Estás leyendo
Directo al objetivo

Directo al objetivo

Mundoagro
Directo al objetivo

Una  vez  que  hemos  decidido  la  cantidad  de  mojamiento,  es  decir  los  litros  por  hectárea  que  pulverizará  la  máquina,  habrá  que  configurarla  para  que  pueda  llegar  al  objetivo  y  cubrirlo.  Vale  recordar  que  el  agua  es  solo  un  vehículo  para  transportar  nuestro  fitosanitario  a  las  plantas,  así  que  lo  importante  es  distribuir  bien  esa  mezcla,  para  lo  cual  debemos  tomar  ciertas  decisiones.

En  este  artículo  trabajaremos  configurando  un  pulverizador  hidroneumático,  también  conocido  como turbo  en  la  gran  mayoría  del  campo  chileno,  en  un  huerto  de  ciruelo  plantado  a  cuatro  metros  entre  hileras,  con  un  mojamiento  de  1.800  litros  por  hectárea.  Si  bien  para  mí  es  un  exceso,  es  la  media  de  lo  que  se  usa.

Decidir la velocidad

Lo  primero  a  decidir  es  a  qué  velocidad  realizaré  la  aplicación.  El  criterio  habitual  es  hacerlo  lo  más  rápido  posible  porque,  como  se  sabe,  lo  que  menos  hay  es  tiempo.  Esta  velocidad  se  ve  limitada  por  la  topografía  del  terreno  y  la  necesidad  de  no  destruir  la  maquinaria,  pero  la  verdad  es  que  yo  debiera  considerar  como  velocidad  máxima  de  aplicación  aquella  que  me  permita  llegar  a  la  parte  más  alta  del  árbol  y  penetrar  al  interior  del  follaje.  Vuelvo  al  ejemplo  de  la  pintura  mencionado  en  el  artículo  de  la  edición  anterior  (Mundagro  101,  página  44):  si  tomo  una  lata  de  aerosol  para  pintar  un  muro  y  paso  demasiado  rápido,  tendré  que  volver  atrás  y  repasar;  en  cambio  si  me  tomo  el  tiempo  necesario  quedaré  bien  a  la  primera.  La  diferencia  es  que  en  el  huerto  no  se  vuelve  atrás.

¿Entonces  cómo  decido  la  velocidad?  Debo  tomar  en  consideración  el  volumen  de  aire  que  genera  el  ventilador  de  la  máquina,  que  es  lo  que  transporta  las  gotas  de  la  salida  de  la  boquilla  hasta  el  árbol.  Este  caudal  depende  del  tamaño  del  ventilador,  cantidad  e  inclinación  de  las  aspas  y  revoluciones  a  las  que  gira.  Ventiladores  de  mayor  caudal  consumen  más  potencia  del  tractor,  así  que  la  selección  del  tractor  es  fundamental.  Un  tractor  de  baja  potencia  no  hará  un  trabajo  aceptable  con  un  buen  ventilador,  por  lo  que  se  recomienda  al  menos  80  HP  o  768  watts  o  81,104  CV.  En  el  manual  de  calibración  de  Hardy  plantean  la  siguiente  ecuación  para  determinar  el  volumen  de  aire  que  tiene  que  producir  el  ventilador,  medido  en  m3/h:

[1000 x velocidad de avance (km/h) x ancho de tratam (m)x alt del árbol (m)] / 3 (factor)

Si  el  cultivo  es  muy  denso,  se  utiliza  el  factor  2,5-3,0.  Si  es  poco  denso,  el  factor  puede  aumentar  a  3,0-3,5.  Si  ya  tienen  un  equipo  comprado  pueden  calcular  la  velocidad  de  aplicación  con  la  misma  fórmula  pero  dejando  como  incógnita  la  velocidad  de  avance.

También  hay  publicaciones  que  sugieren  utilizar  el  doble  de  la  TRV  (Tree  Row  Volume,  o  volumen  de  la  fila  de  árboles).

Cálculo de velocidad

¿Pero  cuál  es  la  velocidad  del  tractor?  No  es  lo  mismo  mencionar  una  velocidad  que  decir  tercera  marcha  lenta  a  1.800  RPM.  La  gran  mayoría  de  los  tractores  no  trae  velocímetro  y,  en  caso  de  que  lo  tenga,  recomiendo  verificarlos  porque  muchas  veces  se  producen  diferencias.

