Por Mundoagro.cl el 13 julio, 2018

Viña Veramonte: Un terroir que diferencia

Hace unos trece años Viña Veramonte comenzó el camino de la producción orgánica. ¿Qué cambios debieron realizar y qué efectos tuvieron?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir
viña veramonte

Todo comenzó como un experimento,  cuando  hace  unos  trece  años  optaron  por  manejar  25  hectáreas  en  forma  orgánica.  Formaba  parte  de  algo  novedoso.  Después  Viñedos  Veramonte  empezó  a  emplear  prácticas  más  limpias,  reduciendo  los  pesticidas  y  tratando  de  llegar  con  vinos  que  tuvieran  cero  residuos  de  agroquímico.  Esto  marcó  el  inicio  de  la  nueva  etapa  en  la  que  se  encuentran  hoy:  el  100%  de  la  producción  propia  orgánica  y  certificada.

Al  reducir  la  cantidad  de  pesticidas  fue  que  se  dieron  cuenta  que  el  paso  siguiente,  migrar  a  productos  de  origen  orgánico,  no  era  difícil.  “En  el  año  2012  más  o  menos  ya  decidimos  entrar  de  lleno  en  lo  que  es  agricultura  orgánica;  ya  no  era  solamente  ir  reemplazando  los  productos  químicos  por  naturales.  Empezamos  también  a  cambiar  los  fertilizantes  de  síntesis  por  los  naturales  y  con  eso  en  lo  que  se  refiere  a  productos  químicos,  estábamos  totalmente  limpios.  Lo  único  que  faltaba  era  el  manejo  de  malezas  y  ya  a  fines  de  2012  eliminamos  por  completo  el  uso  de  herbicidas”,  recuerda  José  Aguirre,  gerente  agrícola  de  esta  compañía.

Pero  las  cosas  siguieron  avanzando  hasta  que  en  2014 iniciaron  la  certificación,  que  después  de  los  tres  años  de  transición  generó  el  Sauvignon  blanc  de  la  temporada  2017.  Este  fue  el  primer  resultado  del  ingreso  a  la  agricultura  orgánica,  aquella  que  busca  que  los  suelos  estén  vivos  y  sanos,  por  lo  que  requiere  de  cierto  tipo  de  prácticas.

Cambio de práctica

Fitosanitarios,  control  de  maleza  y  fertilización  fueron  las  tareas  que  implicaron  un  cambio  en  Veramonte  al  pasar  de  la  producción  convencional  a  la  orgánica.  En  el  primer  caso,  recuerda  Aguirre,  se  trataba  de  no  utilizar  los  productos  de  síntesis,  por  lo  que  se  comenzó  con  un  programa  de  pesticidas  de  origen  orgánico  y  certificados.  En  cuanto  al  control  de  maleza,  el  principio  básico  pasa  por  el  no  uso  de  herbicidas,  por  lo  que  el  trabajo  de  limpieza  se  realiza  de  forma  mecánica,  ya  sea  con  personal,  animales  o  la  maquinaria  adecuada.  Pero  algo  que  también  se  modifica  es  el  concepto  mismo  de  maleza.

viña veramonte 3“Al  utilizar  productos  químicos  que  van  seleccionando  algunas  malezas  lo  que  haces  es  matar  tu  diversidad  de  pastos  y  plantas  y  se  van  haciendo  mucho  más  agresivas  las  que  son  resistentes  a  los  herbicidas.  En  cambio,  con  prácticas  de  manejo  orgánico  donde  el  control  es  mecánico,  no  hay  ninguna  maleza  que  sea  resistente  a  cortarla;  entonces  vas  teniendo  un  equilibrio  en  los  pastos.  Se  va  volviendo  a  lo  antiguo,  que  eran  las  praderas  naturales  con  pastos  muy  poco  agresivos  que  te  aportan  al  suelo,  te  aumentan  la  materia  orgánica,  ayudan  a  la  descomposición  de  tus  materiales  de  poda  o  todos  los  restos  de  hoja,  sirven  de  alimentos  también  para  las  bacterias  y  hongos  y  vas  mejorando  tu  sistema.

Al  final  lo  que  antes  era  un  problema,  toda  la  maleza,  hoy  día  no  lo  es”,  profundiza  Aguirre.  Posteriormente  viene  la  práctica  que  este  experto  califica  como  la  más  relevante  y  la  que  en  una  primera  etapa  fue  la  más  complicada  para  la  viña:  la  fertilización.  Esta  labor  la  realizan  sólo  con  compost,  que  se  elabora  con  guano  de  vaca  y  restos  de  los  desechos  de  la  bodega  de  subproductos  de  la  vinificación  como  el  orujo  y  escobajo,  a  lo  que  también  se  aporta  algo  de  materia  verde  y  materia  seca  a  través  de  restos  de  cultivos  como  la  avena  y  el  trigo.

