Estás leyendo
¿Qué es el “muermo”?

¿Qué es el “muermo”?

Mundoagro
¿Qué es el "muermo"?

El 22 de abril ingresaron al país 27 caballos desde Argentina para uso deportivo. La normativa nacional exige que para importar animales se debe presentar una certificación zoosanitaria al Servicio Agrícola y Ganadero firmado por su par homólogo.  En una segunda instancia el SAG establece un período de cuarentena para poder evaluar posibles enfermedades. En esta etapa se detectó la presencia de “muermo”.

Los equinos se mantuvieron en cuarentena en un fundo ubicado en la comuna de Talagante, lugar en el que también se encontraban otros caballos nacionales. La confirmación de la presencia de la bacteria obligó a establecer un completo operativo para evitar la propagación.

“El día 23 de abril se muestrearon todos los animales y posteriormente, a la luz de los resultados, se mantuvo un chequeo permanente. Se llegaron a realizar cinco muestras para ver cómo estaba esto y descartar un posible falso positivo. En estos casos, tres animales mantuvieron y fueron aumentando los niveles de la reacción antigénica”, comenta Óscar Concha, director Metropolitano del SAG.

Desde Chile se enviaron los sueros a un laboratorio de referencia de la Unión Europea en Francia y se confirmó un caso, mientras que otros dos se “establecieron como sospechosos”.

Estas muestras fueron remitidas al Laboratorio Friedrich Loeffler Institut de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en Alemania, entidad que estableció que las tres muestras eran positivas.

LEE TAMBIÉN:

Dañina bacteria en equinos de carrera

La cuarentena establecía 30 días de evaluación en un predio en Talagante. Habitualmente el análisis se realiza en el Laboratorio Lo Aguirre, pero en esta ocasión la disponibilidad estaba copada.

“Hay dos formas de hacer la cuarentena: una es en Lo Aguirre, que es la prioritaria. Hoy día tenemos un alto movimiento y comercio de equinos particularmente. Esa cuarentena estaba copada. La segunda opción es en un predio que reúna las condiciones para poder actuar. En este caso se derivó en un predio particular en Talagante que reúne todas las condiciones”, dice Concha.

En el lugar existían 9 caballos más, eso sí, ubicados en otro establo. Producto de la alerta tuvieron que ser sacrificados los 36 animales que estaban en el sector.

“El propietario firma y autoriza la cuarentena, es decir, el predio completo. No se puede mover ningún animal del sector. Por lo tanto, esa medida es la que nos garantiza que ningún animal contagie hacia afuera. Por esta razón, se adoptaron las medidas zootanitarias que establece la OIE: sacrificio del rebaño completo”, añade el profesional.

La Dirección Regional Metropolitana del SAG emitió la resolución exenta 1406/2015, que da cuenta que “el plantel en su conjunto presenta una situación epidemiológica que hace indispensable eliminar todos los posibles medios de transmisión de la enfermedad con la mayor celeridad posible”.

Para llevar a cabo la medida se trabajó en conjunto con el ministerio de Salud. Esta entidad estableció un registro de las personas que tuvieron contacto con los animales y entregó un plan de contingencia ante presencia de síntomas respiratorios y fiebre.

La OIE establece medidas de control que fueron realizadas por el SAG. Estas incluyen: vigilancia de las poblaciones animales susceptibles y notificación de todos los casos sospechosos; identificación y eutanasia apropiada de los animales infectados; cuarentena; limpieza y desinfección de las explotaciones infectadas; destrucción por incineración de los animales eutanasiados y de todos los materiales contaminados.

¿QUÉ ES EL MUERMO?

El “muermo” es una enfermedad infecciosa y mortal ausente en nuestro país, causada por la bacteria Burkholderia mallei, que afecta principalmente a caballos, burros o mulas. Se caracteriza por nódulos, úlceras y cicatrización primariamente en el tracto respiratorio, pulmones y piel.  En equinos, además, es común la presencia de casos asintomáticos, que son portadores sanos que facilitan la diseminación de la enfermedad.

image

Esta patología tiene como característica ser zoonótica, es decir, que puede afectar al hombre y es de alto riesgo y letalidad. Requiere una detección precoz mediante pruebas de diagnóstico que en el país se realizan rutinariamente a todas las importaciones. El periodo de incubación varía entre unos días y varios meses en función de la intensidad de la exposición.

SÍNTOMAS CLÍNICOS EN EQUINOS

Te podría interesar
SOFO verifica aplicación del reglamento del trigo

En los caballos, la evolución del “muermo” suele ser crónica y pueden sobrevivir durante varios años.

Según la OIE, existen cuatro manifestaciones clínicas de muermo:

– nasal,

– pulmonar,

– cutáneo,

– portador asintomático.

Estas diferentes formas de la enfermedad suelen describirse según la localización de la primera infección. Las formas nasal y pulmonar son de índole generalmente aguda, mientras que la forma cutánea  está relacionada con un proceso crónico.  Se forman en los conductos nasales nódulos inflamatorios y úlceras que provocan un moquillo amarillo y pegajoso.

Tras la curación de las úlceras, aparecen unas cicatrices en estrella. La formación de abscesos nodulares en los pulmones se acompaña de astenia progresiva, tos y, a veces, diarrea.

En la forma cutánea, los vasos linfáticos están tumefactos, con formación de abscesos nodulares en su trayecto, ulceración y supuración de pus amarillo. Se suelen hallar nódulos en el hígado y el bazo, lo que induce una pérdida de peso considerable y la muerte.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.