Estás leyendo
Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Mundoagro
Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Los requerimientos nutricionales de la vid varían acorde al estado fenológico, la variedad, edad del huerto, tipo de explotación productiva, entre otros. Existen dieciséis elementos esenciales, de los cuales, cuantitativamente hablando, el carbono conforma alrededor del 45% de la materia seca (nutriente estructural). El nitrógeno posee gran influencia en el desarrollo vegetativo y reproductivo, pero su función depende del balance de otros nutrientes, como el de K y P.

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Por otro lado, el fósforo es indispensable en el proceso de floración, así como el potasio es fundamental para el crecimiento y maduración de la fruta, pero sus efectos como fertilizantes orgánicos (junto a otros compuestos) no son posibles de generalizar en relación a cómo afectarán poblaciones de insectos, ácaros o enfermedades debido a que el conocimiento de las interacciones minerales-suelo-insecto-plaga es limitado (Karban y Agrawal,2002).

Algunos nutrientes y compuestos derivados del metabolismo de las plantas han sido relacionados con la defensa frente a ataques de patógenos o plagas, o en caso de algunos desequilibrios, se ha logrado demostrar aumento en la sensibilidad frente a ellos. Cada relación es variable y depende de ciertos parámetros característicos de la planta, plaga o patógeno y tipo de entrega del compuesto, por lo que es requerido indagar los posibles efectos positivos o negativos dependiendo del interés de uso que se posea de ellos.

El ataque de eriófidos o ácaros de la yema en vides (Colomerus vitis y Calepitrimerus vitis) se concentra en inicios de brotación hasta el período de pinta, en el cual se superponen distintos estados de desarrollo de ambas especies. El ataque conjunto es severamente expresado en algunas variedades, sin embargo, bajo ciertas condiciones de estrés (hídrico o nutricional, por ejemplo), variedades consideradas no sensibles expresan el daño con mayor severidad.

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Según Timac Agro, Fer-tiactyl GZ corresponde a una solución de abono NPK 13-0-5, mientras que Fertileader Vital corresponde a abono de solución NPK 9-5-4 con micronutrientes, varios de ellos asociados como precursores de metabolitos secundarios de la fotosíntesis relacionados con la defensa de las plantas (Schoonhoven et al, 2005).

Trabajos previos han relacionado el uso de la folcisteína con una mejor respuesta frente a ataques de eriófidos en variedades sensibles a esta plaga, por lo que, considerando la descripción entregada por UPL para el producto Biotron® Plus se planteó la hipótesis de que un adecuado programa de fertilización, conducido con el uso preventivo de programas de mantenimiento equilibrado con distintas alternativas lograría mejorar la condición productiva de las plantas, en cuanto a rendimiento, calibre, tasa de crecimiento de brotes u otros parámetros productivos. Evaluando lo anterior bajo condiciones de 100% de reposición hídrica en contraste con condiciones de estrés hídrico (70% de reposición) manteniendo constante la presencia de eriófidos en una variedad sensible a ellos.

METODOLOGÍA

Se trabajó con un huerto de tres años de la variedad Sheegene 12 (Krissy™) y Sheegene 13 (Timco®) del Programa Genético Sheehan Genetics, ubicado en Requínoa, Región de O`Higgins, que presentaba problemas de crecimiento asociados a una alta incidencia de ácaros de la yema.

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

El ensayo fue realizado con aplicaciones desde primavera, bajo un sorteo de tratamientos distribuido completamente al azar, con cuatro repeticiones de tres plantas cada uno. El arreglo de tratamientos fue multifactorial, considerando la combinación de un factor fijo (población de eriófidos homogénea en las distintas unidades experimentales), seis combinaciones de tratamientos de bioestimulación y dos tipos de riego (deficitario o normal), de manera independiente por cada variedad (Cuadro 1).

En todos los tratamientos se realizó un programa de aplicaciones acaricidas fijo, utilizando Sanmite® WP (80 g/100L) cuando el brote alcanzó los 10 cm promedio, luego Danitol® 100 cc/100L en brote de 20 cm; Springer® 60 cc/100L en inicio de floración y Milbecknock® 15 cc/100L a mediados de diciembre.

Los tratamientos se realizaron acorde a la fenología de las variedades involucradas. Dado que en todos los casos se trabajó con variedades tardías, se uniformaron las aplicaciones de los tratamientos de acuerdo con los siguientes momentos:

1. Brotación: 30 de septiembre 2019

2. Diez días después de primera aplicación en brotación: 10 de octubre 2019

3. Quince días después de primera aplicación en brotación: 15 de octubre 2019

4. Flash radicular: 8 de noviembre 2019

5. Treinta días después de primera aplicación en brotación: 14 de noviembre 2019

6. Cuarenta y cinco días después de primera aplicación en brotación: 29 de noviembre 2019

7. Desarrollo frutos: 2 de diciembre 2019

8. Sesenta días después de primera aplicación en brotación: 14 de diciembre 2019

EVALUACIONES Y ANÁLISIS

Debido a que se trabajó en un huerto joven, las mediciones se concentraron a fin de establecer posibles efectos de los tratamientos sobre la tasa de crecimiento del brote y el grado de afectación de hojas y primordios de racimo (promedio de racimos visibles por planta). Una vez verificadas las posibles interacciones, se revisó el cumplimiento de los requisitos del análisis de varianza (ANDEVA) utilizando test de Levene y de Homogeneidad de Varianza con el fin de escoger la transformación estadística adecuada. Con el objetivo de establecer posibles diferencias significativas entre los resultados, los datos colectados de las variables definidas fueron sometidas a análisis de varianza (ANDEVA) y prueba de comparación múltiple de Tukey (p= 0,05).

