Estás leyendo
Incógnita al volante: lineamientos para una operación segura de tractores

Incógnita al volante: lineamientos para una operación segura de tractores

Mundoagro
Incógnita al volante: lineamientos para una operación segura de tractores

Un tractorista generalmente se sube a un tractor porque aprendió mirando y, cuando alguien falla o hay un trabajo cacho, se ofrece para hacerlo. De ahí en más nunca se baja. Entonces me pregunto, ¿qué tan capacitado está?

Manejar un tractor es relativamente fácil, incluso más que un auto ya que si uno coloca segunda, igual sale sin detenerse el motor. Pero la persona que está sobre un tractor no solo debe saber manejar, sino que tiene que ser un operador capacitado y calificado. Si no es así, podemos llegar a graves consecuencias, como las ocurridas en Chañaral alto donde un tractorista falleció el 9 de enero de 2019, o como en Monte Patria, en que el 19 de diciembre de 2018 un tractor impactó a dos trabajadoras en cosecha, quienes resultaron lesionadas de gravedad.

Para conducir un automóvil, uno necesita rendir un examen ante el Estado, en el que demuestra las distintas habilidades. Para el tractor no, salvo que se transite por la vía pública y difícilmente se le pida al usuario la licencia Clase D, que la Ley del tránsito corresponde a maquinaria especial.

Otro error es pasarle el tractor más viejo, que está francamente deteriorado, al operador más inexperto, es decir con menos habilidades y que, en caso de falla, lo más probable es que sus reacciones no sean las adecuadas o definitivamente quede paralizado.

Por esto es importante entregar una capacitación y entrenamiento al menos básico al operador del tractor e, idealmente, que esté en posesión de la licencia D, con la que el Estado chileno lo certifica como un conductor que conoce las leyes del tránsito y podrá tener una conducta vial, aunque sea dentro del predio.

FACTORES DE RIESGO

Al tener un centro de masa alto, tienen más probabilidades de vuelco. En Estados Unidos desde la década de 1970 es obligatorio que los tractores estén equipados con barra anti vuelcos, que no impide que el tractor vuelque pero protege al operador al generar un espacio de sobrevivencia, con la ayuda del cinturón de seguridad que mantiene al operador en el asiento. En caso de que no esté la barra en alto, porque por ejemplo estamos trabajando en la hilera, el cinturón impedirá un posible escape. Aunque parece una pérdida de tiempo, y en chileno “una lata”, debemos exigir que cada vez que se pueda se circule con la barra en posición levantada y asegurada, ya que incluso en plano la posibilidad de volcamiento es alta.

Las partidas en un cambio alto o con carga excesiva pueden provocar que se levanten las ruedas delanteras. Otros factores de riesgo son los giros cerrados o muy rápidos, la carga enganchada al tractor en lugares no diseñados para eso, los implementos pesados y los pasos por baches.

Otro riesgo en los tractores son los sistemas de freno. En un auto cuando uno pisa el freno, al detenerse el vehículo el motor también lo hace, a no ser que embrague o coloque la palanca en neutro. Pero en los tractores, por la potencia del motor petrolero, si el sistema de freno es deficiente o no está en condiciones, el tractor no se detendrá, aunque se pise a fondo el freno, solo en neutro o con el embrague.

Algo tan simple como subir y bajar tiene un proceder. No se debe saltar, como suele verse, lo que da como resultado torceduras y fracturas de tobillos. Lo correcto es respetar la regla de tres puntos de apoyo y siempre de frente al tractor.

Te podría interesar
Herramientas por anticipado

PROTECCIÓN AL VOLANTE

Por norma europea los tractores no deben superar los 85 decibeles. Sin embargo, con un poco de uso, deterioro de sus protecciones o por el implemento montado, superan fácilmente este valor, por lo que el operador debe usar fonos de protección. La proyección de objetos hace esencial el uso de lentes con certificación de impacto, además de protección ultra violeta todo el año. La ropa no debe ser holgada y se sugiere manga larga para proteger del sol, zapatos con punta reforzada, media caña, talón reforzado para evitar torceduras, planta con agarre y taco, que no cuelguen adornos, ya que se pueden atorar en alguna parte o mando. Por lo mismo es importante sacarse todo anillo.

Como último punto, quiero reforzar que hay que tener especial cuidado con las partes móviles, en especial los cardanes y la toma de fuerza, que giran a 540 revoluciones por minuto, con la capacidad de tomar a la persona y no soltarla hasta provocarle la muerte. Cuando uno compra una junta nueva viene con una funda, la cual se debe engrasar y tener sus cadenas que evitan la rotación. El cuidado del operador es fundamental para su duración, por eso inculcarle el cuidado de esta pieza es fundamental, ya que el único beneficiado directo es el mismo operador.

La capacitación del personal que opera tractores es fundamental ya que redunda en cuidado del propio tractor. Una operación segura va de la mano de una correcta mantención preventiva, que el operador conozca las limitaciones, configuración y operación. Por eso el manual del fabricante es esencial para disminuir los accidentes. Además, Sence en trabajo con los Otec, a través del programa “Impulsa personas”, extiende un beneficio tributario para capacitar a su personal.

Por: Juan José Donoso Silva, Ingeniero Agrónomo

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.