Estás leyendo
Syngenta presenta fungicida Miravis Aeon para una estrategia integrada

Syngenta presenta fungicida Miravis Aeon para una estrategia integrada

Syngenta presenta fungicida Miravis Aeon para una estrategia integrada

Verde tranquilidad y verde satisfacción en cultivos como trigo, cebada y raps. Eso resume el concepto del fungicida Miravis Aeon, que fue presentado por Syngenta a través de un webinar al que asistieron más de 200 personas y que incluyó además encuestas para lograr una interacción muy interesante.

Quien dio la bienvenida y resumió los hitos en protección vegetal de esta compañía fue Pedro Donoso, Commercial Head Chile de Syngenta, destacando productos desarrollados y probados a nivel mundial y nacional. Relató el aporte que han hecho al agro nacional, entregando moléculas que han impactado positivamente en la productividad del sector.

Así, tras un recorrido por distintas tecnologías de Syngenta, Donoso valoró el futuro y características de Miravis Aeon. “Es un producto realmente fuera de serie, con excelente residualidad y que pertenece a la familia Miravis que puede ser utilizado en cereales, raps, papas y frutales, con muy buen rendimiento. Van a pasar muchos años para ver un producto de esta característica y se van a dar cuenta de que es un producto distinto, diferente”.

Finalmente, el ejecutivo agradeció el compromiso del equipo de Syngenta, junto con dar un mensaje de fortaleza y el autocuidado para todos quienes participaron del lanzamiento, en el contexto de la contingencia del Covid-19.

SEPTORIA Y ENSAYOS

El investigador y académico, Orlando Andrade, quien posee vasta experiencia y conocimiento en las enfermedades que atacan a los cultivos del sur de Chile, presentó una exposición sobre el trigo y la evaluación de los resultados del ensayo que realizó con Miravis Aeon.

La septoriosis o enfermedad de la mancha del trigo y su situación en Chile fue abordada por el especialista, destacando lo que ha pasado en el sur con esta enfermedad. “La forma de enfrentar esta enfermedad varía de acuerdo a la zona, las condiciones climáticas y la variedad de trigo. Es una de las enfermedades más importantes de los trigos de invierno en el hemisferio norte, particularmente en la UE y representa uno de los mayores usos en fungicidas. Junto a la mancha ocular, representa dos de las enfermedades con más incidencia”.

La septoriosis está asociada a siembras tempranas, y puede presentar alta severidad particularmente en sectores de la costa en la zona central, y en precordillera en la zona centro sur y sur, principalmente en variedades susceptibles de ciclos más cortos. El síntoma característico es una mancha foliar necrótica, de coloración café con presencia de cuerpecillos negros dentro de esas manchas. Otra característica propia es su desarrollo vertical ascendente.

Estos hongos están en los rastrojos y generan una infección que ya se ve en la macolla, con manchas necróticas en hojas basales. No necesariamente habita en los potreros donde se tiene trigo, sino que pueden venir desde otras zonas alejadas incluso a kilómetros.

La característica más visible son las estructuras negras y redondas que se forman en la parte necrótica. Con la lluvia, aparecen y con el salpicado, se trasladan a hojas superiores.

El riesgo mayor es la siembra temprana asociada a una variedad susceptible de ciclo corto; también lo es la siembra directa la cual tiene concomitancia con un inicio temprano y agresivo de la enfermedad; junto a ella, altas fertilizaciones nitrogenadas por malos cálculos, sumados a alta pluviometría primaveral pueden incidir en ella.

En los ensayos han hecho pruebas de rendimiento y el ataque de este hongo tiene un promedio de pérdida entre 15 a 25%. Con pluviometrías altas entre octubre y diciembre en la zona sur puede haber pérdidas de hasta un 45 a 50% de rendimiento. A mayor pluviometría, más pérdida de rendimiento por septoria.

 ¿Cómo controlar la septoriosis? Además del manejo, las dos grandes herramientas son elección correcta de la variedad y la elección adecuada del fungicida. La primera aplicación de fungicidas foliares en la zona sur se hace desde fines de macollaje al primer nudo. También en macolla, cuando se detecta temprano.

“Hemos determinado que dos aplicaciones son técnicamente adecuadas y que la segunda aplicación no debiera hacerse por estado de desarrollo sino que por efecto residual del fungicida, entre unos 35-40 o más días dependiendo del fungicida”.

