Estás leyendo
La familia más tuerca

La familia más tuerca

Mundoagro
La familia más tuerca

Mi amor por las tuercas nació de muy chica, vivía en Copiapó y acompañaba a mi papá a los raid y paseos que se hacían en el increíble desierto de Atacama y las playas de esa región. Ahí, de muy pequeña, aprendí a manejar en las dunas. Con él también pasaba harto tiempo arreglando los jeep o en los talleres mecánicos. A los años nos mudamos a La Serena, pero siempre me mantuve fiel a mi desierto y a los grandes eventos que se hacían allá, sobre todo en primavera y verano, luego también empezamos a participar en los que estaban cerca de La Serena.

Así siguió todo hasta cuando estudiaba en la universidad en Santiago y se me dio la posibilidad de correr en Rally Cross Country, donde me apadrinó en un principio el tremendo piloto Jorge Latrach, apoyándome con la camioneta para correr, y también el apoyo de amigos como Dani Reinoso, Maguila, Lucho Eguiguren y la familia Sánchez Reyes, entre otros. También corría en torneos de 4X4, Jeep Fun Race, etc. Pude competir en Argentina y Perú sacando la cara por los chilenos y sobre todo por las mujeres, ya que en esa época era casi la única.

La familia más tuerca
Matías Ovalle

Participé en la organización del Rally Nacional y el Patagonia Atacama. En 2007 conocí a mi marido, Matías Ovalle, que también es full tuerca pero en moto y fue seleccionado chileno de Enduro, es un increíble profe con su escuela Ovallendurance, también forma parte del directorio del club que hace el gran campeonato de la sexta región CEO (Club Enduro O’Higgins).

Nuestros tres hijos han seguido nuestra línea. ¡Son atómicos! El primero es Joaco, de 9 años, que desde los tres ya ha demostrado grandes dotes para el deporte de las dos ruedas, con destreza, coordinación y equilibrio innato. Desde los cuatro corre en campeonatos y hoy tiene una técnica muy prolija. Lleva ya dos años dentro de la selección chilena infantil de Enduro, además de ser full atleta.

Sofía, de 7 años, en un principio muy loquilla, ya este año se motivó y ella sola quiso empezar a correr igual que su hermano, así que ahí le está poniendo todo el corazón y garra, sacando muchas de las técnicas de su hermano. Además es una increíble jugadora de hockey, muy buena para atacar y es nuestra guerrera sin miedo al choque.

Y el conchito, nuestra Isidora, de 4 años. “Intensamente” le decimos porque nos salió recargada 3.0. Sacó lo de los dos hermanos potenciados: full garra, una tremenda destreza, ágil y full coordinación desde muy pequeña. A ella le encanta su bici, todavía no le gusta tanto la moto, así que el 2020 veremos si entramos en modo bici en carreras de enduro con ella, si no se sube antes a una con motor.

Te podría interesar
La pesca, un legado familiar - Álvaro Jiménez

La familia más tuerca
Joaco, Sofía e Isidora

Las carreras o campeonatos por lo general son de marzo a noviembre, así que los fines de semana son de carreras, sea campeonato regional CEO, Campeonatos Nacionales y otros extras que se corren para mantener el entrenamiento. Así que pasamos semanas preocupados de que entrenen, que las motos estén ok, sábado de reconocimiento de circuitos, domingos de carreras, etc. Así somos los “OvAra”: en patota siempre juntos en todas.

Francisca Arancibia Friedlaender tiene 39 años y es Ingeniera Agrícola. Trabaja en Timac Agro en la Sexta Región. Su esposo Matías Ovalle trabaja en Martínez y Valdivieso S.A.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.