Estás leyendo
Otra opción proteica

Otra opción proteica

Mundoagro
Otra opción proteica

La gran expansión de las  plantas  de  procesamiento  de  canola  que  ha  ocurrido  en  Norteamérica  y  en  la  Unión  Europea  durante  la  última  década  ha  incrementado  la  disponibilidad  de  harina  de  canola  para  la  industria  de  alimentación  animal  en  el  hemisferio  norte,  lo  cual  ha  provocado  que  se  realicen  diversos  estudios  sobre  su  uso. Investigadores  de  la University  of  Manitoba,  South  Dakota  State  University,  y  el  US  Dairy  Forage  Research  Center,  Wisconsin,  evaluaron  la  composición  nutritiva  y  la  degradación  ruminal  de  la  proteína  de  la  harina  de  canola  procedente  de  plantas  procesadoras  canadienses.  Los  contenidos  medios  de  varios  nutrientes,  como  porcentaje  sobre  la  materia  seca  (MS).

En  general,  la  harina  de  canola  es  una  buena  fuente  de  proteína  bypass  (42,6%  de  la  proteína  total)  y  en  aminoácidos  limitantes  (lisina  y  metionina)  con  bajo  nivel  de  grasa.  Uno  de  sus  principales inconvenientes  es  el  alto  contenido  en  fibra  indigestible.  Pruebas  realizadas  in  vitro  en  un  laboratorio  comercial  mostraron  que  más  del  50%  de  la  fibra  es  indigestible (estimada  después  de  120  horas  de  incubación).  Es  muy  escasa  la  información  sobre  la  alimentación  de  ganado  lechero  con  harina  de  canola.  Tres  estudios  publicados  por  científicos  de  South  Dakota  State  University  evaluaron  los  efectos  del  forraje  y  del  almidón  sobre  dietas  de  vacas  lecheras  que  contenían  harina  de  canola  como  principal  suplemento  proteico.

EFECTOS  DEL  NIVEL  DE  FORRAJE

En  el  primer  trabajo,  los  investigadores  (Schuler  y  col.,  2015)  estudiaron  la  concentración  óptima  de  forraje  en  las  dietas  de  vacas  en  lactación.  Las  dietas  contenían  42,  50,  58  ó  66%  de  forraje (70%  ensilado  de  maíz/30%  ensilado  de  alfalfa)  y  11%  de  harina  de  canola  en  base  a  MS.  El  nivel  de  proteína  bruta  y  de  proteína  metabolizable  fue  similar  entre  tratamientos.

Los  resultados  mostraron  que  las  vacas  que  consumieron  las  dietas  con  mayor  contenido  de  forraje  fueron  más  eficientes.  La  eficiencia  alimentaria  aumentó  linealmente  al  incrementar  el  forraje  en  las  dietas  (de  1,36  a  1,57  kg  de  leche  corregida  por  energía/kg  MS  ingerida).  La  producción  de  leche  fue  similar  entre  tratamientos  (40,1  y  38,6  kg/d  de  leche  y  LCE,  leche  corregida  por  energía)  pero  el  consumo  de  MS  disminuyó  linealmente  con  la  inclusión  de  forraje  (de  28.0  a  24.8  kg/d).  Además,  al  alimentar  más forraje  incrementó  la  producción  y  el  contenido  de  grasa  láctea.

EFECTOS  DELNIVEL  DE  ALMIDÓNEN  LA  DIETA

En  el  segundo  trabajo  fueron  evaluados  los  efectos  del  nivel  de  almidón.  Los  investigadores  (Sanchez-  Duarte  y  col.)  formularon  dietas  que  contenían  16,5%  de  proteína  y  dos  niveles  de  almidón  (21  y  27%  sobre  MS).

En  general,  el  nivel  de  almidón  bajo  afectó  negativamente  el  rendimiento  productivo.  Comparado  con  dietas  bajas  en  almidón,  alimentar  con  niveles  de  almidón  elevados  mejoró  el  consumo  de  MS  (28,4  vs.  25,3  kg  de  MS/día),  la  producción  de  leche  (40,7  vs.  37,5  kg/d),  leche  corregida  por  energía  (42,8  vs.  41,0  kg/d),  la  producción  de  proteína  (1,31  vs.  1,18  kg/d)  y  redujo  el  nivel  de  urea  en  leche  (11,2  vs.  12,6mg/dL).  La  producción  de  grasa  no  se  vio  afectada  por  las  dietas  (1,55  kg/d).

EFECTOS  DEL  TIPO DE  CEREAL

Finalmente,  en  el  último  trabajo  los  autores  estudiaron  el  efecto  del  tipo  de  cereal  (cebada o  maíz).  Las  dietas  contenían  56%  de  forraje  (36%  ensilado  de  maíz/20%  ensilado  de  alfalfa)  y  las  proporciones  de  almidón  en  las  dietas  procedente  del  maíz  molido  o  la  cebada  aplastada  fueron  100:0,  67:33,  33:67  y  0:100.  Los  investigadores  (Jayasinghe  y  col.)  no  encontraron  diferencias  en  el  rendimiento  productivo  de  las  vacas.  El  consumo  de  MS  (27,1  kg/día),  la  producción  de  leche  (42,2/d),  leche  corregida  por  energía  (41,6  kg/d),  la  producción  de  proteína  (1,24  kg/d),  la  producción  de  grasa  (1,45  kg/d)  y  la  eficiencia  alimentaria  (1,53)  no  fueron  afectadas  por  el  tipo  de  almidón.  Sin  embargo,  el  contenido  de  urea  en  leche  fue  superior  en  las  dietas  con  más  cebada  (14,8,  14,5,  15,4  y  15,1  mg/dL  en  las  dietas  100:0,  67:33,  33:67  y  0:100,  respectivamente).

Te podría interesar
Más control para más calidad

EFECTOS  DEL  TIPO DE  FORRAJE

En  un  trabajo  publicado  en  el  congreso  anual  de  la  “American  Dairy  Science  Association”  que  se  celebró  en  Pittsburg  en  2017  se  evaluaron  los  efectos  del  tipo  de  forraje  (ensilado  de  maíz  o  de  pastura)  en  las  dietas  de  vacas  lactantes  suplementadas  con  harina  de canola.  Las  dietas  contenían  52,4%  de  ensilado  de  maíz  o  36,6%  ensilado  de  hierba  y  la  harina  de  canola  fue  incluida  a  un  nivel  de  27,4  o  20,6%  sobre  MS,  respectivamente.  Las  dietas  fueron  isoenergéticas  (1,60  Mcal/kg)  e  isoproteicas  (16,0% proteína).

Los  investigadores  (Galindo  et  al.)  encontraron  que  las  vacas  que  consumieron  la  dieta  con  ensilado  de  pastura  fueron  más  productivas.  Comparado  con  la  dieta  basada  en  ensilado  de  maíz,  al  alimentar  la  dieta  basada  en  ensilado  de  pastura  mejoró  la  producción  de  leche  (48,9  vs.  46,0  kg/d),  aumentó  la  producción  de  grasa  (1,753  vs  1,639  g/d)  y  redujo  el  consumo  de  MS  (25,9  vs.  27,5  kg/d).  La  producción  de  proteína  no  fue  afectada  por  la  dieta  (1,360  g/d).

En  conclusión,  estos  resultados  muestran  que  la  harina  de  canola  produce  mejores  resultados  cuando  las  dietas  tienen  bajo  nivel  de  forraje,  alto  contenido  en  almidón  y  están  basadas  en  ensilado  de  pastura.

Escrito por: Fernando Diaz, Asesor de lechería Resecrans Diry Consulting.