Estás leyendo
Dulces sueños

Dulces sueños

Mundoagro
Dulces sueños

Ya nos encontramos en la etapa final de la temporada 2109-2020, en la que aún quedan un par de semanas de cosechas en el sur. Las otras zonas ya están terminadas, pero debemos anticiparnos a las labores y manejos post cosechas. Si bien el año ha sido medianamente benigno para la fruta, ha sido una temporada compleja en cuanto a las altas temperaturas y escasez de agua en la zona norte. Junto con ello, debemos considerar que el año pasado la entrada en dormancia de las plantas fue más lenta o tardía, como consecuencia de haber tenido un otoño cálido lo que hizo que en algunas zonas no se cumpliera con el requerimiento de horas frío.

Dulces sueños

Es importante lograr y permitir que la planta asegure sus reservas antes de entrar en dormancia. Una estrategia efectiva y cada vez más realizada, es el uso de boro y zinc post cosecha para la movilización de reservas a los órganos de reservorio.

También, dependiendo de la condición y ubicación de huerto, el uso de algas y aminoácidos junto a magnesio para mejorar la capacidad fotosintética y optimizar la formación de azúcares. No hay que olvidar que el uso de algas y aminoácidos ayudan a la planta a salir de situaciones de estrés, por lo que pueden ser de gran ayuda también. El potasio de entrega rápida vía fertirriego es otra herramienta de ayuda para lograr el objetivo.

La suma de estos manejos puede asegurar, en gran medida, que las plantas cuenten con las reservas necesarias para tener un buen despertar en primavera. Este último punto es muy importante, sobre todo en la zona sur, en donde fertirrigar es muy complejo en primavera debido a la saturación de agua en el suelo. Tanto es así que hay zonas cercanas a Osorno, en las que recién a fines de noviembre pueden incorporar agua al sistema.

OTRAS PRÁCTICAS

Dulces sueños

Por otro lado, hay prácticas o labores que son importantes en post cosecha, entre las cuales podemos mencionar:

Remoción de frutos caídos: básicamente minimizar la cantidad de posibles inóculos en el huerto y bajar la presión de patógenos (esclerocios y esporas en primavera).

Podas sanitarias: en muchas especies frutales las podas sanitarias son muy comunes.

Para el caso de arándanos es principalmente por la presencia de plateado (Chondrostereum), que es más fácil de identificar por el follaje, además de que las altas temperaturas y baja humedad ayudan a cicatrizar y no permitir la propagación de esporas.

Te podría interesar
Perú: Exportación de cítricos aumentaría un 15%

Monitoreo de plagas: Los insectos, y principalmente los de la familia Curculionadae (las más dañina en los huertos de arándanos) realizaron una gran cantidad de oviposturas durante la cosecha, por lo que es necesario chequear en las raíces y corona la presencia de larvas y huevos, y de acuerdo a este monitoreo periódico, considerar la estrategia.

Control de malezas: La estrategia a utilizar va a depender si el huerto es orgánico o convencional, pero tenemos en claro que las condiciones para la proliferación y crecimiento de éstas son las ideales durante las cosechas y que competirán directamente con las plantas por los nutrientes, además de ser un lugar de protección de insectos.

Limpieza de sistema de riego: aunque parezca de obvio, es una práctica no tan habitual. Para esto existen productos para remover sales, otros para algas, todo dependiendo de la fuente de nutrición utilizada y la calidad de agua de riego.

Podríamos seguir enumerando una serie de otras labores, pero la intención es mencionar las más importantes. Cada huerto es una realidad diferente y tiene necesidades y prioridades particulares, pero lo que sin duda es transversal es la importancia en la nutrición para entrar a un buena dormancia.

Por: Ing. Agr. Felipe Rozas, Terrafruit