Por Mundoagro.cl el 5 junio, 2018

Sin barreras

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
DH MAYO 2018A

Desde  niño  siempre  estuve  ligado  al  deporte:  fútbol,  tenis,  rugby,  mountain  bike…  Deporte  que  había, ahí  estaba  inscrito.  Sin  embargo,  a  mis  38  años  apareció  el  running,  un  deporte  que  no  había  contemplado  antes,  que  me  sorprendió  y  se  convirtió  en  mi  verdadera  pasión  deportiva.

¿Cómo  llegué  al  running?  Muy  fácil,  el  codo  de  tenista  me  ayudó.  Esta  rebelde  lesión  me  mantuvo  fuera  de  las  canchas  por  muchos  años  y  me  obligó  a  buscar  nuevas  alternativas.   Luego  de  un  corto paso  por  las  canchas  de  fútbol,  me  di  cuenta  de  que  no  eran  para  mí.  O  mejor:  ¡yo  no  era  para  ese  deporte!  En  ese  momento,  una  amiga  me  invitó  a  formar  un  club  de  running  en  Los  Ángeles,  donde  vivo  hace  ya  18  años.  No  lo  pensé  dos  veces  y  partimos  con  los  entrenamientos,  uno  más  exigente  que  el  otro,  llegando  al  borde  de  caer  fatigado,  pero  con  ese  gusto  de  haber  entregado  todo  y  darme  cuenta  de  que  progresaba.

Me  inscribí  en  la  maratón  del  Biobío,  en  los  10K.  Entrené  duro  y  logré  completar  mi  primera  carrera.  Había  que  ir  por  más.  Después  de  eso,  tomé  al  running  como  un  desafío  personal  y  llegué  a  correr  los  21K  de  Santiago;  ahí  logré  terminar  dentro  del  tiempo  esperado  y  con  una  felicidad  enorme. Me  empecé  a  sentir  bien  física  y  mentalmente,  así  que  me  tiré  a  la  Maratón,  los  42  eternos  y  sufridos  kilómetros.  Antes,  jamás  hubiese  creído  posible  que  correría  una  maratón.  Luego  de  entrenar  seis  meses,  levantándome  a  las  5:30  de  la  mañana,  cinco  veces  a  la  semana,  llegué  a  Santiago  a  correr.

A  pesar  de  terminar  en  el  suelo  en  el  kilómetro  36,  deshidratado  y  acalambrado  a  causa  del  resfrío,  después  de  más  de  cinco  horas  llegué  a  la  meta.  En  ese  momento  me  dije:  «No  corro  nunca  más».  Pero  ya  llevo  cinco  maratones,  varias  medias  maratones  y  sigo  entrenando  para  la  próxima  maratón,  para  volver  a  sentir  esa  emoción  inexplicable  que  se  siente  al  terminar  una  maratón.

Este  es  un  deporte  que  me  enseñó  a  superar  mis  propias  barreras  físicas  y  mentales.  Puedo  practicarlo  en  cualquier  lugar,  en  cualquier  momento  y  hacerlo  acompañado  de  mis  hijos, con  quienes  ya  hemos  participado  juntos  en  algunas  competencias  familiares.  Me  ha  dado  la  oportunidad  de  conocer  otros  lugares  del  mundo  junto  a  mi  señora  y  he  logrado  motivar  a  otros  amigos  a  practicar  deportes.

Andrés Monberg, Líder del programa AgroAmigo zona sur de Syngenta. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA107-APROBADA copy-V2