Estás leyendo
La mesa está servida

La mesa está servida

La mesa está servida

Las praderas  permanentes  son  principalmente  utilizadas  en  pastoreo.  Los  métodos  en  los  sistemas  de  producción  bovina  de  carne  intensiva  son  el  pastoreo  rotativo  y  en  franjas.  No  obstante,  también  se  utilizan  otros  métodos  de  pastoreo,  como  el  continuo,  el  cual  es  más  frecuente  en  los  sistemas  productivos  más  extensivos  de  la  zona,  como  la  crianza,  recría  bovina  y  ovinos  para  producción  de  carne.

PASTOREO  ROTATIVO

Este  método  consiste  en  que  el  área  total  destinada  a  pastoreo  en  un  predio  es  dividida  en  un  número  determinado  de  potreros  con  un  tamaño  definido.  Eventualmente,  el  tamaño  de  los  potreros  también  puede  ser  variable  y  depender  del  número  de  animales,  su  capacidad  de  consumo  en  pastoreo  y  de  la  fitomasa  disponible  en  la  pradera.  Estos  potreros  van  siendo  pastoreados  en  forma  secuencial,  con  una  determinada  frecuencia,  que  corresponde  al  criterio  de  comienzo  del pastoreo  y  con  una  determinada  intensidad,  que  consiste  en  el  criterio  de  término  del  pastoreo.  En  consecuencia,  para  cada  potrero  existe  un  período  de  utilización,  cuya  duración  va  a  depender  del  manejo  y  un  período  de  descanso,  lapso  determinado  por  la  tasa  de  recuperación  de  la  pradera  para  cumplir  nuevamente  con  el  criterio  de  pre  pastoreo  que  se  esté  utilizando.

El  período  de  utilización,  que  corresponde  a  la  duración  del  pastoreo,  no  debe  superar  un  día.  El  tiempo  de  pastoreo  de  más  de  un  día  puede  significar  el  consumo  del  rebrote  de  la  pradera  en  períodos  de  alta  tasa  de crecimiento,  como  en  primavera  y  otoño,  y  daño  por  pisoteo  de  la  pradera  en  invierno,  donde  en  general  el  forraje  disponible  es  bajo.  No  obstante,  lo  anterior  no  significa  que  el  período  de  utilización  en  el  pastoreo  rotativo  no  pueda  ser  mayor,  el  cual  puede  alcanzar  hasta  una  semana.

El  período  de  descanso  puede  ser  tan  corto  como  diez  días  durante  los  meses  de  octubre  y  noviembre,  donde  la  tasa  de  crecimiento  de  la  pradera  es  máxima,  y  puede  alcanzar  hasta  sesenta  días  durante  los  meses  de  invierno,  donde  las  tasas  de  crecimiento  de  la  pradera  son  mínimas.  La  suma  del  período  de  descanso  y  de  utilización  se  denomina  ciclo  de  pastoreo.

PASTOREO  EN  FRANJAS

Este  método  de  pastoreo  es  similar  al  rotativo,  con  la  diferencia  de  que  es  más  intensivo.  El  pastoreo  en  franjas  consiste  en  delimitar  sectores  dentro  de  un  potrero,  denominados  franjas,  para  ser  pastoreados  durante  un  día  o  medio  día,  dependiendo  del  manejo.  Estas  franjas  serán  pastoreadas  en  forma  secuencial  con  una  frecuencia  e  intensidad  determinada.  Las  divisiones  entre  una  franja  y  otra  son  móviles  y  son  realizadas  con  un  cerco  eléctrico.

Para  determinar  el  momento  oportuno  de  utilización  de  la  pradera  permanente  es  necesario  considerar  conceptos  relacionados  con  el  crecimiento  y  los  cambios  que  se  producen  en  las  diferentes  etapas  de  desarrollo  de  las  plantas  que  constituyen  la  pradera.  Al  manejar  el  pastoreo  en  forma  eficiente  tendremos  una  mayor  cantidad  de  forraje  disponible,  y  si  se  respeta  la  fisiología  de  las  plantas,  mejoraremos  la  perennidad  y  calidad  de  nuestra  pastura.

DISPONIBILIDAD DE  FORRAJE

La  disponibilidad  de  forraje  se  refiere  a  la  cantidad  de  fitomasa  ofrecida  a  los  animales  en  pastoreo,  correspondiente  a  la  materia  vegetal  que  existe  sobre  el  nivel  de  suelo.  La  disponibilidad  es  uno  de  los  atributos  más  importantes  para  evaluar  un  recurso  forrajero.  La  biomasa  vegetal  es  muy  dinámica  y  cambia  permanentemente  en  función  del  crecimiento,  de  la  tasa  de  senescencia  y  del  consumo  por  parte  de  los  animales.  Por  esto,  su  estimación  es  válida  sólo  para  el  momento  en  que  se  determina.