Pero  su  dificultad  no  pasó  por  la  composición,  sino  por  la  logística,  ya  que  se  deben  aplicar  grandes  volúmenes  en  la  misma  fecha  que  se  está  cosechando.  “En  general  todo  en  la  agricultura  orgánica  tiene  tiempos  que  hay  que  respetar  y  la  fertilización  es  uno  de  esos.  Idealmente  hacerla  en  otoño  o  en  invierno  para  que  se  incorpore  con  las  lluvias.  El  salto  de  convencional  a  orgánico  en  ese  sentido  es  un  poco  complicado  porque  necesitas  grandes  volúmenes  los  primeros  años.  Pero  después  de  que  el  sistema  ya  entra  en  régimen,  empiezas  a  bajar  los  volúmenes  de  aplicación,  solamente  con  dosis  de  mantención  y  comienzas  también  a  mejorar  la  calidad  de  tus  compost,  cada  vez  son  más  nutritivos,  por  lo  que  cada  vez  aportan  más.  Acá  lo  que  importa  al  final  es  más  la  calidad  que  la  cantidad”,  comenta  y  agrega  que  además  se  vuelven  a  recuperar  los  equilibrios  naturales  de  insectos:  las  plagas  ya  no  empiezan  a  ser  tan  complicadas  como  lo  eran  en  un  sistema  convencional  donde  no  hay  enemigos  naturales,  aquí  estos  empiezan  a  proliferar  ya  que  ellos  mismos  los  siembran.

En pos de la biodiversidad

La  filosofía  básica  de  este  tipo  de  sistema  productivo  es  la  biodiversidad,  por  lo  que  Veramonte  apunta  a  la  recuperación  de  la  pradera  natural  y  fomentar  el  crecimiento  de  pastos  nativos.  Por  ello  es  que  se  encuentran  trabajando  en  distintos  proyectos  con  universidades.  En  la  nutrición  también  es  relevante  la  biodiversidad  de  microorganismos,  en  la  que  juegan  un  rol  clave  las  leguminosas.  “Nosotros  partimos  sembrando  leguminosas,  las  tradicionales  como  habas  y  arvejas,  pero  hoy  estamos  tratando  de  recuperar  leguminosas  locales,  menos  agresivas;  entonces  al  final  tu  aporte  de  nitrógeno,  que  es  lo  esencial  para  el  crecimiento  de  las  plantas,  lo  aporta  por  un  lado  el  compost  y  por  otro  lado  las  leguminosas”.

Más allá de los insumos

En  los  inicios  de  la  agricultura  orgánica  o  hace  unos  trece  años  atrás  había  una  oferta  muy  restringida  en  cuanto  a  productos  certificados  que  permitieran  hacer  frente  a  las  plagas  y  enfermedades,  situación  que  difiere  con  la  actual,  donde  la  disponibilidad  es  amplia  y  se  encuentran  soluciones  para  todo.  Pero  a  juicio  de  Aguirre  no  es  suficiente  con  el  uso  de  productos,  ya  que  define  el  control  sanitario  como  un  tema  multifactorial.  Existen  prácticas  agrícolas  en  cuanto  al  manejo  del  viñedo  que  ayudan  a  mejorar  el  aspecto  sanitario  tales  como  la  ventilación  y  exposición  de  los  racimos.  Pero  posteriormente  viene  el  hecho  de  manejar  la  viña  de  forma  más  despejada  para  que  sea  menos  susceptible  al  ingreso  de  los  patógenos.  “Plantas  con  exceso  de  nitrógeno  que  producen  mucho  follaje,  poca  ventilación,  racimos  más  compactos  y  tejidos  más  débiles  son  más  susceptibles.  En  general  todas  las  enfermedades,  buscan  esto.  ¿Y  qué  es  lo  más  fácil  de  atacar?  Un  tejido  delgado  y  suculento”,  señala  Aguirre  y  agrega  que  al  no  generar  estas  condiciones  van  a  haber  menos  problemas  sanitarios  y  por  consecuencia,  se  va  a  requerir  un  menor  uso  de  agroquímicos.

viña veramonte 2

De  esta  manera  es  que  en  Viñedos  Veramonte  intentan  llevar  el  viñedo  a  una  condición  en  que  necesite  la  menor  aplicación  de  productos  externos.  Y  en  segundo  lugar,  para  las  enfermedades  que  se  deben  controlar,  utilizan  los  productos  permitidos.  Básicamente  se  trata  de  microorganismos  o  síntesis  de  éstos,  por  lo  que  aplican  hongos  y  bacterias  directamente  al  campo  que  son capaces  de  competir  con  botritis  y  oídio,  para  la  que  también  ocupan  azufre.  En  el  caso  de  las  plagas,  añade  Aguirre,  se  utilizan  productos  de  origen  bacteriano  y  enemigos  naturales.  El  cambio  en  los  manejos  y  el  tipo  de  insumos  a  utilizar  son  una  práctica  que  se  da  en  todos  quienes  se  convierten  a  lo  orgánico,  un  tipo  de  agricultura  que  en  el  caso  de  los  vinos  potencia  la  expresión  de  cada  terroir,  precisamente  la  marca  diferenciadora  de  esta  viña.