La  velocidad  es  la  distancia  que  uno  recorre  en  un  tiempo  determinado  y  podemos  calcularla  haciendo  recorrer  al  tractor  una  distancia  determinada  con  la  marcha  de  trabajo  y  revoluciones  del  motor  definidas.  La  distancia  debe  ser  al  menos  20  metros  en  el  lugar  de  trabajo,  es  decir  la  entrehilera,  y  esa  medición  aplica  para  sectores  similares,  ya  que  no  es  lo  mismo  que  el  terreno  sea  duro  o  blando,  con  subidas  o  bajadas,  con  suelo  húmedo  o  seco.

Con  el  equipo  con  la  mitad  de  carga  para  la  situación  promedio,  colocamos  el  tractor  unos  cinco  metros  atrás  del  punto  0  para  que  el  operador  alcance  el  régimen  de  trabajo  con  el  equipo  funcionando.  Así  al  pasar  por  el  punto  0  ponemos  a  correr  el  cronómetro  y  lo  detenemos  al  pasar  por  el  punto  20. Lo  importante  es  medir  en  ambos  puntos  la  misma  parte pasando  del  tractor  y  repetir  y  luego  sacar  un  tiempo  promedio.  Con  ese  promedio  y  la  distancia  calculamos  la  velocidad  que  necesitamos  en  kilómetros  por  hora  y  para  ellos  ocupamos  la  siguiente  fórmula.

[1000 x velocidad de avance (km/h) x ancho de tratam (m) x alt del árbol (m)] /3 (factor)

El  3,6  es  para  transformar  de  metros  por  segundo  a  kilómetros  por  hora.  Si  tomamos  como  ejemplo  que  se  midió  un tiempo  de  20  segundos,  entonces  nuestro  ejercicio  sería:

Velocidad (km/hr)=(20 m/20 seh) x 3,6

Esto  implica  que  la  velocidad  del  tractor  será  de  3,6  km/h,  algo  que  se  da  en  el  campo  para  terrenos  pedregosos  o  sinuosos.

Cálculo de caudal

Con  la  obtención  de  la  velocidad  del  tractor  ya  podemos  calcular  el  caudal  que  tiene  que  entregar  la  máquina  en  un  minuto,  y  por  lo  tanto  las  boquillas.  Para  esto  ocuparemos  la  siguiente  fórmula.

Q (lt/min)=(V(km/h) x M(lt/ha) x DEH(mt)) / 600

Q: Caudal  por  minuto

V: Velocidad  del  tractor

M: Mojamiento  en  litros  por  hectárea,  que  establecimos  con  la  TRV,  o  en  este  caso  lo  que  nos  pidió  o  sugirieron.

DEH: Distancia  entre  hilera  en  metros,  corresponde  a  la  distancia  que  están  las  hilera  de  frutales  y  cuando  es  una  aplicación  con  barra  al  ancho  de  la  barra.

600: factor  para  convertir  unidades

Q (lt/min) = (3,6 (km/h) x 1.800 (lt/ha) x 4 (mt)) / 600

Es  decir,  necesitamos  que  nuestro  equipo  bote  43,2  litros  en  un  minuto.  EL

Embotellado

Cuando  es  una  barra  todas  las  boquillas  tienen  que  aplicar  lo  mismo,  pero  en  frutales  la  forma  del  árbol  nos  obliga  a  armar  un  emboquillado.  En  este  caso  veremos  la  forma  de  copa,  que  es  una  de  las  más  comunes,  aunque  con  la  irrupción  de  los  huertos  peatonales  hay  cada  vez  más  espalderas.  En  la  copa  el  follaje  se  encuentra  mayormente  en  la  mitad  de  arriba  del  árbol,  2/3,  por  lo  cual  es  la  misma  cantidad  de  mezcla  que  debemos  llevar  a  la  parte  alta,  que  son  los  43,2  litros  dividido  por  3.  Esto  implica  que  son  14,4  litros  a  la  parte  baja  y  28,8  litros  en  la  parte  alta.

Al  tener  un  equipo  con  14  boquillas  en  total,  7  por  cada  lado,  usaremos  6  en  la  parte  baja  y  8  en  la  alta.  Por  lo  tanto  dividiremos  los  14,4  litros  por  6,  lo  que  da  que  necesitamos  boquillas  de  2,4  litros  por  minuto,  mientras  que  para  la  parte  alta  dividiremos  los  28,8  litros  en  8  salidas,  lo  que  nos  da  3,6  litros  por  minuto.

