Estás leyendo
Los efectos del Covid-19 están en marcha: una mirada al mercado de la uva de mesa

Los efectos del Covid-19 están en marcha: una mirada al mercado de la uva de mesa

Mundoagro
Los efectos del Covid-19 están en marcha: una mirada al mercado de la uva de mesa

Los efectos del Covid-19 están en marcha, algunos serán coyunturales y otros estructurales, pero ya hay que ir sacando lecciones en nuestro negocio. Concluyamos con cuidado, nuestro negocio es la producción, exportación, distribución y compra de uva de mesa, la cadena completa debe ser revisada, sus desafíos, amenazas, oportunidades y esto es aplicable, por cierto, en todas las áreas productivas y en todos los mercados.

Sumemos al Covid-19, la pandemia económica que está golpeando a todas las economías del mundo, especialmente a los segmentos de clase media, no solo en países emergentes, si no en países declarados como primer mundo, ralentizarán por años la vuelta a una normalidad nueva, a un medio nuevo, o la historia le asignara algún día un nombre… pero algo cambió.

Los rebrotes en España y en Europa, son preocupantes y podrán acentuar estos cambios.

Qué hay que mirar detenidamente:

1. Los técnicos de campo deben ser los mejores comerciales y entender qué busca el consumidor, qué lo atrae y qué los espanta. Ese consumidor es hoy distinto al del 15 de febrero 2020, y nuestros consumidores en 10 a 15 años, se están entrenado con una memoria increíble en lo que NO quieren consumir.

a. Salud e higiene: que se vea limpio e inocuo, que no lo hayan “manoseado” en el
anaquel del supermercado.
b. Vitamina C: que se pueda o pelar o lavar bien (envase).
c. Que si lo compra online, llegue lo que ve en el celular, eso nos cuesta en
uva de mesa.
d. Una fruta atractiva, lúdica, ya que compite con todo lo que está a su alrededor.

2. Indiscutiblemente sabor y calidad organoléptica, que le dure en casa 3, 4 o 5 días.

a. No quiere pérdidas: lo que compra que se lo coma, y si el bolsillo está apretado, el
no comer snack hoy, no le hará el día más difícil.
b. Como los viajes de compras a la tienda física han bajado a casi una por semana y
solo va un miembro de la familia (llevará sólo lo que le permita el bolsillo y lo que
quepa en un carro), lo que no repita como compra, tendremos más de una
semana adicional para convencerlo de que nos lleve a casa, es mucho tiempo.
c. El comprador de hoy sólo lleva los que está en la lista, los compulsivos se quedaron
atrás, ¿cómo entramos en esa lista entonces?
d. Hay que hacer que los niños coman uva en la colación del colegio, repetir el
modelo de las mandarinas. Los niños comen los que comen sus padres.

3. La gran estación experimental en materiales de embalajes será esta temporada de
EE.UU. y Europa, veremos qué se llevará el cliente y qué queda detrás. En estas semanas en Europa, hemos visto que los formatos “loose” quedan por detrás, en las
elecciones de compra y los envases cerrados van con prioridad. No hablamos de un
“revival del plástico”, necesitamos tener alguna alternativa, comercialmente viable y
compostable, pero que también resista la “última milla” del online.

Te podría interesar
Caen exportaciones de manzanas

4. Tenemos que “diseñar” la fruta en el huerto, desde el marco de plantación en
adelante y transformarla en un “producto”. Si bien es artesanal, pero diseñado y
fabricado en serie, no podemos sufrir el “drama del pintor”, hacer obras de arte… pero
irreproducibles.

Desafíos por resolver

Los desafíos son muchos y serán revisados en el Webinar de ADAMA el 7 de agosto. Estamos frente a grandes oportunidades, si le creemos a nuestro negocio, el que debe, más que nunca, estar dotado de ingenio y tecnología. No podemos seguir haciendo los mismos, fuimos los mejores, pero haciendo lo mismo, cambiamos el auto, pero seguimos usando parafina. Recordemos a Olivetti, Motorola y Kodak se murieron siendo los mejores en su rubro. “Inercia activa” (Donald Sull, 1999), es lo que estos líderes, experimentaron, que no es más que ser víctimas de su propio éxito.

La invitación es a no relajarse, todos tenemos el derecho a estar en el negocio, pero nadie está obligado a permanecer en él. Recuerden que nuestro negocio está cambiando muy rápido y lo que cambia mucho más rápido y más rápido que nuestro negocio, es la velocidad del cambio.

Foto de portada: Seminario Internacional de Uva de Mesa

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.