Estás leyendo
La necesidad de certezas

La necesidad de certezas

Mundoagro
La necesidad de certezas

Desde hace ya varios años Chile se ha posicionado como un actor muy importante en el mercado mundial de la producción de semillas. Sus características naturales como isla fitosanitaria además de su excelente clima y suelo y su situación geográfica dentro del hemisferio sur, que le permite producir en contra estación, hacen de Chile un lugar privilegiado para la multiplicación de semillas.

Si bien estas condiciones naturales las tienen también algunos otros países, Chile las complementaba muy bien con la solidez de su economía, de su sistema político y de sus instituciones, todo esto apoyado por una muy buena red de infraestructura pública.

Gran parte de la construcción de una imagen país proviene de las percepciones que se obtienen a través de sus productos, sus servicios y de su gente. Pero también se construye a partir de las certezas que el país es capaz de ofrecer al mundo, léase mayormente inversionista extranjero. Grandes laboratorios a nivel mundial multiplican sus semillas en Chile. Consorcios como Bayer, DuPont-Pioneer, Dow Chemical, Monsanto, Sakata, Semameris, Syngenta y otros han confiado en Chile, en sus atributos y sus certezas para potenciar su negocio a nivel mundial.

Es importante que todos los actores entendamos la importancia de preservar estos atributos que hemos logrado como país. Esto que hemos construido es un patrimonio de todos, sin excepción. Si bien es absolutamente legítimo atender las aspiraciones de determinados grupos, y que estas sean tomadas en cuenta y que de a poco se perfeccionen las leyes para recoger estas inquietudes cuando son para el bien de la sociedad en su conjunto, no es menos cierto que en el camino debemos cuidar mucho la manera en que se implementan estos cambios.

Recientemente hubo un paro de algunas instituciones públicas que complicaron el normal desempeño de algunas actividades vitales para la agricultura. Siempre debemos tener en cuenta que al hablar de agricultura se está hablando de una actividad ligada simbióticamente a la naturaleza y que, por lo tanto, requiere de algunas consideraciones especiales.

Te podría interesar
Cuando lo sustentable es la ética

Así como una vaca tiene que ser ordeñada todos los días, también una planta debe ser regada en su tiempo adecuado y una semilla tiene que ser sembrada en un momento determinado. El paro afectó a algunos servicios vitales para cumplir con este encadenamiento natural. Los empleados y directivos de estos servicios entienden esta problemática, no obstante a veces prevalece un interés individual por sobre el colectivo o, lo que es peor, un interés político en conseguir determinados beneficios en tiempos inadecuados.

En este caso no se trata de una discusión sobre si los reclamos son legítimos o no. El llamado es a conciliar armónicamente los intereses del país con los intereses y aspiraciones de algunos gremios, sindicatos o grupos de poder. Una sociedad justa es aquella en la que el bien común prevalece por sobre el interés particular.