Un sector distintivo

Al  potenciar  la  microflora  y  microfauna,  aportar  compost  de  calidad  y  extraer  los  nutrientes  del  suelo  en  profundidad,  el  resultado  es  la  expresión  del  terroir,  que  puede  ser  distinto  en  diferentes  zonas  de  un  mismo  valle.  Esto  es  precisamente  lo  que  distingue  los  vinos  de  Veramonte.  “Somos  muy  afortunados  por  los  terroir  que  tenemos.  Se  plantaron  las  mismas  variedades  en  zonas  muy  distintas  del  campo,  por  lo  que  hemos sido  capaces  de  ir  seleccionando  los  terroir  e  ir  obteniendo  vinos  de  muy  buena  calidad”.  Y  es  que  esta  viña  posee  producciones  en  el  valle  de  Colchagua  (en  Apalta  y  Marchigüe)  y  en  Casablanca.  En  este  último  caso  llevan  más  de  25  años  en  la  zona,  por  lo  que  ya  se  encuentran  en  la  segunda  vuelta  del  sistema.  Así  es  que  están  arrancando  algunas  cosas  que  no  funcionaron  y  replantándolas  con  variedades  que  sí  obtuvieron  buenos  resultados  en  esos  lugares.  “Hoy  la  segunda  etapa  de  plantación  está  orientada  a  obtener  los  mejores  vinos  que  te  den  esos  lugares  y  en  donde  en  el  primer  periodo  se  obtuvieron  buenos  resultados,  se  mantiene”,  añade  Aguirre.

Suelos  mayoritariamente  graníticos  son  los  que  se  encuentran  en  el  Valle  de  Casablanca,  un  factor  central  a  la  hora  de  hablar  del  terroir,  al  que  se  suma  el  clima,  más  bien  frío.  Pero  dentro  del  valle  estos  aspectos  pueden  ser  los  mismos  en  distintos  sectores,  por  lo  que  el  factor  que  entrega  ese  carácter  único  son  precisamente  los  minerales  del  suelo  que  tiene  esa  zona  en  particular.  El  común  denominador  si  hablamos  de  Sauvignon  blanc,  Chardonnay  y  Pinot  Noir  es  que  se  tratan  de  variedades  de  ciclo  corto,  por  lo  que  se  dan  de  mejor  forma  en  Casablanca.  “Como  es  un  clima  más  frío,  las  variedades  se  demoran  más  en  acumular  azúcar  y  como  empiezan  a  hacer  este  almacenamiento  en  forma  tan  lenta,  alcanzan  a  madurar  muy  bien  los  taninos  y  mantienen  una  acidez  natural  adecuada.

Además  los  ácidos  no  se  degradan  tan  rápido,  entonces  al  final  tienes  vinos  con  una  expresión  de  fruta,  equilibrio  y  madurez  justa”,  explica  Aguirre.  De  esta  manera  en  Casablanca  alcanzan  a  madurar  muy  bien  hasta  las  variedades  de  ciclo  medio,  como  Syrah  y  Merlot,  mientras  que  Colchagua  ofrece  las  condiciones  para  variedades  como  Carmenere  y  Cabernet  Sauvignon.

Hacia la producción orgánica  

Como  una  agricultura  que  está  volviendo  a  tomar  fuerza  es  como  Aguirre  define  a  la  orgánica.  Y  ello  lo  atribuye  a  los  resultados  que  ha  tenido  la  producción  convencional  en  cuanto  al  deterioro  del  medio  ambiente  y  de  los  suelos.  La  mayoría  de  los  fertilizantes  de  síntesis  corresponden  a  sales,  con  lo  que  finalmente  se  aporta  al  suelo  un  elemento  que  cambia  toda  la  composición  química  y  termina  con  suelos  estériles.  “Cuando  trabajas  productos  de  calidad,  y  no  me  refiero  sólo  al  vino,  sino  también  hortalizas  o  frutas,  eso  se  expresa  en  el  resultado  final.  Suelos  muertos  son  productos  que  no  tienen  identidad.  Y  en  el  vino,  que  generalmente  se  consume  por  gusto,  esto  se  nota  aún  más”.  En  el  caso  de  la  viticultura  se  trata  de  un  tipo  de  producción  que  todavía  es  de  nicho,  ya  que  si  se  compara  la  proporción  orgánica  con  la  convencional,  aún  es  pequeña.  Y  ello  se  debe  a  que  el  concepto  de  agricultura  orgánica  se  entendió  mal  en  las  primeras  etapas  de  la  nueva  revolución  verde.  “Yo  creo que  confundían  agricultura  orgánica  con  no  hacer  nada.  Al  final  para  hacer  este  tipo  de  producción  y  obtener  resultados  similares  al  convencional,  hay  que  trabajar  mucho  más”,  advierte.  Sin  embargo,  se  trata  de  una  tendencia  empujada  por  los  consumidores,  que  están  requiriendo  cada  vez  más  este  tipo  de  productos.  Y  como  define  Aguirre,  corresponde  a  una  alternativa  que  bien  llevada  permite  obtener  los  mismos  rendimientos,  con  mejores  calidades  y  que  captan  el  verdadero  carácter  de  la  tierra  de  donde  provienen,  asegurando  además  la  longevidad  de  los  viñedos  y  la  sustentabilidad  en  el  tiempo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes
tapaMA104