Al  conocer  la  disponibilidad  de  forraje,  podremos  tomar  mejores  decisiones  respecto  al  manejo  de  la  pradera  y  de  los  animales,  ya  que  es  posible  cuantificar  y  evaluar  las  variables  que  influyen  directamente  en  el  proceso  del  pastoreo.  Esto  nos  permitirá  desarrollar  al  máximo  el  potencial  de  los  animales,  beneficiando  la  productividad  y  duración  de  la  pradera,  y  por  ende,  asegurar  el  mayor  retorno  económico  del  sistema.  La  estimación  de  la  cantidad  de  forraje  (kg  MS/ha)  presente  antes  y  después  del  pastoreo  tiene  una  importancia  relevante  cuando  se  realiza  un  adecuado  control  del  mismo,  y  es  el  punto  de  partida  de  toda  una  serie  de  relaciones  vinculadas  con  decisiones  de  manejo  de  pastoreo.

En  un  sistema  de  pastoreo  rotativo,  al  medir  la  disponibilidad  y  el  residuo,  podemos  hacer  una  predicción  del  consumo  aparente  (kg  MS/ha  o  kg  MS/día/animal),  por  lo  tanto,  podríamos  asignar  un  consumo  de  forraje  a  una  cantidad  exacta  de  animales  en  pastoreo.  Teniendo  la  predicción  del  consumo  aparente  y  calculando  la  capacidad  de  consumo  por  animal  en  pastoreo  (2,5%  PV),  se  pueden  asignar  la  superficie  por  animal.  La  decisión  será  entonces  qué  superficie  de  pastoreo  por  animal  asignaremos  en  un  tiempo  determinado.  Conociendo  el  área  del  potrero  y  el  número  de  animales,  se  puede  calcular  el  periodo  utilizable  de  esa  superficie,  y  el  tamaño  de  la  franja  diaria  en  un  pastoreo  rotativo.

Además,  la  disponibilidad  de  materia  seca,  se  puede  utilizar  como  criterio  de  pastoreo,  donde  es  posible determinar  el  momento  de  utilización  y  la  cantidad  de  residuo  adecuado  para  cada  época  del  año,  y  así  consumir  un  forraje  de  alta  calidad,  sin  afectar  la  productividad,  perennidad  y  lograr  un  rápido  rebrote  de  las  plantas.  Con  esta  información,  se  puede  tomar  la  decisión  de  realizar  o  no  reserva  del  excedente  de  forraje  para  conservación  en  un  determinado  potrero.

Teniendo  registros  de  la  disponibilidad  de  materia  seca  de  la  pradera  a  lo  largo  del  tiempo,  podemos  tomar  decisiones  en  la  regulación  de  la  carga  animal,  productividad,  tasas  de  crecimiento,  eficiencia  de  utilización  anual,  cantidad  de  reserva  forrajera,  nivel  necesario  de  suplementación  y  programación  de  rezagos.  Además  de  todo  lo  anterior,  podremos  evaluar  y  cuantificar  las  distintas  estrategias  de  manejo  que  se  realice  en  la  pradera.

EFICIENCIA DE  UTILIZACIÓN

Solo  con  aumentar  la  eficiencia  en  la  utilización  de  la  pradera,  se  logra  una  mayor  cantidad  de  materia  seca  disponible  por  hectárea,  con  lo  cual  es  posible  aumentar  la  carga  animal,  y  así  tener  una  mayor  producción  de  carne  por  unidad  de  superficie.

Una  de  las  formas  de  aumentar  esta  eficiencia  es  mediante  el  pastoreo  rotativo  en  franjas,  con  uso  de  cerco  eléctrico  que  permite  dividir  los  potreros  en  superficies  definidas  por  la  disponibilidad  de  forraje  y  la  carga  animal.  Este  sistema  nos  permite  lograr  un  mejor  control  del  momento  y  frecuencia  de  utilización  e  intensidad  de  pastoreo  (residuo).

Además,  permite  el  descanso  (rezago)  suficiente  para  que  la  pastura  logre  alcanzar  una  adecuada  acumulación  de  reservas  a  nivel  radical  para  alcanzar  un  rápido  rebrote  (recuperación).

INTENSIDAD DE  PASTOREO 

La  intensidad  de  pastoreo  indica  el  nivel  de  residuo  que  dejan  los  animales  una  vez  pastoreada  la  pradera.  Esto  genera  una  regulación  del  consumo  realizado  por  los  animales  y  es  un  índice  de  medición  de  la  eficiencia  de  utilización  de  la  pradera.  La  intensidad  de  pastoreo  puede  ser  controlada  a  través  de  la  altura  del  residuo  o  de  la  cantidad  de  fitomasa  post  pastoreo.

