Estás leyendo
Factores y herramientas para una temporada exitosa de arándanos

Factores y herramientas para una temporada exitosa de arándanos

Mundoagro
Exportación de arándanos frescos finaliza con una un leve baja

Diversos son los factores que influyen en el éxito de una temporada. La disponibilidad hídrica y la acumulación térmica de los últimos años nos han orillado a utilizar nuevas y distintas técnicas para el manejo y control de plagas e incorporar nueva tecnología para hacer más eficientes diversos procesos. Durante el primer Seminario Online de Arándanos organizado por Corteva AgriscienceTM, expertos en áreas relacionadas con la producción y comercialización de arándanos dieron cátedra de las mejores prácticas para la producción de arándanos en nuestro país.

Control en cada etapa

Un aspecto importante respecto a la producción de arándanos es sin lugar a dudas el manejo de plagas. Como consecuencia de la acumulación térmica, los incendios forestales y el mismo recambio varietal están modificando su comportamiento. De forma general, al inicio de la temporada, “debemos concentrarnos en el chanchito blanco y distintos curculiónidos, en la fase de desarrollo de frutos debemos preocuparnos de prevención de lepidópteros y el control de Drosophila a partir de pinta en adelante”, explica Karina Buzzetti durante su charla “Actualización y requerimiento del manejo de plagas en arándanos”.  

Respecto al uso de productos autorizados para controlar estas plagas, la experta sugiere ser muy crítico en lo recomendado en los listados ya que la normativa es bastante permisiva. Destaca el uso de las espinosinas (Delegate®), no así el control a través de neonicotinoides. Sobre los piretroides destacan principalmente los que estén microencapsulados debido a que son fotolábiles y el periodo de aplicación de estos productos coincide con altas temperaturas y alta exposición solar. “Si no tengo una formulación estabilizada de buena calidad, puedo estar tirando agua y voy a tener el mismo control”, explica.

Existen otros tipos de desarrollo que tienen el objetivo de lograr un control de moscas a través de trampas alimenticias. Este es el caso del modelo Flybuster, donde se mezcla el cebo (orientado a otro tipo de mosca) con vinagre. Entre las ventajas de este producto es que hay un aumento el radio de acción de la trampa y se logra una mejor estabilidad dentro de la captura, en comparación con la típica botella plástica o trampa doméstica que está instalada en los huertos con vinagre y un par de orificios. En este tipo de trampas se busca que no se sature tan rápido, que tenga una duración y una estabilidad en el tiempo y que también tenga una eficiencia de captura mayor a los cinco metros (captura entre 600 y 800 individuos en vuelo). “De otra forma voy a tener que estar colocando una trampa por planta y eso es impracticable, además de que contamina mucho más el huerto con el tema del plástico”, concluye.

Una alternativa positiva

Respecto a la aplicación de plaguicidas, Alejandro Toro, gerente técnico de Corteva AgriscienceTM, señaló las características y ventajas de la aplicación de tratamientos de control a través de drones. Esta metodología, explica, surgió como respuesta a las dificultades operativas para llevar a cabo tratamientos de protección vegetal durante precosecha en los huertos adultos, y solucionar el problema de la pérdida de producción durante la intervención de huertos con pulverizadores convencionales. Una de las grandes ventajas que presenta el uso de los drones en esta tarea, es la homogeneidad y uniformidad en la cobertura, además de reducir el contacto con el aplicador.

A través de esta metodología se realizaron con éxito varios ensayos aplicando Delegate®. Un insecticida de origen natural que actúa por contacto e ingestión afectando el sistema nervioso del insecto. Perteneciente al grupo de las espinosinas, en el control de Drosophila posee la ventaja de tener reingresos cortos, algo muy importante en la precosecha en los arándanos, además tiene carencias cortas y puede ser utilizado paralelamente para el control de Lobesia. Además, cuenta con una buena situación de tolerancia y de carencias corta en los principales mercados y es un producto de etiqueta verde.

 Toro también dio a conocer una nueva herramienta para el control de chanchito blanco en arándanos. Closer® es un insecticida que recientemente recibió el registro del SAG. Entre sus características se encuentran que es sistémico y cuenta con un amplio espectro de control. Además, de acuerdo con el experto, tiene un periodo de control que varía entre tres a cuatro semanas y una alta selectividad de enemigos naturales, ya que la idea no hacer disrupción en el equilibrio de la fauna en los huertos. También posee una baja toxicología, “Closer® está catalogado por la Organización Mundial de la Salud por los atributos que tiene como etiqueta verde”, explica Toro. Finalmente, este producto posee una buena formulación como es una suspensión concentrada y a dosis baja.