Te podría interesar
Presidenta Bachelet llega a la Araucanía para reunirse con víctimas de violencia

RESUMEN DE RESULTADOS

Estudios preliminares han mostrado que el daño de los eriófidos presenta diferente respuesta acorde a la variedad de vid afectada, por lo que los resultados se analizaron considerando ambos ensayos de manera independiente. Los resultados obtenidos denotan que los tratamientos bioestimulantes logran aumentar el largo del brote (Cuadros 2 y 3) en ambas variedades (datos mostrados en Krissy®), tanto bajo sistema de reposición hídrica completa como parcial; sin embargo, su mayor impacto o aporte se manifestó bajo el sistema de máximo estrés, que para el caso de este estudio estuvo representado mediante la combinación de estrés biótico (ataque de eriófidos) y estrés abiótico (reposición hídrica parcial).

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

De los programas evaluados aquellos que tuvieron mayor impacto corresponden a los que inician su período de aplicación desde inicios de brotación en adelante, que para el fin de abordar la problemática del estrés generado por el ataque de eriófidos, concentraron las aplicaciones sólo en dicho período (tratamientos 2; 4; 6; 8; 10; 12) o dividieron a partir de ahí hasta avanzado la temporada (tratamientos 5 y 11).

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Esto se asocia a los períodos de máximo ataque de eriófidos en brote (desde yema algodonosa hasta inicios de flor), período en el cual se producen al menos 4 a 6 generaciones de ambas especies (Colomerus vitis y Calepetrimerus vitis). A su vez, naturalmente es el período en el cual expresan los síntomas acumulados por la alimentación de estos ácaros en la yema madre durante el período invernal, siendo altamente relevante en huertos en formación los resultados obtenidos en los tratamientos 2; 4; 6; 8; 10 y 12, correspondientes al uso de Fertiactyl® GZ o Biotron Plus.

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

Por su parte el uso de Fertileader® Vital 954 demostró actividad bioestimulante sobre el crecimiento del brote de la vid; sin embargo, aún falta establecer, con estos nuevos antecedentes, si es posible lograr un efecto similar o superior al obtenido al distribuir la aplicación de la dosis completa (25 L/ha) en el período de brotación.

Fertilización y manejo preventivo para el ataque de eriófidos en vid de mesa

En cuanto al control de eriófidos, el programa de aplicaciones realizado logró una disminución de ejemplares vivos por yema de un 89±5%, lo cual, si bien resulta exitoso desde el punto de vista de manejo de plagas, no logra eliminar por completo este factor limitante en el huerto. Esto se debe principalmente al há bito de ataque de los eriófidos, los cuales mantienen permanentemente ejemplares móviles y/o huevos escondidos al interior de yemas durante toda la temporada, sin que puedan ser manejados con métodos convencionales (incluyendo enemigos naturales) debido a su ubicación. Se suma a esto su alta tasa reproductiva, ya que poseen al menos, 8 ciclos en la temporada.

Por otro lado, la sensibilidad de la variedad de vid puede verse incrementada frente a otros factores, como alguna deficiencia, estrés abiótico o la suma de otros factores bióticos (ataque de enfermedades, plagas de suelo, entre otros), lo que finalmente refuerza la necesidad de abordar las problemáticas de manera integrada, sumando, para el caso de los ácaros Colomerus vitis y Calepetrimerus vitis tratamientos de apoyo de estimulación y fertilización primaveral.

Declaración de los autores: Esta investigación fue financiada exclusivamente por el equipo investigador, la cual forma parte de un macroproyecto en curso cuyos resultados se encuentran en proceso de análisis. Los autores declaran no recibir comisión por venta o promoción de los productos involucrados en la publicación. Agradecimientos a Mariana Lira y Jorge Lundstedt por su orientación técnica en el diseño de este trabajo. (Referencias: Karban, R. and Agrawal, A.A. (2002). Herbivore offense. Annual Review of Ecology and Systematics, 33, 641–64. Schoonhoven L., Van Loon J and Dicke, M. 2005. Insect-Plant biology. Oxford Biology. 421 pp.)

Por: Dra. Karina Buzzetti, Ing. Agr. Juan Carlos Ríos, Ing. Agr. Isabel Pérez, Consultora Agridevelopment e Ian Homer, Universidad De Chile

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.