Mundoagro

Cargando...

Director Editorial

Edición 137

El consumo no es gasto

Los médicos recomiendan beber al menos dos litros de agua al día, y para muchos, es un número que parece difícil de alcanzar. Sin embargo, es un parámetro interesante para comparar con el verdadero consumo que hace una persona si se considera tanto el uso directo como indirecto a través de la producción de los alimentos, lo que lleva la cifra a unos 3.000 litros de agua por persona por día.

Estos datos dicen muchas cosas, pero sobre todo dos. La primera es que debido a que la agricultura es muy intensiva en el uso del agua, debemos encontrar un camino para hacerla mucho más eficiente de lo que ya es en la actualidad. Varios estudios consideran que podría ahorrarse al menos un sesenta por ciento del agua que se utiliza en la producción de alimentos provenientes del mundo agropecuario. La segunda, y en este momento para mí aún más importante: es evidente que la agricultura, como medio, es vital para el abastecimiento y suministro de agua para el ser humano. Para ser más gráficos, ¿por qué no pensar, por ejemplo, una naranja como un pequeño contenedor de agua? Por eso debemos otorgarle a la agricultura el lugar y la prioridad que corresponde.

Lo recalco de esta manera porque hace poco tiempo la revista The Economist publicó un artículo en el que pretendía hacer un análisis sobre la eficiencia en el uso del agua, y que partía así: “Si el mundo va a reducir su uso de agua, el área más obvia en la que debe buscar ahorros es donde va la mayor parte del agua: la agricultura”. Primero, el mundo no va a reducir la utilización de agua, todo lo contrario. De aquí al 2050 se espera que el consumo del agua crezca en un 30%, concordante con el incremento histórico de los últimos 30 años de aproximadamente el 1% por año. En consecuencia, lo que se debe aumentar es la eficiencia en su uso.

Sin embargo, existe este mismo concepto en algunos grupos ambientalistas duros o extremos. Estos ven a la agricultura como un “competidor consumidor” frente al ser humano. La mayoría de sus estudios hablan del “consumo” de agua por los diferentes cultivos y productos agrícolas y pecuarios, casi con una connotación de desperdicio o gasto, siendo que en realidad, la agricultura no es un competidor sino la fuente principal para el consumo por parte del ser humano. Esta noción de “conductor” como la principal fuente de traslado de este recurso hacia el ser humano no está siendo percibida ni incorporada a la visión que debe entenderse sobre este sector a la hora de reglamentar, legislar y priorizar su utilización.

Hacemos un llamado a las diferentes instituciones e instancias políticas para acabar con la fragmentación en la institucionalidad del agua. Debemos construir una gobernanza colaborativa que incorpore a todos los sectores en una política nacional para su utilización y aprovechamiento. Nadie discute que la visión que debe primar es la de sostenibilidad en el uso humano y, por lo tanto, también en el agrícola.

directoreditorial @mundoagro.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

03 Comentarios

Vestibulum euismod, leo eget varius gravida, eros enim interdum urna, non rutrum enim ante quis metus. Duis porta ornare nulla ut bibendum

Robert Edition

6 minutes ago

Únete a la conversación