Mundoagro

Cargando...

Director Editorial

Edición

Más cerebro y menos fierros

Como todas las actividades de una economía que comprenden tareas y prácticas productivas de extracción y obtención de materias primas, la agricultura se clasifica como sector primario.

Sin embargo, por alguna razón, a esta clasificación netamente técnica se le otorga a nivel popular otro significado, y es el de un sector pobre o al menos poco desarrollado, asociado a la precariedad del ruralismo y su problemática. Incluso para algunos la agricultura es vista como una actividad folclórica. Otros van más lejos y la clasificaban como una actividad “romántica”. Desde ya que todas estas visiones apuntan a focos totalmente distintos y tienen, por lo tanto, algo de verdad o de falsedad dependiendo del prisma con que se miren.

Atrás quedaron los tiempos en que la respuesta sobre cómo crecer más en economía estaba basada en cómo mejorar la productividad entendida como la relación matemática directa entre insumos primarios y producción total. Hoy más que nunca se tiene conciencia de que el crecimiento económico debe basarse en la aplicación de conocimiento como principal factor productivo o insumo. Es el factor de valor agregado más potente que existe, el alma de la innovación. Nada nuevo en sí, de no ser por la altísima presión existente hoy en el mundo hacia productos más saludables, más seguros, compatibles con la protección del medio ambiente y con un anhelo cada vez mayor por una mejor distribución de la riqueza. Todo este cúmulo actual de presiones en diferentes ámbitos lo cambia todo y define en sí mismo el camino a seguir.

Tendremos que cumplir con las expectativas, mejorando sustancialmente esta relación entre los factores productivos. Puede sonar obvio pero es necesario recordar que no estamos fabricando zapatos, ni ropa deportiva o muebles sino productos que el hombre va a ingerir de forma directa, y por lo tanto la rigurosidad que aplicamos a todas las prácticas, reglamentaciones, utilización de insumos, investigación y desarrollo, gestión y manejo productivo deberían ser tan estrictas como en medicina, por ejemplo. Y como esto no tiene nada de folclórico y mucho menos de romántico, esta comprensión del sector nos hace entender que probablemente sea por lejos la actividad económica con el mayor compromiso y responsabilidad ética con base del bienestar y salud humana.

Es sólo bajo esa mirada y comprensión del sector que lograremos una mayor conciencia sobre cómo mejorar la productividad y así continuar siendo uno de los motores productivos de la economía sin estar ajenos a las legítimas demandas de la sociedad por productos sanos para el consumo y respetuosos con el medio ambiente. Este es el mayor desafío de crecimiento que un sector tiene hoy en día. La agricultura es probablemente el sector con mayor potencial de generación productiva a través de la aplicación de conocimiento. Otros lo simplificarían diciendo: hay que ponerle más cerebro y menos fierros.

 

directoreditorial @mundoagro.cl

03 Comentarios

Vestibulum euismod, leo eget varius gravida, eros enim interdum urna, non rutrum enim ante quis metus. Duis porta ornare nulla ut bibendum

Robert Edition

6 minutes ago

Únete a la conversación