Te podría interesar
Exportaciones de arándanos supera las 110 mil toneladas

En  invierno,  la  altura  del  residuo  de  la  pradera  debe  ser  mínimo,  con  valores  de  3  a  4  cm,  que  corresponde  a  una  fitomasa  post  pastoreo  de  800  a  1.000  kg  MS  ha-1,  con  lo  que  se  eliminan  los  residuos  secos  y  se  genera  en la  primavera  una  mayor  cantidad  de  macollos  que  se  formarán  a  partir  de  la  base  de  las  plantas  y  tendrán  un  aspecto  verde  desde  abajo  hasta  el  ápice.  Esto  permitirá  en  la  estación  de  primavera  contar  con  una  pastura  de  calidad,  densa  y  con  alta  cobertura  e  incrementará  el  tamaño  del  bocado  consumido  por  el  ganado.

En  primavera,  se  debe  dejar  un  residuo  de  5  a  6  cm  (1.200  kg  MS  ha-1),  que  permitirá  mantener  un  mayor  aporte  de  especies  nobles,  como  ballica  perenne  y  trébol  blanco,  y  mantener  un  bajo  porcentaje  de  material  muerto  y  especies  no  deseadas,  no  sólo  en  esta  época  sino  también  en  las  estaciones  siguientes:  verano  y  otoño.  Esto  influye  directamente  en  la  calidad  del  forraje,  que  presentará  una  mayor  digestibilidad  y  menor  contenido  de  fibra,  factor  que  permite  aumentar  el  consumo  voluntario  de  materia  seca  en  los  animales  a  pastoreo.

En  verano  es  necesario  pastorear  menos  severamente  las  praderas  y  pasturas  para  tener  un  rebrote  más  rápido  y  menos  muerte  de  macollos  por  déficit  de  humedad,  y  así  tener  un  mayor  número  de  utilizaciones.  Es  importante  que  el  último  pastoreo  de  verano  presente  una  alta  intensidad  de  utilización,  donde  las  praderas  deben  quedar  con un  residuo  de  3  a  4  cm  (1.000  a  1.200  kg  MS  ha-1).  Esto  permite  eliminar  todo  el  material  seco,  lo  que  genera  un  inicio  de  otoño  con  un  rebrote  vigoroso  de  las  plantas.

Además,  con  este  último  manejo  se  logra  que  en  el  periodo  de  invierno  exista  una  menor  incidencia  de  ataque  de  cuncunilla  negra  producto  de  la  mayor  exposición  de  los  huevos  a  la  deshidratación  en  el  periodo  de  verano  (residuo  bajo)  y  mayor  control  de  gusano  blanco  por  efecto  del  mayor  pisoteo  generado  por  la  mayor  carga  animal  que  se  mantiene  en  los  potreros  durante  esta  estación.  En  otoño  el  residuo  debe  ser  5  a  6  cm,  equivalentes  a  una  fitomasa  post  pastoreo  de  1.200  kg  de  MS  ha-1.

MEDICIÓN  DE  DISPONIBILIDAD  DE  MS

La  determinación  de  la  cantidad  de  forraje  disponible  es  una  práctica  que  presenta  grandes  dificultades,  debido  a  que  las  praderas  cuentan  con  una  gran  variabilidad  dentro  de  un  potrero,  en  distintas  áreas  y  en  el  tiempo.  Esta  dificultad,  tanto  física  como  técnica,  para  medir  la  producción  de  una  pradera,  ha  llevado  al  desarrollo  de  una  gran  cantidad  de  técnicas  de  evaluación.

El  método  para  estimar  la  disponibilidad  de  materia  seca  en  pastoreo,  en  el  caso  de  un  operario  agrícola  o  asesor,  debe  ser  lo  más  rápido  y  confiable,  considerando  que  el  manejo  de  pastoreo,  es  un  sistema  dinámico  donde  es  necesario  contar  con  la  información  inmediata  para  una  rápida  toma  de  decisiones  en  terreno.

La  determinación  directa,  mediante  el  corte  a  nivel  de  suelo,  es  un  método  lento  y  laborioso,  y  por  ello  se  han  buscado  métodos  alternativos,  tal  es  el  caso  de  los  instrumentos  que  miden  en  forma  indirecta,  la  fitomasa  de  MS  disponible,  mediante  la  aplicación  de  una  ecuación  de  transformación.  Dentro  de  estos,  los  principales  instrumentos  son:  el  bastón  electrónico,  que  a  través  de  la  capacitancia  estima  la  fitomasa,  y  el  plato  medidor  de  forraje,  que  mide  la  altura  comprimida,  ejerciendo  una  presión  sobre  la  cubierta  vegetal.  Ambos  equipos  antes  de  ser  utilizados  deben  considerar  una  calibración  acorde  a  las  condiciones  de  la  región  y  del  tipo  de  pastura  con  la  cual  se  trabaja.

Escrita por: Rolando Demanet, Ingeniero Agrónomo de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales de la Universidad de la Frontera.