Te podría interesar
Promoción de la palta hass: “En mercados como China hay que educar”

Elección de las boquillas

Ahora  es  el  momento  de elegir  las  boquillas.  En  la  fruticultura  las  más  usadas  son  de  tipo  cono,  ya  sea  lleno  o  hueco.  En  lo  particular  prefiero  cono  hueco.  Del  tipo  disco  y  difusor,  el  que  no  tiene  orificio  al  medio  nos  da  un  cono  hueco  y  el  que  sí  tiene  orificio  al  centro  nos  dará  cono  lleno.  O  tipo  clic,  que  son  las  que  más  me  gustan,  ya  que  para  el  operador  es  más  fácil  de  manipular  y  sacar  de  las  tuercas.  Los  discos  difusores  y  boquillas  tienen  colores  para  identificar  qué  caudal  corresponde,  no  como  las  de  disco  en  las  que  hay  que  mirar  el  número  que  trae  y  los  difusores  son  también  de  distintas  medidas.

Otro  aspecto  que  podemos  seleccionar  es  el  ángulo  del  cono,  que  va  desde  los  30°  hasta  90°.  También  hay  disponibles  las  de  baja  deriva  o  venturi,  que  en  velocidades  de  viento  de  más  de  6  kilómetros  por  hora  debieran  ser  la  regla.  Incluso  hay  publicaciones  que  las  recomiendan  para  todo  tipo  de  aplicación  a  frutales,  o  al  menos  para  la  parte  alta  de  la  planta.

Sea  cual  sea  la  que  elijamos  vamos  a  tener  que  ir  a  las  tablas  del  fabricante  para  elegir  la  que  más  se  aproxima  a  nuestra  necesidad.  Para  el  ejemplo  seleccioné  boquilla  tipo  clic  bajo  norma  ISO,  donde  el  color  indica  caudal  independiente  de  la  marca,  incluso  normal  o  baja  deriva.

En  la  tabla  tenemos  que  buscar  los  caudales  que  necesitamos,  que  son  2,4  y  3,6  litros  por  minuto,  pero  respetando  las  presiones  recomendadas  de  trabajo,  que  en  este  caso  no  deben  superar  los  12  bar  o  180  PSI.  Esto  nos  lleva  a  la  fila  de  los  9  bar,  que  es  la  que  elegí.  Podría  haber  tomado  la  de  10  bar  también,  pero  soy  de  la  idea  de  bajar  volumen  y  no  subir.  Esto  indica  que  necesitamos  boquillas  roja,  castaño  y  café.

Mojamiento teórico VS real

Ahora  debo  verificar  el  mojamiento  real  que  tendré,  ya  que  si  aplicamos  la  fórmula,  donde  el  caudal  lo  obtenemos  de  la  tabla,  cometemos  un  error:  al  instalar  las  boquillas  en  la  máquina  no  se  consideran particularidades  del  equipo.

M (lt/ha)=[Q(lt/min) x 600] / [V(km/h) x DEH (m)]

Q (lt/min) = de boquilla

Q (lt/min)= 2,42×6+3,46×8=42,2

Así  tengo  el  caudal  teórico  de  tabla  por  lo  que  el  mojamiento  teórico  será:

M(lt/ha) = [42,2(lt/min) x 600] / [3,6(km/h) x 4 (m)]

M (lt/ha) = 1.758,33

Como  insisto  deben  verificar  el  caudal  de  las  boquillas  en  la  máquina,  si  no  trabajaremos  sobre  un  supuesto  y  no  un  concreto.

Para  pulverizar  el  huerto  de  manera  de  obtener  la  máxima  eficiencia  con  una  calidad  y  uniformidad  es  necesario  ser  profesionales  y  analizar  las  condiciones  de  cada  huerto,  terreno,  situación  geográfica  y  de  maquinaria.  Pagarlo  es  una  inversión  con  retornos  a  la  cosecha  con  mayor  fruta  cosechada  en  calidad  y  condición,  disminución  de  fitosanitarios  usados  y  menor  acarreo  de  agua.

Escrito por: Juan José Donoso Silva, Ingeniero Agrónomo.