Al hablar de los fungicidas, hay distintos elementos. El primero es la eficacia, que es altamente variable para una enfermedad o patógeno. “Existen unos 35 fungicidas recomendados para septoriosis, pero los eficaces no son más de 7. Eso hay que conocerlo. Los resultados esperados también varían por pérdida de sensibilidad o resistencia”.

“En el sur de Chile, explica, hacia el 2009, había un muy buen control de septoria con varios fungicidas que se emplean en la actualidad, pero en los últimos años se ha visto que los niveles de infección son mucho más altos con algunos de esos mismos fungicidas evidenciando una pérdida de sensibilidad a algunos ingredientes activos.

En la temporada pasada ensayó Miravis Aeon para analizar eficacia y efecto residual. Se aplicó sobre trigo Crac Baer en dos dosis (750 y 1000 cc por hectáreas), comparados con cinco referentes comerciales, grupos fungicidas ampliamente usados.

En cada una de las etapas tuvo buen resultado, pero ya a los 46 días su efecto protector (efecto residual) sobrepasó a lo que se ve en fungicidas eficaces y a los 56 días, definitivamente se notó un efecto mayor.

“Cuando uno busca información sobre un fungicida, recomiendo consultar los niveles de infección, para determinar cuáles son los productos más eficaces. No siempre hay correlación entre control y mayor rendimiento, porque el terreno, manejo y ambiente, generan distorsiones”.

EN TERRENO

Te podría interesar
¿Falta discutir sobre la sustentabilidad de la agricultura en Chile?

Víctor San Martín, representante de AgroAmigo, presentó los resultados de las demostraciones de Miravis Aeon entre la VII y X Región en 2019-2020. Se trata de ensayos en cuatro regiones, con 27 demos: diez variedades de trigo panadero, tres variedades de Candeal, tres de cebada, cada uno realizado en una hectárea superficie.

Los demos destacaron el efecto de Miravis Aeon en parámetros como selectividad, control y residualidad, con muy buenos rendimientos en cada uno de los ensayos, con diferencias de 12,1 quintales con otros productos.

San Martín destacó que se nota un efecto más verde, lo que incide en mejores rendimientos, siempre con más quintales de diferencia.

TRABAJO EN EQUIPO: MIRAVIS AEON

Santiago Valdés Eulufi, gerente de Desarrollo de Syngenta, presentó la historia del Miravis, que comenzó cerca del 2011. Es un producto que en trigo, cebada y raps, tiene impacto potente en lo productivo.

En la enfermedad, parte desde abajo hasta llegar hasta bien arriba. Incluye una molécula nueva que es la adepidyn, que forma parte de las carboxamidas. Su modo de acción y lo que lo hace ser potente es que penetra el hongo y afecta el metabolismo y la energía. “Va a la mitocondria, donde se evita el crecimiento. En el caso de esta carboxamida, es más potente que todas las presentes en el mercado. Inhibe el desarrollo del hongo y evita que el cultivo deba defenderse del hongo”, resalta. Esto pasa en trigo y en cebada en enfermedades como septoria, rincosporiosis y mancha amarilla, por ejemplo, destaca por su espectro de control.

El control del cultivo con Miravis Aeon es un trabajo de equipo, con tres elementos complementarios, propiconazol, azoxistrobina y el adepidyn, todos los cuales se fijan a las capas de la hoja y son resistentes al lavado por lluvia.

Esto genera más eficacia biológica en el período de desarrollo de la septoria. Se producen diferencias significativas, con más de un 90% de control de septoria a los 30 días. Esto fue medido en las 20 localidades durante 4 temporadas.

También tuvo un buen efecto curativo, explicó, pero claramente su efecto más positivo es al momento de la prevención. En la productividad se ve un muy buen efecto, medido en un promedio de 26 localidades. Si se lleva a números duros, sobre el estándar con 4,4 quintales más (dosis baja) y 7,7 quintales más sobre el estándar (dosis alta).

Así, según indicaron, la ventaja de Miravis Aeon es su versatilidad y que puede ser aplicado en cualquier momento del cultivo, si bien lo mejor es posicionarlo al inicio, cuando comienza a aparecer la septoria. “Es ahí cuando sacamos el mayor provecho y por la residualidad, que logra. Y en la hoja bandera podemos cerrar con Priori Xtra para sacar el mayor potencial del rendimiento”, concluyó Valdés.

Ver comentario (1)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.