Estás leyendo
Una solución firme

Una solución firme

Mundoagro
Una solución firme

Durante los últimos años se han intentado generar innumerables estrategias para mejorar condición y calidad de fruta. Estrategias que han puesto su enfoque principalmente en la nutrición y tecnologías postcosecha. Bien sabemos que producir fruta de calidad en los campos es complejo, sin embargo, hay variables externas que no manejamos y pueden echar por la borda todos los esfuerzos en los manejos agronómicos previos, afectando directamente la calidad de la fruta, y como consecuencia, su precio de venta.

En el caso particular de los arándanos el principal problema de calidad que tenemos es la firmeza. El Comité de Arándanos segregó en tres grupos las variedades según esta cualidad y su capacidad de viaje, dando señales claras de que nuestra piedra de tope en destino es la firmeza, ya que los otros parámetros de calidad y condición de los arándanos chilenos están por sobre los otros países exportadores (sabor, color, aspecto, etc.). Frente a este escenario se ha hecho imperante buscar nuevas estrategias. A partir de esta premisa y tras una extensa búsqueda hemos logrado encontrar una nueva herramienta: el silicio.

Una solución firme

PRESENCIA DE SILICIO

Poco conocimiento tenemos del uso de este elemento en la agricultura tradicional y, paradójicamente, es el segundo elemento más abundante en la corteza de la tierra luego del oxígeno. Sin embargo, su presencia en los suelos va a estar determinado por el tipo de textura y su origen. Existe una mayor presencia en suelos provenientes de arenas de cuarzo, o texturas arenosas, y poco presentes en ultisoles, oxisoles (suelos lavados) e incluso en suelos con alta materia orgánica, casos en que puede estar presente en una forma no asimilable. Por otra parte, su presencia o ausencia en las plantas no presenta sintomatología, lo que nos deja en un punto ciego.

Existen miles de referencias respecto a los beneficios del silicio en las plantas, principalmente su capacidad de mitigar el estrés biótico y abiótico. También así su vinculación en la formación de una doble capa cuticular, lo que permite una protección y fortalecimiento mecánico de la epidermis vegetal. Esta última característica fue la que me llevó a utilizar el silicio como una estrategia para la firmeza en arándanos.

ENSAYOS

Durante las últimas tres temporadas he tenido la posibilidad de trabajar con distintos tipos de silicios en búsqueda de firmeza en fruta. En base a la literatura y experiencia en otras especies (principalmente arroz, en donde hay mayor investigación e información) han logrado determinar que la única forma en que el silicio está disponible para la planta es como compuesto de ácido monosilícico, el cual es fácil de encontrar en el mercado con etiqueta para arándanos.

Durante estas tres temporadas hemos notado un incremento importante en la firmeza de la fruta, llegando incluso a ser un 40% más firme. Para esto hemos realizado ensayos con el fin de cuantificar esta condición, que hasta el día de hoy es una medida cualitativa, ya que en la práctica es a través del tacto, lo que hace su medición muy subjetiva. A partir de uno de los ensayos que realizamos la temporada recién pasada, definimos tener aplicaciones de silicio vía foliar en tres estados fenológicos de fruto: fruto verde, pinta y precosecha. La dosis utilizada para este ensayo fue de 300 cc/Hl, en una concentración de ácido silícico al 10%. Luego de ser cosechada, la medición de firmeza se realizó en conjunto con una importante exportadora del país en su laboratorio de calidad con su instrumental certificado para medir este parámetro de forma cuantitativa y estadística.

Las mediciones se realizaron postcosecha en fruta con tratamiento (T1) y el Testigo (T0) utilizando el parámetro de la exportadora para determinar fruta firme, equivalente a 125 gf/mm por fruto como valor mínimo, en un universo de 60 frutos por muestra.

Te podría interesar
Industria láctea busca mejorar la eficiencia y eficacia del sector

Una solución firme

Luego de ser cosechadas posterior a las tres aplicaciones descritas, se separó en dos grupos: 1 Fruta recién cosechada y 2 Fruta post pre frío a 0°C, antes de entrar a proceso.

Los resultados de firmeza en ambos casos fueron relevantes. En el caso de fruta con tratamiento (T1) sin frío y luego de dos horas de ser cosechada en huerto, el incremento de la firmeza fue del 47% y en el caso de la fruta después del pre frío un 41%. También realizamos evaluaciones en las características organolépticas y en ambos casos la fruta permaneció en iguales condiciones.

Desde mi experiencia, como productor y exportador, el uso de silicio es una muy buena herramienta para mejorar la firmeza de la fruta a un costo muy bajo en relación a sus beneficios. Sin duda debemos seguir evaluando e investigando sobre esta herramienta y las posibles otras que están disponibles y que lo más probable es que todavía las desconozcamos.

Por: Felipe Rozas, Ingeniero Agrónomo Terrafruit