Mundoagro

Cargando...

Director Editorial

Edición 144

Sin equivalencias para emitir

Hablar de innovación hoy es muchísimo más complejo que hace sesenta años, incluso cuando no ha cambiado sustancialmente su definición más pura y sistémica: “el mejoramiento, la transformación o la invención de un producto, servicio o proceso, mediante la incorporación de conocimiento, con el objetivo de aumentar la productividad, o cualquier otro aspecto significativo que impacte positivamente en las personas o al sistema en el cual está siendo utilizado”. Con el mundo atravesando múltiples y variadas dificultades, esta definición entra en crisis desde el punto de vista de su objetivo. Tanto así que, ante una mirada que contemple lo medioambiental, la contaminación, el cambio climático y una mayor preocupación por la calidad de vida y la salud del ser humano, por nombrar sólo algunas, si la innovación no incorpora la variable de la sustentabilidad y nivel integral de emisiones, simplemente no podrá ser considerada una verdadera innovación ya que no será un verdadero aporte a la humanidad, aun cuando signifique un avance desde muchos otros puntos de vista.

Un ejemplo de esto son las emisiones de CO2, que pueden variar a niveles extremos dependiendo del nivel socioeconómico de las personas. Los individuos que forman parte del 1% más rico del planeta emiten alrededor de 110 toneladas por persona al año, el 0,1% más rico 467 toneladas, y el top perteneciente al 0,01% más rico alcanza las 2.530 toneladas. Estas emisiones provienen tanto de consumo individual como de las inversiones que ellos hacen. Hay variaciones dentro de cada grupo, por supuesto, pero la tendencia es bastante clara en el sentido de que, a mayor riqueza, la emisión de CO2 es exponencial.

La ilustración más llamativa de contaminación extrema asociada a la riqueza en estos últimos años es el desarrollo de los viajes espaciales, que cuestan desde varios cientos de miles de dólares, hasta varias decenas de millones de dólares por viaje.

Un vuelo espacial de 11 minutos, como el que realizó Jeff Bezos hace unos meses, emite aproximadamente 75 toneladas de carbono por pasajero, tomando en cuenta las emisiones indirectas. En el otro extremo de la distribución, en el decil más bajo, alrededor de mil millones de individuos (un séptimo de la población mundial actual), emiten menos de una tonelada por persona por año. Es decir que, durante toda su vida, este grupo de mil millones de personas, no emite más de 75 toneladas de carbono por persona. O en términos más simples: la emisión de gases de los 11 minutos de viaje espacial Bezos equivalen a lo que una persona del decil más bajo emite en toda su vida. No se trata solo lo que este viaje representa. Es además la exigencia hacia los agricultores de todo el mundo de adaptar sus sistemas de producción para que puedan emitir menos, a veces forzando los límites técnicos de cada uno, o la necesidad de los consumidores de elegir prestando atención a cada detalle de la etiqueta, sus huellas y certificaciones, mientras un capricho espacial no considera en lo más mínimo este aspecto.

¿Puede entonces ser considerado como una innovación el viaje espacial de Bezos? ¿Puede ser considerado un aporte a la humanidad, a pesar de esta extrema disparidad en el nivel de emisiones? ¿Se justifica? ¿Es un avance que mejora sustantivamente la calidad de vida de todos los seres humanos, considerando el gran costo tanto en dinero como en emisiones?

La respuesta quizás la tengan organizaciones e instituciones que aterrizan sus innovaciones día a día aquí en la Tierra. Un ejemplo concreto de esto lo otorga el FIA, la Fundación para la Innovación Agraria, desde hace un tiempo ha definido que priorizará apoyar a las innovaciones que cumplan con tres de los ejes o desafíos estratégicos de la institución: desarrollos de mercados innovadores, procesos innovadores y, justamente, adaptación al cambio climático y eficiencia hídrica. Es una forma de pensar en este, nuestro planeta, antes de distraerse con la posibilidad de visitar otros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

03 Comentarios

Vestibulum euismod, leo eget varius gravida, eros enim interdum urna, non rutrum enim ante quis metus. Duis porta ornare nulla ut bibendum

Robert Edition

6 minutes ago

Únete a la conversación