto, porque el insecto eventualmente morirá por falta de movilidad.

Este producto no debe ser pensado para matar el insecto, sino que su uso es más bien estratégico, principalmente para evitar la ovipostura, que es el objetivo principal, explica Navarro. Se recomienda usarlo temprano en la temporada, cuando recién se está comenzando a recibir las primeras moscas, ya que es el momento clave para evitar futuras poblaciones. De acuerdo a los ensayos realizados, la dosis recomendada es de 100cc/hL, las cuales deben ser aplicadas al inicio de la temporada y antes de pinta para reducir las posibilidades de ovipostura, en un máximo de dos aplicaciones por temporada.

Además, en otro ensayo realizado se comprobó la eficacia en el control de la sustancia Gamma-cihalotrina (Bull) como otra herramienta posible de incorporar en una estrategia de control de la plaga. Se determinó que a los tres días después de la aplicación de Gamma-cihalotrina, la eficacia de Bull (12 cc/hL) es estadísticamente igual a la de Lamda-cihalotrina (Karate) , y a partir del día 7 ambas sustancias controlan el 100% de la población de moscas adultas. Por lo tanto, se concluyó que la Gamma-cihalotrina (Bull) es una herramienta eficaz en una estrategia para el control de Drosophila suzukii, y se puede incorporar a las herramientas de control químico ya conocidas, lo cual permite ampliar la variedad de modos de acción para rotar dentro de la estrategia de control.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.