Estás leyendo
La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos

Mundoagro
La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos

Debido a la eliminación del bromuro de metilo como desinfectante de suelo en la agricultura, se ha hecho fundamental buscar alternativas de desinfección para su reemplazo. De esta forma, cobra gran relevancia la técnica de biofumigación: una práctica efectiva para el control de patógenos de suelo que es amigable con el medio ambiente y entrega otros beneficios, como la reutilización de residuos agrícolas, mejorar el suelo y su bajo costo en relación a otras alternativas.

Además, sin duda, la tendencia a consumir alimentos más sanos e inocuos conlleva la responsabilidad de reducir el excesivo uso de productos que pueden resultar dañinos para la salud de las personas y deterioro al medio ambiente. En esa tarea, la ingeniero agrónomo y extensionista de INIA La Platina, Fabiola Sepúlveda, busca promover el uso de la biofumigación, una herramienta amigable con el medio ambiente que se usa para la desinfección de suelos agrícolas.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Fabiola Sepúlveda, ingeniero agrónomo y extensionista de INIA La Platina

Se trata de una técnica biológica para el control de patógenos del suelo, fundamentada en la acción de las sustancias volátiles producidas en la biodescomposición de la materia orgánica.

“Creo que es fundamental poder capacitar a los productores en este tipo de técnicas, ya que ésta se basa en la reutilización de insumos que generalmente se encuentran en el predio, haciendo más independientes a los agricultores de insumos externos. Es una técnica efectiva y amigable con el medio ambiente y de bajo costo comparado a otras alternativas”, dice.

La profesional aclara que se utiliza materia orgánica en estado fresco, la cual debe cubrirse con plástico, ya que al producirse su descomposición se generan gases que ayudarán al control de patógenos del suelo.

En ese sentido, Fabiola Sepúlveda aclara que ninguna alternativa por sí sola será cien por ciento efectiva, sobre todo en cultivos indeterminados, por lo que se recomienda hacer manejos integrados en los predios. “Acompañar la desinfección de suelo, con la incorporación de materia orgánica, realizar rotaciones de cultivos, dependiendo del cultivo utilizar portainjertos y realizar la desinfección de la maquinaria agrícola, entre otras prácticas”, señala. Asimismo, la extensionista especifica que el único inconveniente que puede tener esta práctica es el tiempo con el cual cuenta el productor, ya que para desinfectar el suelo éste debe permanecer cubierto con el plástico como mínimo por 30 días en verano y 45 días en invierno, lo que hace fundamental la programación anticipada de la futura producción.

EL PASO A PASO

 1 Material vegetal fresco. Para trabajar con la técnica de biofumigación se necesita contar con material vegetal que se encuentre en estado fresco, como puede el cultivo anterior de tomate, coliflor, poroto verde, pepino, avena, entre otros. Las dosis recomendadas son de 2 a 5 kg/m2. Si el material vegetal del cultivo anterior no cumple con la dosis recomendada será necesario añadir otro tipo de material vegetal fresco hasta alcanzar la dosis señalada.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 1

2 Picado del material vegetal fresco. Una vez obtenido el material vegetal fresco se debe proceder al picado, con el fin de acelerar el proceso de descomposición y favorecer con ello la liberación de sustancias tóxicas volátiles. El picado de los restos vegetales se puede realizar con una chipeadora, trituradora de rastrojos o utilizando un motocultor. Mientras más picado quede el material vegetal fresco, más rápida será su descomposición y efecto biocida. Las dimensiones óptimas de picado son entre 2 y 5 cm.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 2

3 Distribución del material vegetal. El material vegetal ya picado debe ser distribuido de la forma más homogénea posible en la superficie a desinfectar.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 3

4 Aplicación de guano. Para acelerar el proceso de descomposición se recomienda aplicar guano en dosis que van de 2 a 3 kg/m2. El guano puede ser de ave, cordero, vacuno, caballo, entre otros. La distribución debe ser homogénea.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 4

5 Incorporación de la materia orgánica. El material vegetal fresco y el guano deben ser incorporados a una profundidad de entre 15 a 20 cm. Para realizar la incorporación se puede utilizar el arado de rastra y motocultor, entre otros.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 5

6 Instalación de las cintas de riego. Inmediatamente después de haber realizado la incorporación, se debe instalar el sistema de riego, de forma de que se genere un riego parejo en la superficie a desinfectar.

Te podría interesar
Salió el sol, pero quedó la lluvia

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 6

7 Instalación del plástico. La cubierta de plástico polietileno (mulch) debe colocarse sobre toda la superficie a desinfectar, cubriendo la superficie completamente de poste a poste. Para obtener una desinfección efectiva, el sellado del plástico debe hacerse afirmando los bordes con el suelo para evitar la pérdida de humedad, temperatura y sustancias volátiles.

La biofumigación como alternativa sustentable para la desinfección de suelos
Paso 7

8 Regar a capacidad de campo Ya instalado el plástico, y tras verificar que se encuentra bien sellado, se da el primer riego para humedecer el material incorporado y el suelo a desinfectar, con lo cual se facilitará su descomposición. Dependiendo del tipo de suelo es recomendable regar cada cuatro o seis días. Si el suelo es más arenoso y bajo en materia orgánica se recomienda regar cada cuatro días, ya que la retención de humedad es menor; esto va a depender también del clima de acuerdo a la temporada que se realice la desinfección.

9 Ventilación. El suelo debe permanecer cubierto con el plástico polietileno a lo menos treinta días, para facilitar el proceso de biodesinfección. Posteriormente, se debe ventilar el terreno con el fin de liberar las sustancias volátiles tóxicas que pudieran quedar en el suelo. Para esto, se deben dar diez días de ventilación antes del trasplante del cultivo a establecer.

10 Realizar test de germinación. Para asegurar que el terreno está preparado para el trasplante, se recomienda realizar un test de germinación de semillas de lechuga o colocar plantines de lechuga sobre el terreno tratado (unas diez plantas distribuidas aleatoriamente en el terreno desinfectado), previo al establecimiento del cultivo definitivo.

Si el 100 % de las plantas se establecen, significa que el suelo está apto para ser plantado. Por el contrario, si hay caída de plántulas, significa que las sustancias tóxicas liberadas de la descomposición de la materia fresca incorporada están activas en el suelo, y por lo tanto, hay que postergar la plantación.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.