El enemigo subvalorado

La presencia de enfermedades de la madera afecta la calidad de la planta, fruta y longevidad del huerto. Sin embargo, muchas veces son subvaloradas y no se les da la importancia que corresponde, siendo que pueden terminar con un huerto completo. “Uno puede sufrir el daño de Botrytis por una temporada, pero no la siguiente; en cambio, cuando un hongo de la madera te mata la planta, se perdió por varias temporadas”, explica el doctor en fitopatología Andrés France durante su charla “Patógenos de madera: biología y control”

En general, las principales vías de ingreso son heridas de poda, brotación, daños por heladas, heridas de insectos y quiebre de ramas.

La poda es la principal instancia de ingreso de patógenos de la madera. Es una práctica agresiva para la planta, debido a que encuentra en pleno crecimiento e implica hacerle cortes profundos en los tallos. No es un proceso natural, y menos un corte recto, como el que hace una tijera. Los cambios fisiológicos que se presentan son severos y condicionan la susceptibilidad de la planta a ser afectada por patógenos de la madera. Lo ideal es hacer esta práctica cuando la planta se encuentre en receso para un menor daño fisiológico; sin embargo, lamentablemente esta época coincide con periodos de lluvia y liberación de inóculo, por lo que hay que ser muy precavidos.

Respecto al control químico, el mejor momento para realizarlo es después de la poda, señala France. “Inmediatamente después de la poda ya que existen patógenos que son oportunistas y crecen lo más rápido posible. En algunos casos en no más de 4 horas el patógeno ya está ingresando al interior de la madera, es decir que si se pinta después de 4 horas el patógeno ya está iniciando su crecimiento en el interior de la madera”.

Una desventaja presente es que no existen muchos fungicidas con registro, las opciones son limitadas. Para contrarrestar esto, se puede acudir al uso de complementos. Entre las diversas opciones se encuentran los fosfitos, acompañar el crecimiento de la planta con fosfitos ayuda a que la planta se defienda; otra opción es el quitosano, inductor de resistencia, que ayuda a proteger las heridas, “si se incorpora al momento de las pinturas de poda, o las pulverizadores, el quitosano ayuda a la cicatrización”, puntualiza France; los promotores de crecimiento ayudan a sacar la planta del estrés cuando hace calor; el uso de té de compost que estimula la formación de proteínas de resistencia que inhiben o dificultan el avance de un patógeno en la madera; el uso de hongos endófitos, es una tecnología en investigación que pareciera ser la solución final. “Tener un controlador biológico que pueda crecer dentro de la planta y alimentarse del patógeno, sería lo ideal”. También se puede considerar el uso de inoculación de antagonistas, hacer aplicaciones de concentrados bacterianos antes de la poda o post poda ayuda a inhibir el desarrollo de patógenos de madera.

Te podría interesar
Kiwis en California registran oferta reducida y precios excelentes

Nutrición y riego

En un contexto de escasez hídrica como el actual, es necesario el uso de herramientas para optimizar la producción. De acuerdo con Iván Vidal, doctor en Ciencias y profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Concepción, el clima es el factor determinante que condiciona el éxito o fracaso de una plantación.

El experto explica que el riego y la nutrición son los factores que más impactan en los niveles productivos y la rentabilidad del arándano. Debido a esto, es necesario adecuar el riego y la fertilización a las condiciones particulares del productor, a la calidad de sus aguas y del suelo, ya que todos los huertos son diferentes y únicos.

En una agricultura de alta especialización se debería trabajar con el procedimiento de soluciones productivas óptimas complementado con un sistema de monitoreo (humedad y nutrición) para potenciar su rendimiento, calidad y rentabilidad.

Respecto a la fertilización de arándanos, el experto señala que para lograr una agricultura de alta especialización se debe utilizar el procedimiento de soluciones nutritivas óptimas, el cual, frente al método del balance, que toma en cuenta la disponibilidad actual de nutrientes y pasa a segundo plano el suelo como reserva de nutrientes, ya que basta que tenga buena oxigenación porque le estamos aportando el balance y la concentración que corresponde en cada uno de los riesgos a la planta. Además, con este procedimiento se establece un equilibrio entre la solución de suelo y el complejo de intercambio.

Es muy importante tener una retroalimentación, por lo que es imprescindible el monitoreo nutricional y el seguimiento analítico de la solución de suelo, complementado con un análisis foliar para tomar decisiones en el transcurso de la temporada y reaccionar de forma oportuna, en el sentido de excluir algún elemento que esté en exceso en la solución o reforzar algún elemento en particular. La herramienta del fertirriego nos permite tomar estas acciones en cualquier momento siempre y cuando tengamos información para tomar esa decisión; es decir, un monitoreo nutricional, con lo que se logra una eficiencia de aprovechamiento considerablemente superior y mayor rendimiento y calidad de la fruta.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.