Estás leyendo
Packaging: la clave para asegurar calidad e inocuidad de los alimentos

Packaging: la clave para asegurar calidad e inocuidad de los alimentos

Mundoagro
Packaging: la clave para asegurar calidad e inocuidad de los alimentos

“Los últimos años, y con mayor fuerza en estos tiempos de pandemia, el packaging se ha tornado clave para la industria alimenticia, asegurando su calidad e inocuidad, además de extender la vida útil del producto -hasta 10 veces en el caso de uva de mesa-, aspecto clave para el sector exportador de fruta fresca de Chile, que envía sus productos a las mesas de consumidores en todo el mundo”. 

Son palabras de Humberto Palza, académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, de la U. de Chile, y director del Núcleo Milenio en Metamateriales Mecánicos Suaves e Inteligente, especialista en nanotecnología y materiales inteligentes, quien participó de un nuevo webinar de “PMA Talks: Chile”, llamado “Packaging Sustentable para fruta fresca de exportación: desafíos post pandemia”.

En su exposición hizo referencia al concepto de economía lineal (en contraposición a la circular), que era razonable a pequeña escala durante la primera mitad del siglo XX, pero que está condenada a reventar cuando se toma en cuenta el crecimiento exponencial de la población (1.000 millones cada 10 años), con una población que consume muchos más productos, lo que a su vez deriva en un mayor uso de energía y petróleo.

Packaging: la clave para asegurar calidad e inocuidad de los alimentos

Paralelamente, dentro de este contexto global, el packaging cumple un rol esencial, en donde el plástico es un tercio del total, al igual que el papel / cartón. Puntualmente, la producción de plástico se ha multiplicado por 20 desde los años 60, alcanzando los 311 millones de toneladas, de los cuales, 1/3 se destina a packaging y el resto es plástico que se utiliza para otros fines (industria automotriz, tuberías, etc).

Palza añade que hoy se habla mucho del plástico sustentable o bioplástico. Aquel que proviene de una fuente natural y no de una fósil. “Pero eso no basta. Muchos plásticos bio-basados tienen un origen sustentable, pero no solucionan el tema desde el punto de vista del desecho y lo compostable. Por ejemplo, el polietileno proveniente del maíz igual como residuo se demora 300 años en degradarse”.

Entonces, si hay tanto cuestionamiento al uso del plástico, ¿por qué su gran uso en el mundo? Porque ayuda en calidad, inocuidad y extensión de vida útil, pero también protege el alimento de daño físico, olores, polvo, temperatura, luz, microorganismos y humedad.

Además, si se establece el comparativo con el vidrio, no queda clara la ventaja de uno sobre otro: “Un empaque de plástico pesa mucho menos y eso influye en que su transporte sea más eficiente energéticamente. La fabricación de una botella de plástico versus una de vidrio también consume menos energía. Además, el plástico protege de muy buena forma el producto; si un envase de vidrio se rompe, genera una pérdida tanto del producto como de toda la energía que se usó para producirlo. Al final, es difícil saber cuál es más sustentable: vidrio o plástico”.

¿Y plástico versus papel? “La fabricación de elementos de papel consume más energía y contamina más que el plástico. Al final, todo genera un impacto, consecuencias positivas y negativas”, añade.

Experiencias empresariales

Pía Walker, jefe de Sostenibilidad Corporativo Hortifrut, comenta que para alejarse del plástico decidieron -hace un tiempo- elaborar un embalaje que fuese 100% de cartón “y creímos encontrar una gran solución. Sin embargo, aunque los clientes lo consideraron interesante como envase, no se veía el producto y a los clientes finales les interesa poder ver lo que están comprando. Entonces, desarrollamos en EE.UU. un envase que permite ver la fruta, pero el precio para fabricarlo es altísimo y los clientes no están dispuestos a pagar más por el producto. Esto muestra las limitantes con que uno se encuentra en el mercado”.

Agrega que con Walmart Chile se creó un clamshell que evita las etiquetas, con una franja de cartón fácilmente descartable.

Te podría interesar
Estrategias de control para polilla del álamo en carozos y pomáceas

En cuanto a esta última empresa, María Eugenia Stanley, senior Food Tecnologist Manager en Walmart, señala que en esta compañía el embalaje sostenible incluye el concepto de una «economía circular», que se distancia del enfoque tomar-fabricar-descartar para adoptar otro que valora la reutilización y regeneración de los materiales y la energía. Por ello, hace 4 años, Walmart anunció su objetivo global de lograr envases 100% reciclables para sus marcas privadas al 2025.

“Si bien nuestro compromiso se centra en nuestras marcas privadas, también alentamos a los proveedores de marcas nacionales a abordar los residuos de plástico y envases. Nuestro programa Project Gigaton invita a los proveedores a evitar las emisiones, así como a reducir los residuos, reduciendo los envases innecesarios, optimizando los materiales de embalaje y aumentando la reutilización y el reciclaje de los envases”, expresa.

Por su parte, Andrés Hoppe, gerente general de Tesco Chile dice que “en Inglaterra existe un plan para racionalizar todos los implementos de un solo uso para que sean reutilizables o compostables”. Resalta que dentro de la categorización que tiene Tesco (en rojo, amarillo y verde) como guía para privilegiar materiales con menor impacto en el medio ambiente, llama la atención que los bio-plásticos los tienen en rojo debido a que no existe en Inglaterra la capacidad de hacer compostaje industrial de ese material, entonces termina como desperdicio.

Para Humberto Palza, un tema adicional con la industria alimenticia se da cuando tomamos en cuenta que del total producido, se pierden 1/3 de los alimentos.  En la actualidad, producir alimentos genera una cantidad muy relevante de los gases de efecto invernadero. “Por tanto, perder ese 1/3 de los alimentos significa que un 10% de gases con efecto invernadero producidos por todas las actividades del hombre, fueron producidos para nada. En eso, el packaging también es fundamental, aportando en sostenibilidad de los alimentos”, añade el experto.

Por su parte, Katherine Villegas, gerente de Materiales y Servicios Subsole, hizo hincapié en las “buenas prácticas” en el packaging que establecen especificaciones de calidad. La idea es avanzar en esas materias, “en entender cómo interactúa cada parte del proceso de embalaje de la fruta, con el fin de superar el desconocimiento que se ha detectado entre muchos productores de envases y embalajes respecto al funcionamiento integral de dicho proceso. La intención es ordenar y entregar -como industria frutícola- respuestas para que los embalajes cumplan con los mismos conceptos de sustentabilidad que se han aplicado a los alimentos”.

Ver comentarios (0)

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada.